Despliega el menú
Real Zaragoza

Sergio Gil no se presenta

El canterano, que había sido citado por Milla, no se ha presentado este martes en la Ciudad Deportiva.

Sergio Gil circula la pelota en un entrenamiento con el Real Zaragoza.
Sergio Gil circula la pelota en un entrenamiento con el Real Zaragoza.
Aránzazu Navarro

Sergio Gil no ha aparecido por la Ciudad Deportiva. El canterano, que había sido citado este martes para someterse a las pruebas médicas y completar el primer entrenamiento de la pretemporada del Real Zaragoza junto al resto de sus compañeros, no se ha presentado. 

Con esta decisión del jugador, que de momento no ha dado ninguna explicación al club aragonés, la situación se complica más si cabe. El conflicto comenzó durante el último tramo de la pasada temporada, cuando el Real Zaragoza anunció que ampliaría de forma automática su vinculación con el club por una cláusula de su anterior contrato. Sin embargo, la empresa que le representa, Minguella Football Management, se negó a dar por válido el documento, pues según su versión contenía cláusulas con las que no estaban de acuerdo.

Esta posición llevó al director deportivo del club aragonés, Narciso Juliá, a comparecer de forma pública para dar explicaciones a la afición. "Si dos partes divergen en una opinión, habrá una tercera, en este caso algún juez", aseguró el responsable de la parcela deportiva, quien señaló al agente como responsable del conflicto. "Yo me reuní personalmente con Sergio hace cinco o seis semanas para explicarle todo este plan y él acogió con alegría la voluntad del club de utilizar esta activación de la opción para ampliar el contrato que se firmó en 2013. Mostró mucha ilusión por poder triunfar aquí, por poder progresar en el club de su vida y me hizo llegar su ilusión por ese proyecto que llega hasta 2019", continuó el relato de Juliá, quien confirmó que un par de semanas después recibieron un burofax en el que se les comunicaba que no estaban de acuerdo con el contrato y lo consideraban “no válido”.

El enfretamiento entre ambas partes, sobre todo con José María Minguella Junior, alcanzó cotas todavía más altas cuando se presentó en Palamós tras la durísima derrota (6-2) que dejó al Real Zaragoza fuera del 'play off' para hablar delante de todo el mundo con el futbolista. Este encuentro, del que fueron testigos los dirigentes del club que se habían desplazado hasta allí, no sentó nada bien en la cúpula de la entidad, que consideró el comportamiento del empresario poco elegante e inapropiado dado lo ocurrido minutos antes sobre el terreno de juego.

La situación llegó a tal límite que el propio jugador llegó a pronunciarse a través de las redes sociales sobre su postura. "Basta ya de mentiras, nada de lo que se dice de mí es cierto. Soy zaragocista y mi ilusión siempre ha sido jugar aquí", aseguró Sergio Gil en el mensaje.

Etiquetas
Comentarios