Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El salto europeo de Cristina Ouviña

La zaragozana, que esta misma semana ha firmado por el ZVVZ USK de Praga, prepara ya el Europeo con la selección española.

Cristina Ouviña entra a canasta
Cristina Ouviña lanza a canasta con la camiseta de la selección española.
Ramón de la Concha/Efe

Camino de los 29 años, Cristina Ouviña es una de las jugadoras españolas más contrastadas del baloncesto nacional. Su palmarés crece temporada a temporada –este año ha conquistado la Copa de Francia con el Tango Bourges– y ya es una jugadora fija, un pilar básico, en los planes del seleccionador nacional, Lucas Mondelo. Precisamente este jueves, la zaragozana inició un nuevo verano en "la familia" de la selección española absoluta de baloncesto femenino, que comenzó en Madrid su concentración para preparar el Europeo de Letonia y Serbia que se celebrará del 27 de junio al 7 de julio. "Estoy muy feliz de volver un verano más con la selección. Es un orgullo representar a España en otro gran torneo", subraya la jugadora con sinceridad.

Ouviña llega a la concentración de la selección después de un año notable en Francia, en el Tango Bourges campeón de Copa, y de haber firmado esta misma semana su nuevo contrato con el ZVVZ USK de Praga. El equipo de la capital checa es un potente club que ganó la Euroliga en 2015 y que esta misma temporada la ha concluido en tercera posición. "Tenía claro que mi etapa en Francia había terminado, buscaba nuevos retos y he tenido la posibilidad de firmar por una entidad muy potente. Praga, además, es un gran sitio para vivir, que es otra de las condiciones que buscaba, un club y una ciudad en el que me atrajeran los ámbitos deportivos y sociales", explica la zaragozana. "Ahora voy a jugar en un club que aspira a todo y estoy muy feliz de dar otro paso adelante en mi carrera deportiva", agrega.

Antes, durante el verano, Cristina Ouviña volverá a integrar la selección española de baloncesto que buscará una nueva medalla en el Europeo de Letonia y Serbia. Un reto mayúsculo para un grupo de jugadoras que ha acostumbrado a los aficionados a llegar año a año a las cotas más importantes. A la pelea por el oro. "Nosotras no queremos jugar con presión. Al final, la gente se ha acostumbrado a ver a la selección española de baloncesto femenino conseguir siempre medallas, pero no es nada fácil ni sencillo. Llegará, además seguro, un verano en la que nos quedemos fuera del podio. No puede ser de otro modo y no se debería de considerar, ni mucho menos, un fracaso", relata. "Eso sí, nosotras no vamos a renunciar a nada. Vamos, como siempre, a por todas desde el primer día", subraya ambiciosa una Ouviña más madura que nunca.

La España que dirige Lucas Mondelo contará con la fundamental ausencia de Alba Torrens una "jugadora capital" que habrá que "suplir entre todas", especialmente en la "faceta anotadora".

Su regreso a Zaragoza

Dentro del verano, del Europeo y de su preparación, hay dos fechas subrayadas en rojo por la internacional aragonesa: el 8 y el 9 de junio, dos días en los que la selección española jugará en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza. El sábado 8 frente a Rusia y el domingo 9 ante Italia o Bélgica. "Tengo muchas ganas de volver a jugar en casa después de tantos años. Desde que me marché del Mann Filter no he tenido la oportunidad de hacerlo y sé que va a ser muy especial. También siento responsabilidad y algo de nervios porque estaré rodeado de todos mis amigos y de mi familia", concluye la jugadora.

Etiquetas
Comentarios