Despliega el menú
Balonmano

El Bada Huesca saca un sufrido empate del arranque de la segunda vuelta

Los de Nolasco protagonizaron un encuentro de rentas mínimas en el que se anuló un último gol que les hubiera dado el triunfo.

Alberto Val prueba el lanzamiento tras ganar un balón en los seis metros.
Alberto Val prueba el lanzamiento tras ganar un balón en los seis metros.
Verónica Lacasa

El balonmano regresaba este viernes al Palacio de los Deportes y con él, esa emoción difícilmente concebible para aquel que no haya vivido un encuentro de esta disciplina. En esta ocasión, el sufrimiento dejó un regusto agridulce al Bada Huesca, ya que tuvo que conformarse con el reparto de puntos contra el Bidasoa de Irún. Un 22-22 final que escondía 60 minutos de rentas mínimas, que ninguno de los dos se atrevió a romper, por mucho que ambos pudieron hacerlo.

Lo reconoció el propio técnico del Bada Huesca, José Nolasco, minuto después del bocinazo, ya en rueda de prensa, que la valoración del empate podía cambiar en base a qué momento del encuentro atendía. Positivo mirando a las fases de manifiesto atasco de su equipo, insuficiente por los parciales en los que las rentas mínimas fueron a favor del Bada, y especialmente doloroso si solo se fijaba en los minutos del desenlace.

A esos 30 segundos decisivos, que se acometieron con un 22-21 el marcador y un tiempo muerto a favor del Bidasoa. Entonces, Rodrigo Salinas sacó petróleo de su internada con un siete metros que Crowley convirtió. Quedaba una última posesión para el Bada, que aunque Marcelo envío a la red, no subió al marcador por una falta previa, para estupor de la grada. El consiguiente golpe franco parecía que iba a lanzarse con el tiempo cumplido, pero no llegó, al entender los árbitros que el Bada había puesto en movimiento el balón antes de alcanzar el 60. Lo que dio paso a un Bidasoa pletórico festejando el punto, como solo lo celebran aquellos que saben cuanto cuesta ganarlos en esta competición.

La mejor muestra de ello es que de conseguir el triunfo el Bada hubiera dormido segundo en la clasificación. De esta manera, es sexto. Todo en un puño en una Asobal a la que todavía le queda la mitad del calendario por descontar, y mucho ritmo por recuperar, después de mes y medio sin puntos en juego por la disputa del europeo.

Además del empate, como aspecto positivo para el Bada, el debut con el equipo de su último fichaje, Stefan Ciric, que se mostró entonado e incluso marcó en su primer balón.

Etiquetas
Comentarios