Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Cambios en todas las líneas

Junto a los sancionados Gabi y Lanzaro, Aguirre va a sustituir a Edmilson y Sinama y está en el aire el cambio de portero. Contini, Pinter, Ponzio y Marco Pérez refrescarán el once inicial en Pamplona

Paredes, Contini y Jarosik, con peto verde, durante uno de los ejercicios defensivos que Aguirre ordenó ensayar ayer.
Cambios en todas las líneas
ESTHER CASAS

Mitad a la fuerza, mitad a voluntad propia, Javier Aguirre va a darle otra vuelta más al once inicial del Real Zaragoza en su quinta aparición en escena como entrenador blanquillo. Todo sea por una victoria, la que sería segunda del equipo en 16 jornadas y primera del mexicano desde su aterrizaje para sustituir a José Aurelio Gay. Además de a los sancionados Gabi y Lanzaro, Aguirre parece decidido a sustituir también a Edmilson y Sinama-Pongolle. E, incluso, podría decidirse por el relevo en la portería.

Esto se desprende del entrenamiento que ayer dirigió el Vasco bajo el frío helador que envolvió los campos de la Ciudad Deportiva. Entre decenas de ejercicios y simulaciones de índole defensiva, el nuevo técnico zaragocista programó un partidillo de once contra once en toda la regla donde enseñó sin recato sus intenciones.

Ver a Pinter y Marco Pérez con el peto blanco, formando parte del once titular, fue lo más llamativo de la mañana. El húngaro será el sustituto de Edmilson y el colombiano relevará a Sinama. Juventud por veteranía. Chicos con hambre por futbolistas de vuelta. Alternativas sin cuajar por piezas repletas de kilómetros en su tacómetro.

En cualquier caso, Edmison y Sinama parece que van a pagar su desgana, eso que el domingo pasado el público consideró indolencia y falta de implicación y que derivó en dos sonoras broncas individualizadas para los dos jugadores cuando Aguirre los sustituyó a poco de comenzar el segundo tiempo frente al Real Madrid.

Ni Edmilson ni Sinama, hombres con un floreciente pasado, con títulos y galardones de primer orden, con currículos que deberían avalar un rendimiento relevante en un Zaragoza tan escaso de valores futbolísticos como el actual, han respondido a la confianza que ha depositado en ellos el Vasco. Aguirre, como es normal en los entrenadores cuando llegan nuevos a un lugar lleno de problemas a temporada corrida, ha preferido empezar apoyándose en los jugadores con galones. Pero parece que Pamplona va a ser el lugar en el que opere su primer gran giro de intenciones.

Estos dos cambios tan radicales apuntan a ser solo la mitad de los que presente el Real Zaragoza en el viejo Sadar. Hay otros dos forzados por el castigo disciplinario que pesa sobre el capitán Gabi y el central Lanzaro, que vieron la quinta amarilla ante los merengues y deben guardar fiesta. Así, Ponzio, el comodín, dejará el banquillo y retornará a su posición matriz de medio centro para intentar cortar y elaborar juego a partes iguales. Y Contini, antiguo titular indiscutible y actual suplente por devaluación propia, regresará al eje de la zaga obligado por las circunstancias.

Aguirre propuso ayer, pues, un cambio por línea. Contini por Lanzaro en la defensa; Pinter por Edmilson en el pivote único del centro del campo; Ponzio por Gabi en la zona de volantes; y Marco Pérez por Sinama-Pongolle como único delantero referencial.

Solo falta la portería. ¿Cambiará Aguirre al contestado Leo Franco por Toni Doblas? Fue la única cuestión que no desveló ayer con un formato cristalino. Al contrario, movió el género durante el entrenamiento de tal modo que cabe pensar cualquier cosa. Durante los primeros 25 minutos del partidillo, fue Franco el portero del equipo titular. En ese momento, Aguirre ordenó el cambio y entró Doblas bajo los palos de los blancos. Y, poco antes del final (la simulación duró unos tres cuartos de hora), Leo Franco retornó de nuevo a la portería principal. Debe andar Aguirre dubitativo con un asunto tan delicado como es siempre para los entrenadores cambiar al guardameta por cuestiones técnicas. Con total seguridad, el paso de las horas desvelará si el mexicano se atreve a consumar el quinto cambio en la quinta línea de su esquema táctico del Reyno de Navarra.

El resto, por el momento, siguen en sus puestos. Los Diogo, Jarosik, Paredes, Lafita, Ander Herrera y Bertolo adquieren el rol de esqueleto básico del once. Poco más hay.

Etiquetas