Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

Allueva: "Estamos pagando un precio muy alto por algo sin sostén real"

El entrenador del Robres explica el origen del caso que ha acabado en una denuncia por amaños y apuestas en Tercera División. Muestra su oposición frontal a la lacra del juego en el fútbol ‘amateur’, algo generalizado.

Diego Allueva, en un partido del Robres en la pasada liga.
Diego Allueva, en un partido del Robres en la pasada liga.
Jorge Escudero

Diego Allueva, el entrenador del CD Robres en la temporada que acaba de concluir en la Tercera División aragonesa, tras una sobresaliente actuación de su equipo (8º y peleando por jugar la promoción de ascenso a Segunda B), afronta un final de curso inesperado, feo, polémico, sorprendente, desagradable. El pasado lunes, en calidad de testigo, tuvo que acudir a la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza para prestar declaración ante el Grupo de Blanqueo de Capitales tras ponerse en marcha una investigación como consecuencia de una denuncia interpuesta por el técnico del Escalerillas, Humberto Arto.

Fue el primero en ser citado. En esa denuncia se pone al descubierto un caso que contemplaría amaños de partidos en el fútbol regional aragonés vinculados con el ámbito de las apuestas. Y Arto, en la misma, implica a jugadores del Robres citando el duelo jugado por el club monegrino en Cariñena y, asimismo, el que disputó en Cuarte.

Allueva se muestra abrumado por la trascendencia que ha adquirido este asunto. "Es muy triste cómo ha acabado todo. Deportivamente, la temporada ha sido espectacular en Robres. Hemos disfrutado como nunca. Y, de repente, te ves metido en este lío. La gente del Robres lo está pasando mal. Los futbolistas, la directiva, el pueblo", lamenta.

El origen de esta espiral surgió el 23 de abril en Cariñena. Allí, el Robres, puntero en la tabla, cayó 3-1 ante un equipo de la cola de la clasificación en un partido fatalmente jugado por los oscenses. ¿Fue un duelo para sospechar de comportamientos extraños?

"Aquel día fuimos allí con todas las opciones de acercarnos seriamente al ‘play off’ de ascenso’. Y es verdad que hubo jugadores que no compitieron a la altura que merecía el partido. Faltó intensidad, concentración. Por eso perdimos. Yo me enfadé mucho durante el partido y así lo mostré en la banda", describe Allueva al recordar ese duelo.

De ahí a vincular ese simple hecho, propio de un mal día, de una tarde negada de varios jugadores, con el ámbito de las apuestas, ¿que ocurrió? Diego Allueva hace memoria. "Al término de partido, nada más entrar todos en el vestuario, en caliente, yo inicié la bronca por lo mal que lo habíamos hecho y, en un momento determinado, dije algo así como ‘si no os habéis vendido, lo ha parecido’. Una frase dicha con intención descriptiva, nunca acusativa. Un giro verbal para que entendieran el horrible partido que algunos habían hecho en Cariñena", explica el técnico. "Terminé mi reprimenda diciéndoles a los jugadores que ‘uno tarda mucho en ganarse el respeto pero lo pierde enseguida’. Di media vuelta, cerré la puerta y me fui de la caseta", añade.

¿Y algún jugador se dio por aludido, o no digirió bien la bronca y la oratoria de Allueva? Parece ser que así fue y, a consecuencia de ello, comenzó la espiral de circunstancias que acabaron con el caso extendido, boca a boca, tuit a tuit, por todo el mundo del fútbol regional en pocos días.

"Supongo que a unos, la frase no les generó ninguna reacción. Quizá a otros les provocó duda y pensaron ‘si Diego dice esto igual es por algo’. Y tal vez a otros les supo fatal porque sonó fuerte. En cualquier caso, los trapos sucios se lavan en casa y no sé quién ni entiendo por qué alguien hizo que esto corriera hacia fuera enseguida, siendo algo insustancial. Se elevó a grande algo que no tenía ningún calado real", expone.

Humberto Arto, el denunciante, afirmaba el miércoles en HERALDO que "el asunto de las apuestas había salido del vestuario del Robres". Y, en efecto, así parece ser. Pero Allueva desmonta la acusación de Arto de que hubo jugadores apartados por motivos disciplinarios relacionados con el hilo de dichas apuestas.

"La semana siguiente tuvimos varias conversaciones de mucha trascendencia. Cada uno dio su opinión, se analizó mi frase. Pero no hubo ningún jugador apartado por el tema de las apuestas, eso no es verdad. Fue una discusión en la que un miembro de la plantilla (el portero titular) me faltó al respeto delante de todos y eso yo no lo puedo permitir. Quiso llevar mi frase al grado de acusación sobre otro compañero. No entendió nada de aquella bronca en Cariñena", prosigue Allueva. "Realmente, yo creo que estaba ofuscado porque no había jugado ese partido. Así lo interpreto yo. Y se metió en un charco grande. Pero por un origen deportivo".

Diego Allueva admite la toxicidad de esta lacra de las apuestas en el fútbol aficionado. "Es una problemática, muy, muy, muy grande. Yo me opongo totalmente a ellas. Soy docente en un colegio de educación secundaria y veo lo que ocurre. No deberíamos haber llegado a un punto como el que nos está afectando ahora. Hay muchos menores implicados. Y, en Tercera División, en el ámbito regional, las apuestas son un problema en todos los vestuarios. Es vox pópuli. Habría que erradicarlo totalmente", opina el entrenador del Robres.

"Humberto, en el Escalerillas, también tendrá gente que apuesta. El año pasado perdieron los cinco últimos partidos y no se me ocurrió sospechar nada raro. Nosotros estamos pagando un precio muy alto por unos rumores sin sostén real", añade Allueva.

"Yo espero que esto se esclarezca pronto. Y que, bien si hay culpables, o bien el denunciante, asuman su error y actúen en consecuencia. Mis jugadores dicen que no hicieron nada irregular. Y confío en ellos mientras no se demuestre lo contrario. Humberto debería aportar nombres, pruebas y no rumores", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión