Despliega el menú
Real Zaragoza

El Osasuna, lanzado desde noviembre, prueba de fuego para el futuro del Zaragoza

Los parciales de los navarros hablan claro: han ganado 4 de los últimos 5 partidos; 7 de los últimos 9; 11 de los últimos 15...

Clasificación parcial, en sus primeros puestos, de los últimos 4 meses de liga, desde la jornada 12ª hasta ahora.
Clasificación parcial, en sus primeros puestos, de los últimos 4 meses de liga, desde la jornada 12ª hasta ahora.
HA

El Osasuna, rival del Real Zaragoza el próximo sábado en El Sadar, es sin duda el mejor equipo de la Segunda División en los últimos 4 meses. Un largo periodo que marca tendencia. Un tramo largo de la liga que sirve para establecer una dinámica fundada, con cimientos serios ajenos a lo casual.

Cierto es que, pese a semejante aseveración tan rotunda, el Osasuna no es el líder real de la competición. Sus 48 puntos los supera el Albacete (que tiene 49 con el logrado este fin de semana en Zaragoza) y los iguala el Málaga que, por el 'golaverage' puntual de este momento, deja a los osasunistas en 3ª posición de cara a la jornada próxima, la 27ª, en la que se enfrentará a los aragoneses en su presionante estadio. Esto es así porque el inicio de temporada del cuadro rojillo no fue nada bueno. Aquel Osasuna balbuceante de Jagoba Arrasate, su recién aterrizado entrenador, en agosto y primeros de septiembre rozó el desastre: perdió 4 de los primeros 6 partidos de la competición.

Pero, desde aquella semana que unió octubre con noviembre, Arrasate, su plantilla, los astros de la fortuna, todo comenzó a confluir en positivo y el Osasuna entró en una espiral de victorias, puntos, momentos de suerte por doquier, que lo han convertido durante 4 meses en un martillo pilón para la mayoría de sus rivales. De la cola de la clasificación han acabado metiéndose en lo más alto de la cabeza, en la pugna directa por el liderazgo de esta singular Segunda División.

Ahí van esos números. Cifras que no necesitan más explicación porque hablan solas. El Osasuna ha ganado 4 de los últimos 5 partidos; ha vencido 7 de los últimos 9; ha acabado con triunfo 11 de los últimos 15... Su racha, amplia y extendida durante los partidos de noviembre, diciembre, enero y febrero, es sobresaliente, brutal. No hay quien le siga el ritmo.

Desde que los navarros encontraron su punto de inflexión, que fue en la jornada 12ª, el 3 de noviembre, cuando ganaron 2-1 al Málaga, han sumado 35 puntos. En el último tramo cuatrimestral son apabullantemente líderes. El rival que, desde ese día, más se les acerca en trayectoria es el Albacete, que ha adicionado 32 en el mismo periodo. El tercero es el Cádiz, ya con 30. El cuarto, el Oviedo con 27 (8 puntos menos que los pamploneses). En este trecho, y gracias a la mejoría notable experimentada con la llegada de Víctor Fernández justo antes de la Navidad, el Real Zaragoza aparece en el 10º puesto, con 20 puntos desde Todos los Santos. O sea, 15 menos que su próximo rival en El Sadar.

El Osasuna ha ganado 4 de sus últimos 5 duelos. Viene de empatar, 1-1, este domingo en Soria ante el Numancia, con esa gota de fortuna que patrocinó el gol postrero de Roberto Torres en el minuto 94 para evitar una derrota. Pero los anteriores cuatro los venció, fuera de casa, en Almería (0-1) y Gijón (0-2); y en Pamplona, por 2-0 al Mallorca y 1-0 al Granada. Sin encajar un solo gol, por lo tanto.

Si se establece otro parcial mayor, sale la temible reseña de que los rojillos han vencido 7 de sus últimos 9 duelos. En esta tacada más larga, solo fallaron hace unas horas en Los Pajaritos (con un 'escaso' 1-1) y en una de sus derrotas, al final estrepitosa, ocurrida hace mes y medio en Las Palmas, por 4-1. El resto de los triunfos, que complementan a los antes ya citados, fueron en Reus (0-1) y, en El Sadar, frente al Alcorcón por 2-1 y el Cádiz, por el mismo resultado, 2-1.

Pero, para que se entienda de forma más evidente la fulgurante marcha de este Osasuna que va a encontrarse el Real Zaragoza este sábado en Pamplona, se puede estirar algo más en el tiempo el análisis del 'modo apabullante' con el que está jugando el cuadro osasunista en casi todos sus partidos desde noviembre. Y de ese ejercicio sale un último sesgo positivo de 11 victorias en los últimos 15 duelos ligueros. Solo cabe añadir dos 'tropiezos' más de los de Arrasate: el empate (2-2) en su visita al actual líder, el Albacete, en el Carlos Belmonte; y la derrota por 2-0 en Riazor ante otro gallo, el Deportivo de La Coruña. Lo demás, si se sigue la mirada retrospectiva, siguen siendo más victorias: fuera de casa, una en Almendralejo, por 2-3 sobre el Extremadura; y otras tres más en El Sadar. Además de la inicial de la racha ante los malagueños por 2-1 (ya citada), las logradas frente al Tenerife (2-0) y Lugo (1-0).

Desde el prisma del Real Zaragoza, la explicación del perfil del Osasuna que aguarda el sábado que viene en el vetusto campo pamplonica tiene una comparación cristalina: es muy similar al que adquirió el equipo zaragocista en la temporada pasada en los últimos 4 meses de competición, aquel magnífico tramo de liga en el que logró pasar de la 17ª posición a la 3ª en un huracán de victorias y puntos que acabó con la disputa de la Promoción de ascenso.

Así pues, el Zaragoza de Víctor Fernández se apresta a visitar a un equipo lanzado, que cree en sus posibilidades a ciegas, que se sabe encima de una ola de éxitos cada semana, que es consciente de que donde no llegue su fútbol llegará la diosa Fortuna (véase lo sucedido en Soria hace pocas horas). Éste es el Osasuna de finales de febrero de 2019. Un coco.

Etiquetas
Comentarios