Despliega el menú
Real Zaragoza

Dorca: "Estoy seguro de que el Real Zaragoza volverá a Primera porque se lo merece"

Su cabezazo en Las Palmas, en la vuelta del 'play off', pudo cambiar la historia del club aragonés. Sin embargo, pegó en el larguero. Hoy, a punto de cumplir 36 años, Dorca es una pieza indiscutible del Alcorcón, el líder de Segunda al que visita el Zaragoza.

Albert Dorca, en un entrenamiento con el Alcorcón esta temporada.
Albert Dorca, en un entrenamiento con el Alcorcón esta temporada.
AD Alcorcón

Albert Dorca tuvo en su frente el ascenso a Primera División. Sin embargo, su cabezazo a la salida de un córner en la vuelta del 'play off' frente a Las Palmas, se encontró con el larguero después de tocar en Culio. El catalán estuvo a unos centímetros de cambiar la historia del club aragonés hace cuatro temporadas y el curso siguiente vivió desde el banquillo la pesadilla de Palamós. Fue su última tarde como zaragocista. Hoy, a un mes de cumplir 36 años, es una pieza indiscutible en el centro del campo del Alcorón, el líder de Segunda al que visita el Real Zaragoza este domingo.

Cumple 36 años en un mes y está disfrutando de su segunda o tercera juventud en el Alcorcón. Ha jugado todos los partidos en el líder de Segunda.

Me encuentro muy bien físicamente y trabajando con muchas ganas. Estoy dando rendimiento y eso es lo importante. También es fundamental que me están respetando las lesiones y el entrenador confía en mí. Al final, el equipo funciona y yo estoy con muchísimas ganas de seguir jugando, de seguir disfrutando del fútbol.

Después de más de una década en el primer nivel, ¿cuál es la clave para llegar así al tramo final de su carrera?

Dar siempre el cien por cien y ser muy profesional. Es clave evitar las lesiones graves y trabajar cada año un poco más, aprovechando que cada temporada te conoces un poco mejor y sabes lo que te va bien y lo que te perjudica.

Tiene que ayudar, también, que el colectivo funcione como un reloj. En este caso el Alcorcón, el inesperado líder de Segunda.

Ya la temporada pasada, sin ir las cosas tan bien y sufriendo hasta el final por lograr la permanencia, creo que el equipo era muy bueno. Éramos como una familia y eso ayuda a que este año las cosas van como van. Nosotros asumimos este inicio con normalidad y tranquilidad. Vamos partido a partido, sin volvernos locos.

¿Cuál es la fórmula de este liderato?

Somos un equipo muy implicado, trabajador y humilde. Sabemos que si bajamos la intensidad y nos creemos que podemos ganar a cualquiera, vamos a perder. Y eso lo tenemos muy claro. Repetimos muchos jugadores de la temporada pasada, sabiendo que estamos en un club muy familiar donde todo el mundo te ayuda. Cuando las cosas no van bien, como el año anterior, también.

¿Han cambiado sus miras a largo plazo o este inicio de liga no les ha hecho modificar la perspectiva?

Tenemos claro que necesitamos salvarnos lo antes posible con 50 puntos y, a partir de ahí, no dejaremos de pelear y competir por algo bonito. Tengo muy claro lo que es la Segunda División. El año pasado perdimos cinco partidos seguidos y la tranquilidad que nos dio el club sirvió para salvarnos. Este año puede pasar lo mismo porque somos conscientes de que la liga está muy equilibrada.

Son un vestuario muy veterano, con jugadores como usted, Laure, Bellvís, Casadesús, Jonathan Pereira... que está haciendo de la defensa su gran virtud. Apenas han encajado seis goles en 14 partidos, el mejor registro, de largo, en Segunda División.

Somos un grupo muy solidario, donde todo el mundo ayuda al compañero y si fallas, sabes hay otro para solventar el error. Así se hacen los buenos equipos. Somos el menos goleado pero el primero que defiende es el delantero. Aquí defendemos todos y aquí no hay estrellas. Somos gente humilde que damos todo por el compañero. Además, fuera del campo somos una familia.

Dice que no hay estrellas, pero sí que hay un futbolista que sobresale a los ojos del observador neutral: el también exzaragocista Juan Muñoz. Ya lleva ocho goles en doce jornadas.  

Juan se encuentra en un estado de forma increíble. Es muy joven, cumplió 23 años el otro día, y creo que es un jugador con muchísimo potencial. Tiene el futuro por delante. Pero lo importante es que no solo está haciendo goles, sino que está haciendo un trabajo fundamental para el equipo.

Usted se marchó del Real Zaragoza hace poco más de dos años. ¿Qué recuerdo guarda de su etapa en el club?

Tengo recuerdos muy buenos, a pesar de haber vivido momentos muy duros, como el último partido en Palamós. Pero me quedo con los momentos increíbles como el de La Romareda animando contra Las Palmas o la remontada en Montilivi frente el Girona. Al final, es un orgullo haber podido jugar en un club tan grande como el Real Zaragoza. Yo me quedo con lo positivo y siempre recuerdo Zaragoza con una sonrisa.

Estuvo dos temporadas en el club. En la primera, un cabezazo suyo en Las Palmas, que tocó en el larguero en la final del ‘play off’, pudo cambiar la historia del club y quizá también la suya como profesional.      

Aquel día fue una pesadilla. Ese partido se nos escapó por muy poco. He pensado muchas veces en ese cabezazo en Las Palmas. Después de una temporada muy dura entramos en el 'play off', remontamos en Girona y el equipo dio todo lo que tenía hasta el final. Además, me rompí el gemelo justo ese día. Pero en el fútbol hay que seguir. A Las Palmas le había pasado lo mismo el año anterior y consiguió ascender. Hay que intentar no olvidarlo pero sí superarlo para aprender.

¿Le dio muchas vueltas aquella jugada? La salva Culio bajo palos y después pega en la madera.

Sí, le he dado muchísimas vueltas a aquel cabezazo. Para mí, también era muy importante poder ascender en un club tan grande como el Real Zaragoza. Yo nunca he conseguido subir a Primera División y aquella tarde es una espina que tengo clavada. Nos afectó mucho a todos.

Al año siguiente, el cierre de curso fue incluso más doloroso, con aquel partido en Palamós. Usted estaba en el banquillo y no jugó. ¿Qué pasó aquella tarde frente a la Llagostera?

Es otro de los días a los que le das muchas vueltas. Yo estoy sorprendido, igual que todo el mundo. Pasé un verano complicado porque es difícil no entrar en ‘play off’ por un partido como ese. Nos superó la situación, el ver que nos metían goles rápido. Nos quedamos todos en shock. Lo que puedo decir es que a ese vestuario nos dolió muchísimo esa derrota. Como profesionales, aceptamos lo que hay pero nos fuimos muy dolidos a casa y pasamos un verano muy duro.

¿Con quién mantiene el contacto de aquel vestuario?

Los años que pasé en Zaragoza hice muy buenos amigos. Ahora varios vivimos cerca de Madrid. Ángel, Cabrera… hablo mucho con Galarreta, con Borja Bastón, Rico, Ortuño, Jaime… seguimos teniendo buena relación de amistad. Era un muy buen vestuario. Conservo muchos amigos y eso no es fácil en el fútbol, con equipos que cambian tanto de jugadores. Nos hemos seguido viendo, quedando, y ese es otro de los puntos positivos de haber pasado por Zaragoza.

Aquellas dos temporadas, el Real Zaragoza bordeó el ascenso, igual que el año pasado en la promoción frente al Numancia. ¿Qué le falta al club aragonés para volver a Primera?

No lo sé. El año pasado hizo una segunda vuelta buenísima. Yo estaba convencido de que iba a conseguir ascender por cómo llegaban los equipos al ‘play off’, pero al final la Segunda División te demuestra que no te puedes confiar. Todo el mundo tiene buenos jugadores, las plantillas son parecidas y el ascenso se decide en pequeños detalles. El club tiene que seguir hacia delante y estoy seguro de que el Real Zaragoza volverá a Primera porque se lo merece.

¿Cómo está viendo su arranque de temporada este curso? Ya ha cambiado de entrenador y hace un par de jornadas estaba en la zona de descenso.

Vi el partido en directo frente a Las Palmas y me pareció un gran equipo. Estuve en La Romareda y vi a un equipo que se merecía ganar. Hay buena plantilla, buenos jugadores y mimbres para hacer las cosas bien. Creo que van a ir hacia arriba a pesar de que ahora les esté costando encontrar la forma de ganar partidos. Por plantilla, estoy convencido de que acabarán arriba.

¿Qué partido espera este domingo?

Un encuentro intenso, duro. Sabiendo que si no estamos al cien por cien no vamos a ganar a un equipo que tiene muy buenos futbolistas, está recuperando gente y va a venir con ganas de agradar a su afición, que seguro que se desplaza para animarles.

Etiquetas
Comentarios