Despliega el menú
Fútbol

​Frenazo del Sporting y reacción del Girona

El equipo asturiano tropezó en El Sadar y se aleja del liderato, en posesión del Betis.

Un empate sin goles frente a Osasuna frenó al Sporting de Gijón en el actual pulso con el Betis por el liderato de la Liga Adelante, aunque aún en la zona de ascenso directo, acechado por Las Palmas y Girona, ganador este domingo en Miranda de Ebro (0-1), en un día con empate del Zaragoza con el Alcorcón (1-1).

No respondió el conjunto asturiano a la presión ejercida desde el día anterior por el Betis, al frente de la tabla con su victoria del sábado en Huelva (0-1), y tropezó en su visita a El Sadar, donde sumó un punto gracias a su portero, Alberto García; los postes y la falta de puntería del Osasuna, superior y con más oportunidades.

El Sporting, con dos empates consecutivos y una sola victoria en las últimas cinco jornadas, vuelve a alejarse dos puntos del liderato del equipo verdiblanco, al que había alcanzado hace una semana y al que habría superado este domingo si hubiera ganado en Pamplona por más de un gol. No lo hizo y sigue en el segundo puesto.

Ya siente muy cerca, a un solo punto, la persecución de Las Palmas, que jugó y ganó el sábado frente a la Ponferradina (4-2), y del Girona, que dio un paso adelante este domingo con una victoria indispensable -su primer triunfo después de tres duelos sin ganar- para acercarse a posiciones más altas de la clasificación.

El equipo catalán se apuntó los tres puntos en su visita al estadio Anduva con un gol de falta directa de Richy al cuarto de hora, suficiente junto a una buena fortaleza defensiva y una lectura inteligente del encuentro para vencer al Mirandés, todavía sin riesgos por abajo en una tranquila zona media de la clasificación.

La promoción de ascenso la completan el Valladolid, protagonista de la sorpresa de la jornada con una derrota el sábado en su estadio frente al Albacete (0-1), y el Zaragoza, que encadenó su tercer partido consecutivo sin perder con un empate en La Romareda contra el Alcorcón (1-1), aunque con sólo un triunfo en siete encuentros.

Un botín más productivo de lo esperado antes del inicio de una jornada de la que sólo dos de la decena de perseguidores más cercanos del Zaragoza, el Llagostera y el Alavés, ganaron este fin de semana y tras un partido dominical en el que el conjunto aragonés, sobre todo en la segunda parte, dio síntomas de debilidad.

Lo aprovechó el Alcorcón, invicto en sus últimos seis choques, por medio de Fausto, para igualar el duelo en el minuto 66 y responder a la ventaja que había logrado el Zaragoza al cuarto de hora de partido con un tanto de Willian José. El equipo maño suma dos puntos más que la Ponferradina en la lucha por el sexto puesto.

Por abajo, no hubo cambio en la última posición por una treintena de segundos, los que separaron al Sabadell de su triunfo en la Nova Creu Alta frente al Mallorca, que empató en la jugada final del duelo, aprovechada por Pau Cendrós para establecer el 1-1. Después, sólo dio tiempo a sacar de centro al conjunto arlequinado.

Un golpe duro para el Sabadell, que había tomado ventaja en el primer cuarto de hora con un gol del mexicano Aníbal Zurdo (1-0), y un alivio para el Mallorca, que evitó en el último minuto su tercera derrota seguida con su único gol en las últimas cuatro horas de competición disputadas por el conjunto balear.

Ese gol también sostuvo al Barcelona B fuera del fondo de la clasificación. Al filo de esa posición estuvo toda la tarde-noche después de su empate en el Mini Estadi frente al Tenerife (2-2). Los azulgranas no han ganado ninguna de sus últimas ocho citas, resumidas en tres puntos; el equipo insular, siete puntos por encima del descenso, reafirma su buen momento, con siete duelos sin perder, en los que alterna empates fuera con triunfos en casa.

El Barcelona B mandó dos veces en el marcador. La primera, con un gol en el minuto 4 de Dongou; la segunda, con el 2-1 de Patric Gabarrón en el 24, que fue la respuesta del filial azulgrana al 1-1 del uruguayo Diego Ifran antes del cuarto de hora. Luego, con la expulsión de Dongou en el 35, todo se complicó para los locales.

Más en la segunda parte, cuando el Tenerife niveló el duelo con el 2-2 del argentino Maxi Pérez a la hora del encuentro y se lanzó a por el triunfo en el tramo final. Fue entonces cuando arrinconó a su adversario pero sin la precisión ni el remate necesario en los últimos metros frente a un solvente José Suárez, portero azulgrana.

Etiquetas