Deportes
Suscríbete

RUGBY

El Rugby Ejea aviva la esperanza

El club ejeano, inmerso en la fase de ascenso a Primera, puede evitar lo que solo hace unas semanas parecía decidido: que Aragón no disponga de representantes en categoría nacional.

El Rugby Ejea extrae un balón en la melé, el sábado pasado en Logroño.
El Rugby Ejea, en su partido en el campo del Rioja RC
RUGBY EJEA

Estaba viviendo con tristeza el rugby aragonés el discurrir del curso 2010-2011. El Bull McCabe's Fénix apenas consiguió sumar un triunfo en Primera Nacional y, como colista de su grupo, perdió la categoría casi una década después. Descenso irremediable, consecuencia de la falta de relevo generacional, del agotamiento de un proyecto que abanderó, durante varias temporadas, este deporte en Aragón. Sin embargo, el auge del Rugby Ejea, que se encuentra inmerso en la fase de ascenso a la categoría de bronce, aviva la esperanza.


Pocos contaban con ellos. Pero su enorme campaña, en la que han demostrado ser una entidad en crecimiento, les coloca en una posición envidiable. Después de imponerse con enorme autoridad en la Liga Aragonesa, el equipo cincovillés ha comenzado la fase de ascenso a Primera dando más guerra de la esperada. En el partido de ida de las semifinales, los de Gregorio Aznárez dieron la campanada en Logroño. Se impusieron por siete puntos (19-26) al Rioja Rugby Club, conjunto que compite en la Liga Vasca y a la que se le presupone un nivel notable. Pudo más el empuje aragonés que la terrible fuerza en la delantera de los riojanos. Y, con una actuación memorable -el triunfo pudo convertirse en correctivo de no ser por la reacción local en el último tramo del choque-, el Rugby Ejea se trajo una renta que mañana (17.00, Nuevo Estadio Municipal) debe defender.


«Estamos muy ilusionados. No esperábamos el resultado que conseguimos en La Rioja. Hemos trabajado durante toda la semana para evitar cometer fallos, para hacer nuestro juego y evitar que nos remonten. Si placamos bien, si defendemos sin errores, lo tendremos más fácil. Debemos jugar en campo contrario e intentar que, como sucedió la semana pasada en Logroño, el rival nos arrincone en el nuestro», señala Alberto Malón, presidente del Rugby Ejea, al que un deseo le motiva casi más que el propio partido: «Se está hablando mucho de rugby en Ejea esta semana, hay un ambiente inmejorable. Eso nos hace pensar que el campo registrará su mejor entrada de la temporada. No es para menos. Estamos a un paso de colarnos en la final de la fase de ascenso».


La motivación es máxima entre los jugadores. Saben que, pese al buen resultado obtenido en el choque de ida, siete puntos en el rugby no es una diferencia cómoda, no es una renta que admita relajación. «Un ensayo y una transformación anularían nuestra ventaja. Así que debemos salir con máxima concentración y evitar que el Rioja RC nos haga daño de inicio. Que el campo sea más grande nos favorece. Y tendremos el apoyo de nuestra afición...», subraya Malón. La entidad ejeana confía en colarse en la final y pelear con el vencedor de la eliminatoria entre el Gernika y el Rugby Club Irún, que debe remontar el 31-0 que encajó en el enfrentamiento de ida.