Real Zaragoza

Una remontada para el recuerdo

El Real Zaragoza ha firmado 47 puntos en la segunda vuelta. Una suma de otro tiempo.

Partido del Barcelona B contra el Real Zaragoza el pasado sábado.
Partido del Barcelona B contra el Real Zaragoza el pasado sábado.
Albert Salamé

El Real Zaragoza acaba de ponerle el broche a la mejor segunda vuelta en la categoría desde 2012. Sus 47 puntos tras el ecuador suponen una suma descomunal, ya por sí misma sobresaliente, pero mucho más si se ubica en el contexto adecuado, en una Segunda División actual competida, extenuante, en la que las diferencias entre equipo se han minimizado. Una categoría mucho más complicada que hace un lustro. En ese escenario, el Zaragoza ha cuajado una remontada de ensueño. En el cambio de vuelta, era 17º con 24 puntos, y tenía la promoción a 10 puntos. Sus 47 unidades desde entonces representan una dinámica de récord: la cuarta mejor racha en la categoría, solo superada por los 50 puntos del Deportivo en 2012 y los 48 puntos del Zaragoza de Marcelino en 2008 y del Celta de Vigo, también en 2012.

Esos 47 puntos del Zaragoza en una vuelta mejoran los 40 del Huesca en la primera rueda de la temporada e incluso los formidables 46 que el Levante firmó el pasado curso para cimentar su ascenso directo antes del ecuador. Esos 47 puntos en media liga hubieran equivalido a 94 a campaña completa. Cifras impropias de Segunda. Esta remontada del Zaragoza se fundamentó durante una racha de seis victorias seguidas, su fortaleza en casa (10 triunfos en 11 partido en La Romareda) y su capacidad para sobreponerse a las cuatro derrotas. Tras ellas, el Zaragoza siempre ganó. Estos son los principales hitos de su camino de remontada:

EL VUELO DE CRISTIAN

El Zaragoza inició su escalada en el primer partido de la segunda vuelta, venciendo 1-0 al Tenerife. La posterior derrota en Granada evitaba pensar en reacciones formidables: el equipo seguía muy lejos de los seis primeros puestos, a 10 puntos. Así se llegó al partido contra el Córdoba en La Romareda, en el que se vivió un momento clave: el penalti parado de Cristian a Alfaro con 1-0 en el tramo final. Esa intervención fue premonitoria.

EL FRÍO DE ALCORCÓN

En el corazón de febrero, el Zaragoza aún no ofrecía fiabilidad. El empate de Alcorcón, con un juego muy gris y el entrenador contestado por los aficionados que viajaron a Madrid, fue el día que el equipo aragonés tocó fondo. Después de aquello, todo cambió. El rombo de Natxo se engrasó y comenzó a carburar: Eguaras se hizo con el timón, despertó Borja Iglesias, regresó Benito, explotó Pombo… De la mano de un guión y una identidad, el Zaragoza se embaló con seis victorias seguidas.

LA TOMA DEL SADAR

En Pamplona, firmaría el Zaragoza el sexto triunfo consecutivo. Aquel día, sufrió para ganar, sacando a relucir la madurez competitiva que le ha acompañado hasta la última jornada. Ganó a Osasuna con madera de ganador: ya se veía que el vuelo del equipo podía ser alto.

LA SORPRESA DEL SEVILLA

La racha se apagó el día menos pensado, en La Romareda, contra el Sevilla Atlético, colista. Fue una derrota que cortó una dinámica pero de la que el vestuario sacó muchas lecciones enriquecedoras. En el Zaragoza, se cree que ese tropiezo no fue malo para la evolución del equipo: tarde o temprano debía llegar algo así, y fue con tiempo para reaccionar.

LA CONQUISTA DEL DERBI

Una de las claves de este Zaragoza, pese a su juventud e inexperiencia, ha sido su capacidad para sobreponerse a cada derrota. Tras caer contra el filial sevillista, se ganó en León. En la jornada 33, por primera vez, se pisaba tierra de ‘play off’. La siguiente jornada, en el derbi contra el Huesca, el Zaragoza se afianzó, con una victoria de nivel y consolidándose así como un aspirante más al ascenso.

EL GOLPE AL SPORTING

El triunfo contra el Sporting de Gijón, una victoria sufrida, sudada, en la que el Real Zaragoza vivió momentos difíciles, robusteció las aspiraciones y enfiló al equipo de Natxo González hacia la promoción: se puso cuarto y abrió brecha a falta de cuatro jornadas.

EL PODER DEL HOGAR

El Zaragoza completó el pasaporte a la promoción con dos triunfos consecutivos en su estadio, frente a Albacete y Valladolid. La Romareda se alzaba protagonista. La victoria frente a los pucelanos significó el acceso matemático, contra un rival directo y en dinámica ascendente. El Zaragoza aún le puso el broche en Barcelona, con la tercera posición, a una remontada para el recuerdo.

Etiquetas
Comentarios