Baloncesto
Suscríbete por 1€

casademont zaragoza

Sean Kilpatrick bendice a Sakota

El escolta del Casademont destaca el papel del técnico serbio en la reacción del equipo.

Sean Kilpatrick, durante un entrenamiento en el pabellón Príncipe Felipe.
Sean Kilpatrick, durante un entrenamiento en el pabellón Príncipe Felipe.
Guillermo Mestre

“El entrenador ha sacado lo mejor de nosotros”. Son palabras Sean Redell Kilpatrick, escolta recién llegado al Casademont Zaragoza, poniendo de relieve la figura de Dragan Sakota, el entrenador que ha resucitado al equipo con serenidad, trabajo, reflexión y, por qué no decirlo, con el refuerzo de jugadores como Ferrari, Mekowulu y el propio Kilpatrick. El americano, de 1,93 metros, venía pasando de puntillas por el equipo hasta que el pasado sábado, en la cancha de Breogán se puso a facturar anotación: 23 puntos, su mejor registro en lo que fue su partido más constante y productivo. "Trato de sentirme cada vez más cómodo. Lógicamente, me tengo que adaptar a un nuevo rol, a una liga que, tras la NBA, es la mejor del mundo, y he de seguir intentándolo sin bajar los brazos", señaló. "No se pueden forzar las cosas, depende de los partidos te encuentras unas oportunidades u otras. Yo voy a seguir dándolo todo y depende del día puede ser un jugador u otro el que anote y sea importante", añadió el jugador del Casademont.

Kilpatrick reivindicó a Sakota. “Ha sacado nuestro mejor baloncesto. Aún queda mucho que aprender, pero pese a los momentos en los que no hemos anotado hemos estado juntos y al final hemos sacado los partidos", indicó.

Una de la claves de la labor del nuevo preparador ha sido reflotar el ánimo de un grupo abatido por las derrotas y la dinámica destructiva de resultados. "La confianza se va consiguiendo con el tiempo y Sakota ha conseguido darnos mucho", apuntó el escolta norteamericano. El Casademont ha levantado el vuelo con tres triunfos consecutivos que han allanado la permanencia del equipo zaragozano. "En este momento de la temporada todas las victorias cuentan, especialmente la del Barcelona por todo lo que significó y lo que nos aportó. Peleamos mucho y hay que darlo por bueno", subrayó Kilpatrick. El escolta no hace cuentas sobre los triunfos necesarios aún: “No lo sé cuántos hacen falta. Solo prefiero pensar en el próximo y no me importa si hacen falta más o menos victorias sino solamente controlar lo que está en nuestra mano y seguir trabajando en la misma línea”.

La próxima cita es contra el Bilbao Básket, en la pista del Príncipe Felipe. "Hay que mantener el nivel y el hambre de cara al próximo partido. Cuanto más ambiciosos seamos mejor lo haremos. Eso nos hará mejores, marcaremos la diferencia”, finalizó Kilpatrick.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión