Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

Croacia y República Checa firman un pacto de no agresión

Reparto de puntos que permite a los croatas depender de sí mismos y acerca a octavos a los checos, con Schick como máximo goleador (1-1).

Croacia-República Checa
Croacia-República Checa
ANDY BUCHANAN/Reuters

Cuando dos equipos tienen más miedo a perder que ambición por ganar y el empate convence a ambos lo normal es la igualada. Así fue la historia del duelo entre Croacia y República Checa, donde tras una hora de ciertas hostilidades y el susto croata de contemplarse al descanso en manos de una carambola para evitar el KO a las primeras de cambio los dos bandos firmaron un pacto de no agresión que deja a los checos muy cerca de octavos y a los croatas dependiendo de sí mismos contra Escocia.

Croacia afrontaba el partido contra las cuerdas después de su derrota en el debut ante Inglaterra y la victoria de República Checa frente a Escocia. A pesar de o precisamente por ello, Slatko Dalic apostó por la valentía, retirando del once a un centrocampista como Brozovic y dando la alternativa en su lugar al extremo zurdo Brekalo. Enfrente una de las sensaciones de la primera jornada, el bigoleador y autor del que puede ser el tanto del torneo, Patrik Schick.

Pese a su situación más desahogada comenzó mejor el conjunto checo. Le costó tomarle la temperatura al partido a esa pareja de centrocampistas formada por Modric y Kovacic que más allá de la pólvora arriba, es la brújula del juego croata. Holes y especialmente Soucek, sus homólogos checos, estaban ganando la partida. Fruto de ese dominio territorial nacieron un disparo alto del propio Soucek y un remate mordido de Schick solventado por Livakovic. Mientras, el conjunto ajedrezado apenas respondía con un lanzamiento de falta muy desviado de Lovren, la otra novedad de Dalic respecto al estreno.

El guion del duelo pareció variar a raíz de un despiste en el despeje del sevillista Vaclík, que estrelló el balón contra el cuerpo de Rebic para susto checo. La experimentada Croacia creció a partir de ahí para ir haciéndose dueña del juego. Ya aparecía el magisterio de Modric y esa es la señal definitiva de que la cosa va bien para la actual subcampeona del mundo. Fue un espejismo que duró apenas unos minutos, pues República Checa acabó mejor la primera parte y encontró el premio a través de un penalti indicado por el español Del Cerro Grande tras revisión del VAR después de un codazo innecesario de Lovren, sin intención de golpear con el codo a Schick pero temerario en la acción. El delantero checo, con el rostro aún manchado de sangre para mayor épica, ejecutó desde los once metros, firmando su tercera diana y asaltando el trono de máximo goleador del torneo.

Al descanso la vieja guardia croata estaba al borde del abismo, pero enterrar a una selección con semejante espíritu competitivo es una mala idea. Petkovic y el sub-21 Ivanusec entraron para otorgar frescura y tras apenas dos minutos de juego, Kramaric tiró de picaresca para poner un balón en juego rápidamente. El interista Perisic, desaparecido en los primeros 45 minutos, fue el más atento, recibió en la frontal y puso la guinda con un auténtico golazo.

La tranquilidad del empate, un mal menor que dejaba en sus manos la clasificación en la última jornada ante Escocia, le dio a Croacia un impulso extra pero otra vez fue una sensación efímera. Schick y Jankto aparecieron de nuevo por los dominios croatas para sacudir el partido aunque la más clara la tuvo Vlasic. El seleccionador checo, Jaroslav Silhavy, consciente de que el punto le permitía amarrar virtualmente la clasificación para octavos, retiró al goleador Schick y se dispuso a firmar un pacto de no agresión con el que Croacia, ya dependiendo de sí misma después de rozar el KO, también contemplaba. Con estos ingredientes el desenlace estaba cantado.

Ficha técnica

Croacia 1-1 República Checa

Croacia: Livakovic, Vrsaljko, Lovren, Vida, Gvardiol, Modric, Kovacic (Brozovic, min. 87), Perisic, Kramaric (Vlasic, min. 62), Brekalo (Ivanusec, min. 46) y Rebic (Petkovic, min. 46).

República Checa: Vaclík, Coufal, Kalas, Celutska, Boril, Holes (Kral, min. 63), Soucek, Masopust (Hlozek, min. 63), Darida (Barak, min. 87), Jankto (Sevcik, min. 74) y Schick (Krmencik, min. 74).

Goles: 0-1: min. 37, Schick, de penalti. 1-1: min. 47, Perisic.

Árbitro: Del Cerro Grande (España). Amonestó al croata Lovren y a los checos Masopust, Boril y Hlozek.

Incidencias: Partido de la segunda jornada en el grupo D de la Eurocopa disputado en Hampden Park (Glasgow).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión