Baloncesto
Suscríbete por 1€

casademont zaragoza

Ferrari, el dilema de Fisac

El jugador es actualmente la tercera opción del técnico para la posición de base. La llegada de refuerzos en la dirección de juego podría acarrear su salida del club.

Porfirio Fisac, con gesto pensativo, durante el partido ante el Fuenlabrada.
Porfirio Fisac, con gesto pensativo, durante el partido ante el Fuenlabrada.
Toni Galan

Uno de los múltiples frentes que tiene abiertos Porfirio Fisac en el Casademont Zaragoza responde al nombre de Frankie Ferrari. El jugador estadounidense con pasaporte italiano no dispone de la confianza del técnico segoviano, a pesar de que su continuidad este curso en el conjunto aragonés se presumía como una de las piedras angulares del nuevo proyecto. Sin embargo, el terremoto de la pasada semana, que se llevó por delante al anterior entrenador, Martin Schiller, y al director deportivo, Toni Muedra, ha situado al base en una delicada e incierta situación.

En estos momentos, tal y como ha reconocido el propio Fisac públicamente, Ferrari no es ni la primera ni la segunda opción titular para la dirección de juego. Marcel Ponitka, uno de los fichajes del pasado verano, y el canterano Javi García, inédito con Schiller en el arranque de competición, son ahora sus bases preferenciales. Tras ellos, como tercera alternativa, emerge el ‘7’ del Casademont Zaragoza, cuya continuidad en la entidad aragonesa es una incógnita.

Una de las grandes preguntas del estreno de Fisac el pasado sábado ante el Fuenlabrada, más allá de si sería capaz de conseguir la primera victoria de la temporada, era conocer qué papel iba a jugar Ferrari en el nuevo Casademont Zaragoza. Ambos ya se encontraron en Gran Canaria, pero la falta de sintonía derivó en que el jugador finalizara su vinculación con el equipo y abandonara la disciplina amarilla.

"Tiene que cambiar mi opinión"

Después de consumarse la derrota ante el Fuenlabrada, Fisac no rehuyó esta cuestión y respondió de manera clara. "Tiene que cambiar mi opinión sobre él", dijo el preparador de forma tajante. Eso sí, también tuvo palabras de felicitación después de jugar "15 minutos muy buenos" de baloncesto. Un cuarto de hora de más que aceptable nivel en los 18 minutos que compareció sobre la pista del Príncipe Felipe en los dos últimos cuartos.

Porque Ferrari, en una situación muy poco habitual para él, vio los dos primeros actos desde el banquillo. No solo presenció cómo Ponitka le arrebataba la vitola de titular, también vio pasar por delante de él a Javi García en la rotación. En el tiempo de descanso, ambos protagonizaron una curiosa conversación mientras caminaban rumbo al túnel de vestuarios. Después de ese intercambio de opiniones, el base disputó prácticamente la totalidad de minutos en los dos últimos y decisivos cuartos, sin poder evitar la quinta derrota del curso.

Su aportación al equipo (4 puntos, 4 rebotes y 8 de valoración) le valieron el reconocimiento de su entrenador, pero no sirvió para cambiar (de momento) una situación ambigua. Ferrari está obligado a dar un paso al frente y mejorar su rendimiento. De lo contrario, según las palabras de Fisac, se mantendrá en un rol secundario.

Ahora bien, esta hipotética mejoría podría resultar insuficiente para la situación del base, que incluso podría abandonar la entidad si el Casademont consuma alguna de las distintas operaciones que ha iniciado en los últimos días para reforzar la dirección de juego. Uno de los nombres en los que trabaja el club aragonés es Jordan Theodore, actualmente sin equipo después de competir el pasado curso con el Umana Reyer Venecia en la máxima categoría italiana. La posible incorporación del estadounidense podría acarrear el adiós de Ferrari.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión