Despliega el menú
Real Zaragoza

Real Zaragoza

Las complicadas cuentas del Zaragoza

La derrota en la última jornada frente al Athletic Club hace que el club maño dependa de otros para continuar en Primera División.

Partido entre el Real Zaragoza y el Athletic de Bilbao
Real Zaragoza- Athletic_4
J. CEBOLLADA/EFE

La única certidumbre que le dejó al Real Zaragoza la derrota in extremis contra el Athletic Club la pasada jornada es que depende de otros para poder continuar una temporada más en Primera división, por lo que de perder los dos últimos partidos será con total seguridad uno de los equipos que descienda.

A partir de ahí, los zaragocistas han empezado a echar cuentas con respecto al resto de los rivales y no acierta a cuadrarlas porque entre las cinco opciones restantes de sumar entre uno y seis puntos (1, 2, 3, 4 y 6), puede valerle cualquiera o no servirle ninguna.

De hecho la tragedia que viene mascando el conjunto aragonés desde que comenzó el 2013, en el que ha llegado a acumular quince partidos consecutivos sin ganar y tan solo ha sumado doce puntos en diecinueve enfrentamientos, puede convertirse en triste realidad en el caso de perder en Sevilla ante el Betis y que Deportivo y Osasuna ganen sus respectivos partidos.

Lo que no se podrá cumplir de ninguna manera es el deseo que expresó Manolo Jiménez antes de recibir a los bilbaínos de llegar a la última jornada "sin jugarse nada" y eso que durante casi todo el choque a excepción de "los doce minutos que nos han sobrado" lo tuvieron al alcance de la mano.

En el caso más óptimo para sus intereses, al conjunto que entrena Manolo Jiménez podría servirle sumar un solitario punto ante Betis o Atlético de Madrid, sus dos próximos rivales, pero para ello debería producirse un fallo encadenado de Deportivo y Celta perdiendo sus dos partidos y Mallorca sumando tres puntos o menos.

Subiendo a su casillero más de dos puntos, en la combinación de resultados a los dos equipos gallegos y a los mallorquines se unirían los navarros de Osasuna, mientras que el Granada únicamente entra como posible candidato a ocupar la plaza de descenso si suma un máximo de dos puntos y los maños logran el pleno.

El sueño de los zaragocistas es volver a encadenar dos triunfos consecutivos como hicieron ante Mallorca y Rayo Vallecano hace dos semanas, aunque la tarea no se presenta fácil frente a un Betis que se está jugando su clasificación para Europa y el Atlético de Madrid que la temporada pasada fue el brazo ejecutor de que el Villarreal acabase en Segunda en los minutos finales de la última jornada.

Los blanquillos para hacer realidad su objetivo con la hipótesis de sumar seis puntos deberían ver como los granadinos pierden sus dos partidos o bien los coruñeses o los pamplonicas no ganan uno de sus dos partidos.

El único deseo de los seguidores zaragocistas, que el pasado domingo acudieron a una fiesta y terminaron saliendo de un funeral, es que el equipo de sus amores no caiga en la esquizofrenia y consiga las dos victorias en sus respectivos compromisos a la espera, no improbable dados los rivales a los que deben medirse, de que alguno de sus adversarios más directos cometa un error.

Etiquetas