Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Real Zaragoza 4-1 Albacete

Goleada y buen fútbol del Real Zaragoza para recobrar la 4ª plaza

Los aragoneses superaron por 4-1 a un bravo Albacete, con un brillante triplete de Papunashvili y un tanto del capitán Zapater.

Real Zaragoza - Albacete

Contundente triunfo del Real Zaragoza por 4-1 frente al Albacete en la antepenúltima jornada de la liga regular, indiscutible triunfo que aúpa de nuevo a los de Natxo González a la 4ª plaza y pone un paso más cerca la certificación de su puesto para disputar la promoción de ascenso a Primera División en apenas un par de semanas. Un triplete anotador de Papunashvili y un tanto de Zapater dieron forma a la goleada frente a un ambicioso Albacete que fue desbordado por los aragoneses en momentos decisivos de un partido abierto y agradablef de ver.

Bonita, vistosa, bien jugada resultó la primera parte, donde la efectividad zaragocista en ataque alcanzó la mejor cota de todo el año al ser capaces de anotar tres goles en jugadas excelentemente ligadas y culminadas en cada caso. En frente, el Albacete, que se jugaba la permanencia (que deberá seguir esperando), siempre dio réplica y gozó de tantas ocasiones como los aragoneses, pero su efectividad ante el marco de Cristian Álvarez estuvo por debajo de la de los aragoneses.

El partido rompió muy pronto a hervir, lejos de la previsión de un juego denso y de resolución larga en el tiempo. En el minuto 11, en el primer acercamiento serio ante Nadal, el Real Zaragoza hizo el 1-0. Papunashvili, clarividente en el área en un día de inspiración, controló un pase de Borja Iglesias en una contra perfecta, se perfiló para su pierna zurda y colocó un disparo de rosca cerca de la escuadra del palo largo que abrió el marcador. Una bendición para el ambiente de fiesta que se quería en La Romareda. Pero los manchegos no estaban por bajar los brazos y, antes de lograr la igualada en escaso espacio de tiempo, ya avisaron con un cabezazo del ucraniano Zozulia en un error de medición por alto de Cristian Álvarez (no tuvo un buen arranque de partido el argentino en pequeños detalles). Ese balón se le marchó fuera al ariete visitante, pero no el remate del minuto siguiente, el 21, en un contragolpe que se inició con una posible falta sobre Verdasca. Zozulia avanzó, regateó a Mikel González, y colocó el balón dentro con suavidad.

Lo que podía haber sido un mazazo moral para el Zaragoza se convirtió, por el contrario, en un acicate. Apenas 6 minutos después, de nuevo Papunashvili puso el 2-1 en el tanteador. Remachó el georgiano a bocajarro un pase raso de Pombo al área pequeña en una preciosa penetración iniciada por Lasure. Otro gol de bandera para volver a adelantar a los blanquillos antes de la media hora. Y, de nuevo, el Albacete se vio obligado a adelantar líneas y apretar arriba a los locales. Erice y Bela, este por dos veces, amagaron el 2-2 que no llegó nunca. Erice lo hizo desde muy lejos, rozando la escuadra en el minuto 32. Después, Bela, en el 36, probó un disparo raso desde la frontal del área que rozó el palo por fuera; y en el 39 cabeceó un centro de Gorosito y, cuando la pelota parecía ir dentro, Mikel González, también con la testa, se cruzó para evitar el disgusto y echar la pelota a córner.

Había perdonado el cuadro manchego sus opciones de equilibrar por segunda vez el partido y lo pagó caro. En el 41, el capitán Zapater  firmó el 3-1 para algarabía propia y de la hinchada. Anotó con el exterior del pie un golazo a pase de Pombo al espacio dentro del área, que había tocado Papunashvili sin querer en la trayectoria previa. El internacional por Georgia tenía el duende en el bolsillo. Con dos goles de ventaja ya antes del intermedio, la cosa se encaró muy positivamente por parte zaragocista. Todavía daría muestras de su ambición el equipo de Martín Monreal, en el 45, a través de un disparo raso y cruzado de Morillas al que tuvo que responder con un paradón Cristian Álvarez, con la punta de los dedos, para evitar el 3-2.

El segundo periodo arrancó del mismo tenor. A toda velocidad en ambos sentidos. Zapater tuvo en su pie derecho el doblete nada más ponerse el balón en juego, pero su golpeo duro al borde del área tras jugada de Borja Iglesias encontró la respuesta en el portero Nadal, con una parada llena de plasticidad que malogró el cuarto tanto de los zaragozanos. Y, a continuación, el Albacete gozó de dos ocasiones consecutivas para haberse metido en la pugna de los puntos de inmediato. Primero, Zozulia no llegó por milímetros a empujar con la cabeza un centro cerrado de Bela. Y, a continuación, Cifuentes remató en el área con ventaja y Mikel González restó la pelota, con una melé posterior, evitando el tanto que se cantó en los graderíos.

