Despliega el menú
Real Zaragoza

"Quiero que nadie se sienta titular, eso nos hará ser mejores"

La intención de Agné es, con la plantilla en plenitud físicamente, mover los onces iniciales en busca de alicientes y descansos para todos los jugadores.

Raúl Agné, en el centro del corrillo de la plantilla, explica sus intenciones antes de iniciarse la sesión preparatoria en la Ciudad Deportiva.
"Quiero que nadie se sienta titular, eso nos hará ser mejores"
Aránzazu Navarro

Raúl Agné anuncia un modo de operar mucho más ágil desde el banquillo del Real Zaragoza a partir del próximo partido. El motivo es su predilección por mover cada semana la composición de sus equipos iniciales cada jornada, de ofrecer oportunidades a los jugadores y de dotar de días de oxígeno y descanso a quienes lo necesitan en momentos puntuales de la competición. Algo que, por la escasez de efectivos y las lesiones, nunca pudo poner en práctica desde su llegada, a finales de octubre.

"Quiero que nadie se sienta titular porque eso me va a permitir encontrar un once ideal. Eso va a subir los niveles de rendimiento de la gente. Hasta ahora, en el tiempo que llevo aquí, hemos estado bastante condicionados en ese sentido por las ausencias, por las lesiones. Por eso digo que lo mejor de la vuelta de vacaciones es poder contar con toda la plantilla, poder ver cómo se han recuperado Xumetra, Edu García o Fran y ya estamos todos. Esto nos hará ser mejores", explicó el entrenador zaragocista en una rueda de prensa que ofreció este jueves en la Ciudad Deportiva.  

Es evidente, escuchando los razonamientos de Agné, que el de Mequinenza no va a detenerse hasta conseguir que el Real Zaragoza logre destilar mayor solvencia en su juego, siempre que los futbolistas le respondan positivamente a sus requerimientos tácticos y logre armar un entramado de equipo que, hasta ahora, ha faltado desde que la liga empezó en agosto (los dos primeros meses bajo la batuta de su antecesor, Luis Milla). Al preparador aragonés, el rendimiento del actual Zaragoza se le queda escaso para el potencial que puede desarrollar a plenitud de prestaciones. Los números en defensa, sobre todo, denuncian la mala práxis del juego colectivo de esta plantilla.

"Yo nunca estoy contento. Y, como yo nunca estoy contento, eso me hace irme cada día a dormir pensando en que hay que mejorar. Estoy satisfecho con lo que hemos logrado hacer en los últimos 8 partidos, los que yo he dirigido, con todas las bajas que hemos tenido y por cómo estaba el equipo. Pero yo me obligo más y me exijo más como entrenador. Y quiero que el equipo haga lo mismo, que entienda que se puede jugar mejor al fútbol, que pueden atacar y defender mejor de lo que lo hacen. Y quiero seguir ganando partidos. Esto es una cuestión de inconformismo, siempre lo he hecho así", trasladó públicamente. Un mensaje que en la caseta ya se conoce de sobras en las últimas 48 horas.

Etiquetas
Comentarios