Despliega el menú
Real Zaragoza

El Real Zaragoza afronta la recta final de la pretemporada pendiente de dos refuerzos

El club afronta las dos últimas semanas de preparación (tres de mercado) con la misión de fichar un atacante y un central.

Ángel Martín González y Christian Lapetra, junto a Ortuño
Ángel Martín González y Christian Lapetra, junto a Ortuño
G. Mestre

El Real Zaragoza afronta la dos últimas semanas de preparación veraniega con la plantilla prácticamente encarrilada. Al contrario de lo que ha sido habitual en varias de las temporadas precedentes, el entrenador del conjunto aragonés podrá disponer desde el minuto uno del primer partido del equipo al completo, sin necesidad de aguardar a las urgencias del final del mercado. Ranko Popovic contará para enfrentarse al Mirandés con casi el 100% de la plantilla con la que afrontará el resto de la temporada, al menos, hasta el mes de enero, cuando se reabra el mercado invernal de traspasos e inscripciones de futbolistas.

La dirección deportiva del Zaragoza encara las tres semanas que restan hasta el 31 de agosto, fecha límite para dar de alta a nuevos jugadores, con buena parte del trabajo cumplido. El objetivo es incorporar, al menos, dos futbolistas con un perfil posicional claramente definido en los despachos del club: un defensa central y un mediapunta o segunda punta, con cierta polivalencia.

Esas dos piezas son indispensables para Popovic y cerrarían así una plantilla a la que, no obstante, se le podría agregar un último refuerzo en los días finales del mercado, un futbolista de vocación ofensiva, delantero centro a ser posible, aunque podría incorporarse otro tipo de jugador. Este posible refuerzo se ejecutaría en función de las necesidades que se detecten en los últimos días de agosto y, sobre todo, de las oportunidades que brinde el mercado, con algún jugador que se quede, a última hora, sin sitio en alguna plantilla de superior categoría o que deba salir de su equipo.

Hasta entonces, el Zaragoza va a trabajar, principalmente, esta semana y la próxima en la llegada de esos dos jugadores que ahora se estiman esenciales para completar la plantilla. La principal necesidad es un jugador de ataque, que pueda ajustarse a la demarcación de mediapunta o delantero complementario. El objetivo de Popovic para esta posición era la continuidad de Willian José, cesión frustrada ante la oferta de Las Palmas.

Ahora, en cambio, en los despachos del club, se ha acordado buscar un jugador que pueda moverse entre el centro del campo y la delantera, pero que también, si es posible, pueda funcionar en una banda, siguiendo en cierto modo la idea de crear una segunda línea con piezas lo más polivalentes posibles.

El Zaragoza también tiene en la agenda el fichaje de un defensa central, una petición expresa de Ranko Popovic. Al entrenador se le ha comunicado, pese a todo, que este refuerzo solo se acometerá si salen del equipo Lolo o Rubén González. Ambos cuentan con propuestas, pero a sus salidas aún les queda un tramo importante de negociación. No son, en todo caso, desvinculaciones sencillas, por lo que hasta que este asunto no esté claro y definido el club no dará luz verde a la contratación del central demandado por Ranko Popovic.

En las tres semanas de mercado que restan, el Zaragoza también tiene que encontrar solución a la salida de Pablo Alcolea, con quien no se cuenta. Se espera que este lunes pueda cerrarse la marcha de Javi Álamo, que tiene las negociaciones muy avanzadas con el Girona para acabar en Montilivi. También queda por definir qué sucede con Abraham, con quien Ranko Popovic quiere contar siempre y cuando acepte rebajarse el sueldo.

Hasta el momento, el Zaragoza ha fichado 11 futbolistas nuevos, más las dos cesiones prorrogadas de Jaime Romero y Bono. Las nuevas caras son Manu Herrera, Isaac, Marc Bertrán, Wilk, Morán, Diamanka, Aria Hasegawa, Jorge Díaz, Hinestroza, Ángel y Ortuño.

Etiquetas
Comentarios