Tenía muy bien encarado el triunfo el Real Zaragoza con el 3-1, pero los albaceteños no dejaron de empujar hacia el marco de Álvarez en busca de su reacción real en el marcador. De nuevo, en el minuto 50, el insistente Zozulia remató de cabeza un centro al área y obligó a Cristian Álvarez a detener con apuros, en dos veces, prácticamente en la raya de gol. Y en el 55, fue Bela el que acabó una jugada de ataque visitante con un remate franco en el punto de penalti que, cuando el tanto se daba por descontado, se topó con el Álvarez de las mejores tardes: una parada descomunal, tumbándose a su derecha, para evitar el 3-2 con el guante abierto y tenso. Una maravilla del argentino, muy suya.

Y, una vez más, el fútbol castigó duramente al Albacete por su poca eficacia ofensiva. De ese posible tanto que iba a acortar distancias, en menos de un minuto se pasó al 4-1. Casi nada la diferencia. El gol lo gestó Pombo otra vez, llevándose por fuerza un balón ante Chus Herrero y donando un pase letal que pudieron empujar dentro Borja Iglesias y Papunashvili, que llegaban solos a la par. Fue el georgiano el que golpeó a la red su triplete, su tarde mágica y soñada. Y ahí, en el minuto 56, con más de media hora por delante, el duelo estaba ya finiquitado.

Natxo empezó a mover el banquillo pensando en las dos últimas y decisivas jornadas que aguardan. Le dio fiesta con antelación a la estrella del envite, Papunashvili, que recibió así la aclamación popular por unanimidad. Y también relevó enseguida a Eguaras, más apagado que otros días, pero básico en la pizarra de lo que queda hasta el final de la campaña que ya se avecina. Ros y Buff entraron en danza. En esa fase de aposentamiento de tan necesaria victoria, Borja Iglesias se quedó mano a mano ante Nadal pero, en vez de buscar su gol, demostró su gentileza, su talante generoso, buscando a Pombo sin encontrar el remate a las mallas. Una pena que, no obstante, elevó la valoración de Iglesias y el sentido grupal que reina en el vestuario en estos momentos culminantes de la temporada.

Los minutos fueron pasando con las riendas tácticas cada vez más sueltas en ambos bandos. Acuña, recién pisado el césped, pudo acortar distancias en un centro mal restado por alto por Verdasca. Buff no llegó por dos palmos a rematar un pase al espacio de Borja Iglesias. El ida y vuelta continuó pese a que todo estaba ya decidido. Meritorio fue que el Albacete no bajase los brazos jamás. Realmente, el último cuarto de hora fue ya un tiempo irrelevante en la trama verdadera de tan importante duelo. El pitido final de Sagués Oscoz significó un nuevo canto a la alegría de la afición zaragocista, que aplaudió a los suyos como ya es hábito en la mayor parte de los partidos de la segunda vuelta, viendo ahora más cerca que nunca la promoción de ascenso. El mal paladar que quedó el pasado lunes tras la derrota en Cádiz se endulzó de la mejor manera posible en estos casos: con un triunfo lleno de autoridad y, sobre todo, de goles. Por primera vez en la temporada, se cantaron cuatro en La Romareda.

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Benito (Perone, 81), Mikel González, Verdasca, Lasure; Eguaras (Javi Ros 63), Zapater, Raúl Guti, Papunashvili (Buff, 57); Pombo y Borja Iglesias.

Albacete Balompié: Nadal; Arroyo, Chus Herrero, Gaffoor (Cifuentes, 34), Gorosito, Morillas; Erice, Dani Rodríguez, De la Hoz; Bela (Acuña, 63) y Zozulia (Aridane, 70).

Árbitro: Sagués Oscoz (Comité Vasco). Amonestó a Erice (20), Papunashvili (52), Mikel González (75), Borja Iglesias (79) y Dani Rodríguez (85).

Goles: 1-0, min. 11: Papunashvili. 1-1, min. 21: Zozulia. 2-1, min. 27: Papunashvili. 3-1, min. 41: Zapater. 4-1, min. 56: Papunashvili.

Incidencias: Tarde agradable en Zaragoza, con 24 grados y cielo nublado, con amenaza de tormenta. El césped presentó un estado aceptable. En las gradas de La Romareda, alrededor de 24.000 espectadores.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo