Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

Humberto Arto: "El asunto de las apuestas salió del vestuario del Robres"

El entrenador del Escalerillas, firmante de la denuncia de amaños por apuestas en Tercera División, explica los motivos de su decisión. Arto une a su condición de ex futbolista y técnico la de policía.

Humberto Arto, dirigiendo este año al Escalerillas.
Humberto Arto, dirigiendo este año al Escalerillas.
Jorge Escudero

Humberto Arto, entrenador del Atlético Escalerillas en las últimas cuatro temporadas (ya no seguirá el año próximo), es el firmante de la denuncia que ha puesto al descubierto el primer caso relativo a amaños de partidos en Aragón en categorías de carácter regional. Su decisión ha sido el motor de una investigación que está llevando a cabo el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional de Zaragoza.

"Era vox pópuli en todos los campos y en el mundo del fútbol regional en el último mes de competición. Todo el mundo sabía y comentaba la historia de que varios jugadores del Robres podían estar metidos en un asunto de amaño del marcador a través de apuestas en el partido Cariñena-Robres", subraya Arto al rememorar el origen de su iniciativa sin precedentes.

"Este dato está incluido en el texto de la denuncia. También reseño que, asimismo, resultó extraño el resultado del Cuarte-Robres de 15 días después, que ganaron los primeros por 6-2", añade el técnico del Escalerillas, uno de los cuatro descendidos a Preferente en la Tercera aragonesa.

"Yo fui notando que la cosa se extendía rápidamente por el ambiente de la Tercera División. El rumor acabó estando en todos los sitios, en todas las conversaciones. Y, en mi caso, además de exfutbolista, que ha jugado 17 años, y de entrenador, se da el caso de que soy policía. Mi obligación profesional, mi criterio deontológico, me impide quedarme quieto ante los detalles que fui recibiendo en las últimas semanas de la competición. Estoy obligado a no mirar a otro lado, a llevar a cabo esta denuncia", argumenta Humberto Arto aportando un dato crucial en su postura personal, por encima de los problemas que pueda causarle el paso adelante que decidió dar hace 10 días.

"Además, todo esto salió del vestuario del Robres. No pueden sorprenderse de nada de lo que está pasando porque todo el mundo de la Tercera División sabe lo que ha sucedido dentro de esa caseta en las últimas jornadas. Diego Allueva (el técnico del Robres, que declaró ante la Policía este martes) llegó a tomar medidas disciplinarias con algunos jugadores a raíz de explotar el problema. Hubo reproches y discusiones duras, con acusaciones cruzadas de que algunos futbolistas se habían vendido el día de Cariñena", abunda Humberto Arto en su argumentario.

"En el seno del Robres han tenido montada una muy gorda. Infinidad de personas del fútbol regional, si son honestas, lo podrán decir y reconocer, porque el asunto ha ido extendiéndose en el último mes como la pólvora. Yo, tal vez fuera el último en enterarme. Tal vez porque saben que soy policía", prosigue Arto.

Curiosamente, la última jornada de liga enfrentó al Robres y al Escalerillas en la localidad oscense (victoria por 3-2 de los robresinos). Al término de ese duelo, que rubricó el descenso del equipo del barrio Oliver, Humberto ya avisó a los implicados del Robres de lo que iba a hacer horas después. "Hablé con Allueva y con la gente de la directiva del Robres. Y les advertí que iba a interponer esta denuncia porque era mi obligación como entrenador y mi mandato profesional. Lo saben de mi propia boca desde esa tarde", apunta.

Humberto expone su criterio personal respecto de este problema que afecta al fútbol en general y, cada vez más, en sus categorías no profesionales. "El asunto de las apuestas es muy grave y en los últimos tiempos está tomando un cariz muy complicado. Hay muchísimos jugadores del fútbol regional que juegan, gente muy joven. Y, realmente, no sé de qué dimensiones estamos hablando cuando ves que esto se generaliza. Jugar, apostar sobre partidos en los que tú participas, y hay gente que lo hace, es muy grave. Lo mismo que el que lo hagan árbitros o jueces de línea", señala.

Arto enmarca su conducta en un marco de responsabilidad mayor, superior al del mero hecho competitivo que lo ha empujado a llevar este caso a la Policía. "Es cierto que el Escalerillas ha bajado de categoría y que nos podemos sentir dañados por posibles actitudes irregulares en partidos que nos han perjudicado. Pero además está el lado más peligroso para el fútbol en general. No sé si podemos estar ante otro caso Eldense. Sabemos que hay jugadores que son asiduos al juego, que se mueve mucho dinero cada fin de semana con el fútbol. Y no sabemos si estamos rodeados de delincuentes. Hay que investigar porque puede haber algo grave detrás de las apuestas, que están generalizadas en toda la Tercera División", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión