Despliega el menú
Real Zaragoza

A vueltas con Anduva

Si no hay garantía de la conclusión de las obras del campo de Miranda y los permisos de uso, el partido se jugará en Vitoria.

Las obras de Anduva.
A vueltas con Anduva
Diario de Burgos

El primer partido de liga del Real Zaragoza, frente al Mirandés en terreno burgalés, no tendrá designado el estadio donde se disputa hasta la tarde del miércoles.

El martes, los dirigentes del club de Miranda de Ebro, con su presidente Alfredo de Miguel al frente, mantuvieron una reunión con la alcaldesa de la localidad, Aitana Hernando, con los técnicos y arquitectos municipales, en la que se pretendía decidir si el estadio de Anduva, de obras hace más de 50 días,estará apto para albergar el estreno liguero ante los zaragocistas o si, por el contrario, es necesario jugar en otra ciudad, previsiblemente Vitoria, por proximidad con Miranda de Ebro.

Y a la conclusión de este encuentro, ante las dudas generalizadas que se tienen al respecto desde el pasado fin de semana, todas las partes se dieron 24 horas más para adoptar la determinación definitiva, una vez escruten minuciosamente durante la mañana del miércoles el estado de las cosas en la Grada de General de Anduva, derruida y en trance de reconstrucción total por imperativo de la Liga de Fútbol Profesional (LFP).

Precisamente la LFP, además de la Federación Española, dieron el visto bueno a esta demora e instaron al Mirandés a que, sin más prórroga, indique la sede del partido ante el Real Zaragoza antes del jueves para poder proceder según la normativa. La ubicación de un partido y la designación de los árbitros tienen un límite de 10 días cada semana de competición, según establece la reglamentación.

La empresa constructoracontinúa comprometiéndose a tener los trabajos culminados dentro del plazo, es decir, antes del domingo día 23, fecha del estreno del nuevo curso.

Para ello, ha reforzado con varios operarios más las labores diarias desde el pasado fin de semana, donde no guardaron fiesta en una frenética contrarreloj. Pero el problema que todo el mundo aprecia es el de la entrega legal de la obra, la obtención de los permisos de seguridad y el correspondiente informe arquitectónico que dé vía libre a la utilización de una instalación de este perfil, hecha para acoger una multitud de público (la nueva grada dispondrá de 3.500 butacas, en sustitución del viejo graderío de hormigón donde entraban más de 4.200 de pie).

En este sentido, desde el Ayuntamiento de Miranda de Ebro se advirtió el martes que su postura será inflexible con la legalidad y que solo se dará el visto bueno a la obra si realmente todo está en orden.

Algo innegociable cuando se trata de un recinto donde todo ha de estar en perfecto estado de uso para estar dentro de la legalidad vigente en este tipo de instalaciones.

Para ello, el miércoles por la mañanava a tener lugar una visita a Anduva de los citados técnicos y arquitectos municipales, junto con los dirigentes del Mirandés, para, de acuerdo con la constructora, llevar a cabo una última evaluación de la situación y medir los tiempos con la mayor aproximación posible.

A la más mínima duda de que el próximo fin de semana las obras puedan no estar rematadas, el Mirandés anunciará que el debut liguero contra el Real Zaragoza se disputará lejos de Anduva, en principio, en el campo de Mendizorroza de Vitoria, a solo 30 kilómetros de la ciudad burgalesa, lo que facilitaría el desplazamiento de los abonados del conjunto burgalés.

Anoche, el Real Zaragoza seguía a la expectativa, sin reservar su hotel de concentración hasta que no conozca definitivamente el lugar donde partirá la temporada 2015-16. La Federación de Peñas también aguarda una decisión, pues había organizado viaje a Miranda de Ebro.

Los directivos del Mirandés pondrán luz a esta incertidumbre al final del día de hoy.

Etiquetas
Comentarios