Despliega el menú
Real Zaragoza

El muro amarillo del Alcorcón

El equipo madrileño, con seis goles encajados en 14 partidos, presenta los mejores números defensivos de los últimos 15 años en Segunda. Ha mantenido la portería a cero en diez jornadas y solo ha recibido un gol en su estadio.

Eddy Silvestre, Sangalli, Laure, Burgos y David Fernández, parte del muro del Alcorcón.
Eddy Silvestre, Sangalli, Laure, Burgos y David Fernández, parte del muro del Alcorcón.
AD Alcorcón

La fórmula del éxito del Alcorcón, el sorprendente líder de Segunda División y rival este domingo del Real Zaragoza, es tan antigua como el propio fútbol. Desde luego, el equipo de Cristóbal Parralo no ha descubierto ni ha reinventado la rueda. No le ha hecho falta. El Alcorcón es líder de Segunda División porque no encaja goles. Ni más ni menos. Ha sellado a fuego su portería, con un sistema defensivo a prueba de bombas. 

Los datos que presenta el conjunto alfarero son tan sorprendentes como sobresalientes. No es que solo haya recibido seis goles en 14 jornadas, es que apenas ha recibido un tanto en su estadio, Santo Domingo, y fue más de tres meses, el 18 de agosto en el empate a uno frente al Sporting de Gijón. De los seis que ha encajado, tres fueron en Tenerife, en apenas media hora marcada por la necesidad de los tinerfeños, que se volcaron a tumba abierta tras comenzar perdiendo 0-2 en apenas cinco minutos en un momento de máxima necesidad. Otro de los seis goles recibidos lo encajó en Tarragona, en el minuto 83 de un encuentro que se aplazó un día por el agua y los problemas de iluminación del Nou Estadi de Tarragona. Los madrileños ganaban 0-3 antes de que se parara el encuentro y solo recibieron el 1-3, de Manu del Moral, al día siguiente y con el marcador ya liquidado. Sin presión.

La otra vez que encajaron fue en Málaga en la jornada 2, en un encuentro de máxima tensión, con dos expulsados, y que se llevaron los andaluces, entonces imparables (ganaron los cinco primeros partidos), con un cabezazo en el 81. En el resto, las otras diez jornadas, la portería que defiende el sevillano Dani Jiménez -el guardameta con el que el Huesca ascendió de 2ªB a Segunda- ha quedado inmaculada. Ante el Zaragoza, jugará el habitual suplente, Raúl Lizoaín, ya que Jiménez se lesionó hace díez días. No le han hecho gol equipos con artillería pesada en ataque como el Mallorca, el Deportivo de La Coruña, el Cádiz, el Oviedo, Las Palmas o el Granada. Tampoco otros como el Córdoba, el Rayo Majadahonda, el Lugo o el Elche.

Llevan un mes, desde aquella media hora catastrófica en Tenerife, sin encajar con una línea de cuatro más que asentada en torno a la figura del guardameta Jiménez. Tres veteranos, el lateral derecho Laure (33 años), el izquierdo Bellvís (33 años) y el central diestro David Fernández (33 años) junto a un argentino de 26, Esteban Burgos, recién llegado del fútbol sudamericano. Por delante, como bisagra de seguridad, el exzaragocista Albert Dorca. "Somos un grupo muy solidario, donde todo el mundo ayuda al compañero y si fallas, sabes hay otro para solventar el error. Así se hacen los buenos equipos. Somos el menos goleado pero el primero que defiende es el delantero", aseguraba esta semana en una entrevista con HERALDO.

Registros históricos

Otro dato que contextualiza el sobresaliente nivel defensivo del rival del Zaragoza es que los seis goles que ha recibido en 14 jornadas son el mejor registro de un equipo en Segunda División en los últimos quince años. Palabras mayores que evidencian la extraordinaria dificultad que supone hacerle un gol a los de Cristóbal Parralo. Desde el Levante del curso 2003-2004, que ascendió como campeón de la mano de Manolo Preciado y que recibió 4 goles en las primeras 14 jornadas, no se veían unos números mejores que los del actual Alcorcón en Segunda. El Huesca llevaba nueve el año pasado, el propio Levante diez hace dos, Osasuna doce hace tres, el Sporting nueve hace cuatro… siendo los mejores de sus respectivas ligas.

El reto al que se enfrenta este domingo el conjunto aragonés es mayúsculo: hacerle un gol y ganarle un partido a un equipo que no ha perdido en casa y que solo ha cedido un empate, frente al Sporting de Gijón en la primera jornada, con los calores de mitad de agosto. El Real Zaragoza debe derribar el muro amarillo de un Alcorcón de récord, casi imbatible. 

Etiquetas
Comentarios