Despliega el menú
Real Zaragoza

La nueva sede del Real Zaragoza ya está en uso

Con la apertura de la tienda oficial del club nace una nueva época. El viejo pabellón Alfonso Solans Serrano ya está clausurado y será demolido.

Exterior e interior de la primera parte de las nueva sede del Real Zaragoza que se ha abierto al público este martes, 27 de diciembre: la tienda oficial del club.
La nueva sede del Real Zaragoza ya está en uso
Tino Gil-Real Zaragoza/José Vidal

Desde las 5 de la tarde del martes 27 de diciembre de 2016 el Real Zaragoza habita su nueva sede. Es un cambio radical de concepto, de dimensiones, aunque no de ubicación sobre el plano de la ciudad. Apenas hay 50 metros entre la puerta de entrada del clausurado pabellón Alfonso Solans Serrano, que fue el lugar de las oficinas del club durante 16 años y medio (desde marzo de 2000) y las nuevas instalaciones, en la misma plaza de Eduardo Ibarra, en el número 6, frente a la tribuna principal del estadio de La Romareda. En principio, y dadas las fechas navideñas, el club se apresuró a poner en marcha la nueva tienda oficial, que ocupa la parte más alta del nuevo emplazamiento, con más metros cuadrados que tenía la anterior. El resto de servicios y despachos entrarán en funcionamiento real la semana próxima, coincidiendo con la llegada del año nuevo. 

La atención al abonado y al público, el mostrador general, está junto a la tienda. Hay una entrada doble, pues existe un acceso por el andador interior de la finca (junto al lateral del hotel Romareda), a pie de calle, que será útil e indispensable para todos aquellos que acudan con silla de ruedas, carritos de niños o tengan algún problema de movilidad. De figurado tabique separador entre ambos espacios hace su labor una visible vitrina donde se exponen los trofeos más importantes logrados por el Real Zaragoza a lo largo de su historia, con un encabezamiento que reza "Palmarés".

En el piso inferior se hallan los despachos para los ejecutivos y administrativos de la SAD. Y todavía hay una planta más en el entresuelo donde, además del necesario almacén, se ha habilitado una sala de reuniones. Cada metro cuadrado está aprovechado al máximo, en un renovado y obligado criterio que deja atrás un modelo en el que los espacios perdidos y diáfanos sobresalían en las anteriores oficinas, que venían fruto de una remodelación de un viejo pabellón polideportivo donde llegó a jugar el inicial club de baloncesto de élite a finales de los años setenta del siglo pasado, con el nombre de Helios. 

El ya cerrado pabellón Solans Serrano tiene los días contados. Será demolido porque en ese solar va a construirse una torre de pisos de lujo, Torre Romareda, cuya promoción está en marcha públicamente desde hace varios meses. Estas oficinas cambiaron de propiedad en tiempos recientes, cuando pasaron de manos del Real Zaragoza a la entidad financiera Ibercaja dentro de los acontecimientos que se desarrollaron en los 8 años en los que la mayoría accionarial y el gobierno de la SAD zaragocista la ostentó Agapito Iglesias y que, además del conocido concurso de acreedores que deberá acometer la sociedad en el futuro próximo, estuvo a punto de significar la liquidación por ruina de la octogenaria entidad aragonesa. En los últimos años, desde que pasó de ser dueño de la finca a inquilino a renta, el Real Zaragoza ha estado pagando un alquiler demasiado caro para sus actuales posibilidades económicas, muy alejadas de las de hace una década.

Etiquetas
Comentarios