Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

fútbol

"Echábamos de menos volver a La Romareda"

Catorce meses después, el estadio municipal reabrió al público en un duelo entre el Deportivo Aragón y el Barbastro. Medio millar de socios zaragocistas presenciaron el empate (0-0) del filial.

La Romareda, como paradigma de los tiempos que vivimos. Que los aficionados hayan podido vivir un partido en el municipal ha sido noticia este domingo. Catorce meses después, el zaragocismo ha regresado a su hogar. Medio millar de seguidores han presenciado el Deportivo Aragón-Barbastro, correspondiente a la fase de ascenso a Segunda RFEF, que ha devuelto la ilusión a los graderíos. El domingo ha vuelto a ser un domingo de fútbol. Dentro y fuera del campo, se ha respirado el ambiente que tanto se extrañaba.

Los seguidores anhelaban recuperar el aroma futbolero. Una hora antes del comienzo del partido y de forma escalonada, por las puertas 2 y 5, los más tempraneros empezaron a adentrarse en el estadio. Otros, como los hermanos Agud, apuraban en las terrazas contiguas, con el café que, por fin, volvió a estar amenizado con las tertulias de la previa.

«Tenía muchas ganas de venir al fútbol y animar. Es una sensación bonita», explicaba Daniel. «Casi no me acordaba de lo que es entrar. A ver si a partir de ahora nos dejan porque me parece injusto que haya conciertos y otros espectáculos y al fútbol no podamos venir», completaba Patricia, la pequeña de los Agud, al tiempo que su tocaya Patricia López pasaba el control de temperatura.

Ha sido un Día de la Madre muy especial para ella. Durante la pasada temporada, por enfermedad de la suya, no pudo acudir a ver ningún encuentro. Su última cita en directo en La Romareda fue en 2019, y este domingo, aunque haya sido para presenciar un choque del filial, no ha querido perder la oportunidad de volver al campo. «Es impresionante recuperar la posibilidad de ver un partido en directo. Echaba de menos entrar en La Romareda y tengo presente a mi madre», comentaba mientras accedía por la puerta 5.

Esa entrada estaba reservada para las localidades pares. La 2, por donde asomaba Rubén Pérez, para las impares. «Hoy es un día grande. Aunque seamos pocos, unas 500 personas, hay que celebrar estar de vuelta al estadio», señalaba este joven mientras se colocaba gel hidroalcohólico en el acceso.

Ya dentro, las emociones se han acentuado. Sergio Pina, enfermo de ELA, ha sido el encargado de hacer el saque de honor. Acompañado de su famila, el exzaragocista ha recibido el calor de los 500 zaragocistas, todos ellos abonados, que agotaron las entradas disponibles. Un aplauso interminable, mientras los jugadores del Aragón saltaban al césped portando una pancarta de apoyo, ha dado paso al juego.

El filial zaragocista ha dominado, aunque sin demasiadas ocasiones claras, durante la primera parte. En la segunda, la igualdad se ha mantenido y los aficionados han podido disfrutar de un emocionante final de partido en el que el Aragón no ha obtenido el premio de la victoria.

El público se ha distribuido únicamente por la tribuna, guardando distancia entre asientos y siguiendo las pertinentes normas de sanitarias. No se podía comer, beber ni fumar. Y solo las protestas de determinadas jugadas, como las derivadas de un posible penalti sobre Puche antes del descanso, han conllevado que el público se levantase momentáneamente.

El tiempo, los 22 grados que a las cinco de la tarde calentaban la capital aragonesa, contribuyó a que fuese una jornada festiva. El primer domingo de mayo quedará grabado en la memoria del zaragocismo. Casi un año y medio después, los aficionados volvieron a casa, a la casa en la que tantas alegrías y decepciones han vivido.

Todo ha cambiado mucho desde aquel 23 de febrero de 2020 en que se jugó el último partido del primer equipo con espectadores. Por aquel entonces, el Zaragoza, lanzado, le ganaba 3-1 al Dépor y fantaseaba con el ascenso que después se frustró. Hoy, tras una temporada ciertamente complicada, el objetivo pasa por no perder la categoría. El Zaragoza busca sellar la permanencia en una recta final de temporada en la que está por ver si los aficionados podrán volver a los campos de Primera y Segunda. El Gobierno parece frenar las pretensiones de La Liga, esa intención de permitir aforos del 25% en los últimos partidos.

El próximo fin de semana, coincidiendo con el fin del estado de alarma, se había fijado como posible fecha para el regreso de los espectadores, pero el Ejecutivo de Pedro Sánchez no da luz verde a la propuesta. La temporada está a punto de culminar y los aficionados siguen esperando mientras se conforman con disfrutar con jornadas como la de este domingo, con un ensayo que, tenga o no recorrido esta campaña, sirvió para que los zaragocistas se reencontraran con su hogar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión