Despliega el menú
Real Zaragoza

Gil incumple su acuerdo con el Zaragoza

El club aragonés reclama al futbolista el impago de la indemnización de 210.000 euros pactada en agosto a cambio de obtener su desvinculación contractual.

Sergio Gil, este jueves, en el entrenamiento del Lugo.
Sergio Gil, este jueves, en el entrenamiento del Lugo.
CD Lugo

Los desencuentros entre el Real Zaragoza y Sergio Gil no concluyeron con su marcha al Lugo. El próximo domingo, el canterano aragonés visita La Romareda por primera vez desde su convulsa salida. Será el indudable protagonista de la cita. Su vuelta a Zaragoza, no obstante, estará envuelta por el pleito abierto entre el futbolista y el club a raíz de los impagos de una indemnización personal pactada a finales de agosto. Un compromiso por el cual Sergio Gil obtenía la desvinculación del Zaragoza a cambio de 210.000 euros prorrateados en diez mensualidades de esta temporada.

El futbolista cumplió con una de esas cuotas, pero no con las sucesivas, por lo que el Zaragoza reclamó y el conflicto derivó en el SAMA, el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje. Sin embargo, en el acto de conciliación, no se presentó ni el futbolista ni ningún representante legal, por lo que el litigio  ha desembocado en los Juzgados de lo Social. La vista se espera que se celebre el próximo mes de junio.

El acuerdo entre Sergio Gil y el club aragonés se suscribió en las últimas horas del mercado de fichajes de verano. El jugador, asesorado por su representante, José María Minguella Júnior, se negó a firmar la renovación ejecutada en mayo por el Zaragoza, opción contemplada en el contrato de tres temporadas que había firmado el centrocampista en 2013. El club anunció la defensa de sus intereses y, semanas después, convocó a Gil para el comienzo de la pretemporada. El canterano, en cambio, no se presentó a los entrenamientos con Luis Milla y permaneció en rebeldía, mientras su agente le buscaba un destino en Francia. En España, las puertas las tenía cerradas ante su incierta situación contractual y, así, viajó al país vecino, a Marsella o Mónaco, donde no prosperó ninguna propuesta. En la recta final del mercado, ante tal irreconciliables posturas con el  Zaragoza, Sergio Gil accedió a desembolsar, a título personal, 210.000 euros para obtener la libertad contractual, poder seguir su carrera como futbolista en otro club y poner, de este modo, fin a las desavenencias con el Real Zaragoza.

El Lugo, al margen

Una vez desvinculado de la entidad en la que se formó y en la que debutó en el fútbol profesional, liberado así de cualquier reclamación del Real Zaragoza, Sergio Gil giró su camino hacia Lugo, al margen de esas negociaciones bilaterales entre el club aragonés y el jugador.

El día 31 de agosto, en las últimas horas del mercado, su representante Júnior Minguella, llegó a un acuerdo definitivo, con los gallegos para tres temporadas. Desde septiembre, Sergio Gil debía afrontar un pago de 21.000 euros durante 10 meses, aunque, según la reclamación interpuesta por el Real Zaragoza, solo ha cumplido con uno de ellos, razón de las acciones legales iniciadas por el club aragonés.

Durante la temporada, Sergio Gil ha jugado 343 minutos en 13 partidos con el Lugo, tres de ellos como titular.

Etiquetas
Comentarios