Fútbol

El Eibar ampliará su capital social para evitar el descenso

Los accionistas aprueban ampliar el capital social en 2.380.007 euros para evitar el descenso administrativo del club guipuzcoano a Segunda B.

"Tenemos que lograr la salvación y después, si se puede, mirar más alto"

Los accionistas del Eibar han aprobado  ampliar el capital social en 2.380.007 euros para evitar el descenso del club guipuzcoano a Segunda B. La junta general extraordinaria de accionistas lo ha decidido por unanimidad en una reunión en la que han estado presentes y representadas 3.176 acciones, el 48% del capital social.

El club guipuzcoano se plantea realizar una ampliación mayor que la exigida por el Consejo Superior de Deportes (CSD), que impuso que el Eibar debía alcanzar un capital de 2.146.525 euros, y como su capital social es de 422.253 euros, debe sumar 1.724.272 euros para seguir compitiendo en el fútbol profesional.

Forzado por las circunstancias, el Eibar incrementará su potencial económico mediante la emisión y puesta en circulación de 39.600 acciones en un proceso de ampliación mixto.

Así, los accionistas pagarán 50 euros por acción suscrita, pero en realidad su valor nominal es de 60 euros y 10 céntimos, por lo que el Eibar aportará 10 euros y 10 céntimos por cada título adquirido, gracias a los beneficios y reservas que posee la entidad guipuzcoana.

El Eibar intentó evitar la ampliación mediante un recurso presentado ante el CSD, que lo rechazó el 26 de marzo. El Eibar planteó rebajar la cantidad que se le exige de aumento de capital (1.724.272 euros) porque cuenta con un patrimonio neto positivo (1.471.000 euros) y 800.000 euros de fondos propios (repartidos entre beneficios y un capital social de 422.253 euros).

El equipo eibarrés, segundo clasificado en la Liga Adelante, bajará a Segunda B el 6 de agosto si no alcanza un capital de 2.146.525 euros, un dinero que se le impone para poder seguir compitiendo en el fútbol profesional a pesar de que no tiene deudas. Podría darse la paradoja de que el Eibar ascendiera a Primera División en junio y que bajara dos meses después en los 'despachos' a Segunda B por no haber aumentado su capital en 1.724.272 euros.

Para evitar el descenso administrativo, el club guipuzcoano ha puesto en marcha una campaña de marketing denominada 'Defiende al Eibar', en la que se destaca el 'modelo Eibar, como símbolo de club 'pobre' pero honrado, que no debe dinero, y que compite con los 'grandes' pese a su inferioridad económica.

La situación del Eibar

La situación económica del Eibar es mejor que lo que dice su capital social, que es bajo. El club eibarrés se transformó en sociedad anónima deportiva en 1992 cuando tuvo que suscribir un capital de 66 millones de las antiguas pesetas (unos 400.000 euros), pero al descender a Segunda B y permanecer más de 2 temporadas fuera del fútbol profesional, en su retorno a Segunda A cuatro años después debe cumplir de nuevo la ley de sociedades anónimas.

Dicha legislación establece que para poder competir en la Liga Adelante hay que poseer un capital equivalente al 25% del presupuesto de los conjuntos de la categoría, sin considerar su situación económica, lo que perjudica a un Eibar que posee un patrimonio positivo, y que no debe dinero.

Etiquetas