Despliega el menú
Real Zaragoza

Cani, el primer consejero de los chicos del filial

El veterano capitán del Real Zaragoza, horas después de dejar en el aire su posible retirada, ejerció de páter familias con los jóvenes que jugarán ante el Tenerife.

Cani, en el centro del grupo de jóvenes del filial que este viernes acudió al vestuario del primer equipo para entrenarse con Láinez.
Cani, en el centro del grupo de jóvenes del filial que este viernes acudió al vestuario del primer equipo para entrenarse con Láinez.
Guillermo Mestre

Rubén Gracia Calmache, 'Cani', ha sido durante el año uno de los principales consejeros de todos aquellos jóvenes que se entrenaban con más o menos continuidad con el primer equipo. Canterano de origen, el veterano centrocampista del Real Zaragoza jamás perdió el valor de sus orígenes y siempre ha intentado ayudar a los que llegan de abajo para que su integración en la plantilla sea lo más sencilla posible. Este viernes, al inicio del último entrenamiento de la temporada, Cani no dejó de hacer lo que siempre ha hecho: acudir a hablar, al inicio de la sesión preparatoria, con los muchachos que pasaban desde el vestuario del RZD Aragón para trabajar a las órdenes de Láinez. La fotografía adjunta no necesita más explicaciones.

El cariño que Cani profesa por los chavales, por los aspirantes al profesionalismo, es ponderado desde siempre en los dos vestuarios, el de la primera plantilla y el del filial. Este es uno de los valores añadidos de la figura del '8' zaragocista, que ha puesto en vilo a todo el mundo esta semana al declarar que medita seriamente abandonar ya la práctica del fútbol. Una postura que, de ejecutarse, significaría que Cani renunciaría al segundo año de contrato que firmó el pasado mes de julio cuando retornó al Real Zaragoza de la mano de Alberto Zapater, ambos como abanderados de un proyecto que no ha salido como se deseaba y ha sumido al jugador en un estado de decepción que hizo pública el miércoles en rueda de prensa.

Cani cumplirá los 36 años en agosto. Láinez, en la previa al último partido ante el Tenerife de la noche de este sábado, le lanzó un guiño para que no abandone antes de hora el Real Zaragoza: "Yo espero verlo el año que viene. Espero que este no sea su último partido con el Real Zaragoza", deseó el entrenador y, en su día, compañero de Cani sobre el césped en días de grandes triunfos.

César Láinez insistió en su sensación positiva respecto de que Cani pueda seguir en activo tras las vacaciones: "Entiendo lo que lleva en la cabeza Rubén porque, al final, éste ha sido un año difícil para todos, muy difícil. Y entre tantas dificultades, si no mantienes la ilusión por competir es difícil seguir. Yo he hablado con él y le he dado mi opinión personal. Y estoy esperanzado de que, el año que viene, pueda seguir perteneciendo a la plantilla. Creo que es importante, siempre asumiendo los roles que su físico le dé. Su calidad es indiscutible y puede seguir dándole muchas cosas al Real Zaragoza", dijo el técnico.

Cosas como las que ayer recibieron de su boca, durante varios minutos en los pasillos de vestuarios, los jóvenes del B que se entrenaron con los mayores. Cani dialogó con Raí, con Lasure, con Delmás (lesionado, no puede jugar ante el Tenerife), con Raúl Guti, con Jorge Guti. Palabras en boca de un ídolo que allanan el salto. Una tarea que vale oro molido en un equipo.

Etiquetas
Comentarios