Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

El Casademont Zaragoza suma en Lugo su tercera victoria consecutiva (82-85)

El conjunto aragonés suma su undécimo triunfo de la temporada y se aleja del descenso. Kilpatric, con 23 puntos, fue una pieza capital en el éxito de los zaragozanos. 

El Casademont capturó la victoria en Lugo (82-85), un escenario de gran dificultad, tras un duelo áspero, trabado, intenso y emocionante que se resolvió en los compases finales. El Breogán, de hecho, dispuso de un lanzamiento triple, en el último segundo, ejecutado por Mahalbasic, para haber llevado el encuentro a la prórroga. Las aportaciones de Kilpatric, con 23 puntos anotados, y de Waczysnki, con 18 créditos de valoración, resultaron capitales en el éxito de los zaragozanos, que ya encadenan tres triunfos consecutivos y dan un paso de gigante hacia la zona de salvación.

El Breogán no pudo alinear a Dzanan Musa, su jugador más desequilibrante, quien se recupera de la fractura de tráquea que sufrió la pasada semana, en el partido ante el Manresa, y de la que tuvo que ser intervenido de urgencia. Su ausencia supone un contratiempo de altura, ya que el alero lidera algunos de los principales apartados estadísticos de la Liga Endesa. Se trata del jugador más valorado de la competición (22,7 créditos de nota general por partido), y también del máximo anotador, con 20 puntos de media por duelo. Tampoco jugó Trae Bell-Haynes, otra de sus referencias en sus acciones de ataque -factura 12,9 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias por encuentro-, lo que también allanó sobremanera el camino de los aragoneses hacia el triunfo.

En el inicio, el Casademont se empleó atrás con firmeza, sin distraciones, con una defensa de permanentes ayudas que dejó sin respuestas a su rival. El Breogán, de hecho, anotó una sola canasta en los tres primeros minutos del choque, lo que se tradujo en una renta de cuatro puntos para los zaragozanos (2-6). Sakho y Lukovic, con dos acciones individuales, voltearon el marcador en el ecuador del primer acto, aprovechando que el cuadro aragonés se precipitaba en sus ataques y se prodigaba en las pérdidas de balón (7-6). Sin embargo, el Casademont reaccionó con inmediatez, con los puntos de Yusta, Mekowulu, Bone y Waczynski, para cerrar con una mínima ventaja el cuarto inaugural (14-15).

Posteriormente, el sistema de contención de los zaragozanos se deshizo con una facilidad sorprendente. Y los gallegos comenzaron a anotar con fluidez, sin apenas oposición, para volver a modificar la dinámica del duelo (21-17), con Kalinoski y Mahalbasic como principales brazos ejecutores. Sakota tuvo que detener el partido. Tras el tiempo el muerto, los aragoneses recuperaron su solidez atrás, al mismo tiempo que la entrada de Ferrari dotaba al equipo de mayor velocidad y dinamismo en sus jugadas ofensivas. 

Tres buenas defensas y dos canastas de Deon Thompson, una tras un rápido contragolpe, devolvieron la ventaja a los visitantes (21-23). De ahí hasta el descanso, el choque se mantuvo igualado, con los locales anotando con jugadas fáciles bajo los aros, y con una efectividad máxima desde la línea de personal (7 de 7), y con los zaragozanos especialmente atinados desde el perímetro, con dos triples de Kilpatric (2), una de Frankie Ferrari y otro Omar Cook. El Breogán gobernaba el partido en el intermedio, aunque con un solo punto de renta (36-35).

El Casademont fue un bloque desnortado, indeciso y timorato en los primeros compases de la reanudación. El Breogán no desaprovechó concesiones de tal magnitud (42-37), pero los zaragozanos pudieron sobreponerse con dos triples consecutivos de Jordan Bone (42-43). Se produjo entonces un intercambio de canastas intenso, sin tregua, del que salió ligeramente favorecido el conjunto aragonés, que alcanzó la media hora con ventaja (56-57) tras un certero triple desde la esquina de Sean Kilpatrick.

Cuatro tiros libres de Adam Waczynski, los dos primeros por falta antideportiva, y un lejano triple del propio jugador polaco iniciaron el despegue del Casademont (59-64), que aún aumentó más su distancia con otro lanzamientos de Sean Kilpatrick desde el perímetro (61-67). El tiempo muerto de Veljko Mrsic no modificó el guión. Aunque el Breogán ofreció una notable resistencia a la derrota -agarrado, sobre todo, a su pericia en el rebote ofensivo (15 capturas)-, el equipo aragonés se mantuvo firme, sin descomponerse, para acabar sumando su tercera victoria consecutiva y, de esta forma, seguir avanzando hacia la salvación.  

Ficha técnica

Río Breogán (82): Kalinoski (14), Ubal (2), Lukovic (21), Sakho (12), Erik Quintela (8) -cinco inicial- Kacinas (-), Mahalbasic (14), Iván Cruz (7), Sergi Quintela (4).

Casademont Zaragoza (85): San Miguel (3), Bone (8), Yusta (2), Radoncic (10), Hlinason (3) -cinco inicial- Kilpatrick (23), Cook (3), Thompson (4), Mekowuku (7), Wazcynski (14), Ferrari (8).

Parciales: 14-15, 22-20, 20-22 y 26-28. 

Árbitros: Benjamín Jiménez, Luis Miguel Castillo y Alberto Baena.

Incidencias: Partido de la trigésima jornada de la Liga Endesa disputado en el Pazo dos Deportes de Lugo ante unos 5.000 aficionados en el día de las peñas del club gallego. Antes del partido, los seguidores celestes recibieron con una ovación a Dzanan Musa tras haber sido intervenido de urgencia de una fractura de tráquea

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión