Baloncesto

baloncesto

El Tecnyconta se desconecta

El equipo aragonés ha ofrecido grandes signos de debilidad en sus dos últimos partidos, sobre todo en defensa.

Boo
Askia Booker, base del UCAM Murcia, ataca sin oposición el aro del Tecnyconta Zaragoza.
J. Bernal/ACB Photo

El Tecnyconta ha protagonizado una importante involución en las dos últimas jornadas. Y la desconexión le ha sobrevenido, precisamente, en un momento muy productivo para los zaragozanos –acumulaba tres victorias en sus últimos cuatro partidos– y que parecía, además, muy propicio para haber proseguido la escalada en la clasificación: visitaba las pistas del Estudiantes y el UCAM Murcia, dos equipos accesibles a los que, de hecho, ya había superado con solvencia en los partidos de la primera vuelta.

Sin embargo, en sus dos compromisos más recientes, el Tecnyconta ha ofrecido evidentes signos de debilidad, sobre todo en la faceta defensiva, que le han condenado irremediablemente a la derrota. El equipo de Porfirio Fisac, que venía completando notables actuaciones, se halla a escasos centímetros de consumar la salvación matemática en la Liga ACB –su objetivo prioritario–, y sigue optando decididamente a las posiciones de ‘play off’, todavía a un triunfo de distancia. Pero ha emitido señales preocupantes en sus dos últimos partidos, por su fragilidad atrás y el bajo rendimiento de alguno de sus jugadores, justo cuando el calendario eleva drásticamente su exigencia en las próximas jornadas.

En este sentido, el Tecnyconta encara los próximos dos encuentros como local, aunque ante oponentes de enjundia: se medirá el próximo domingo con el Baskonia, alineado en el tercer puesto de la tabla; y siete días más tarde hará lo propio con el Unicaja de Málaga, conjunto instalado actualmente en la sexta posición, pero igualado a 14 victorias con el cuarto clasificado. Y aunque el equipo aragonés permanece en una situación privilegiada –e inesperada en el inicio de la competición–, las dos últimas derrotas han generado cierta inquietud por el desenlace y la imagen ofrecida.

El varapalo recibido en Murcia, en el partido del pasado domingo, resultó especialmente doloroso. El Tecnyconta no sólo dobló la rodilla con una facilidad imprevista, sino que también acabó perdiendo el ‘basketaverage’ particular con los murcianos, tras dilapidar los 20 puntos de ventaja obtenidos en el pabellón Príncipe Felipe, en el duelo de la primera vuelta (88-68). Además, encajó 116 tantos (116-94) frente al que era, por entonces, el segundo peor ataque de la competición –73 puntos de media por partido–. Los de Sito Alonso finalizaron la contienda con 20 triples convertidos en sus 33 intentos, lo que se traduce en un 61% de efectividad. Otro dato que retrata la impericia defensiva de los zaragozanos.

Una semana antes, el Tecnyconta tampoco había competido en Madrid, contra el Movistar Estudiantes (87-72). "Nos han faltado energía, ritmo, empuje , fuerza, valentía..", se lamentó entonces Porfirio Fisac nada más consumarse la derrota. Lejos de reaccionar ante la advertencia del técnico, los zaragozanos comparecieron en Murcia con dudas e importantes desequilibrios en su juego, sobre todo por su indolencia y sus numerosas desatenciones en las labores de contención. Nada que ver con sus anteriores actuaciones, cuando las señas de identidad de la plantilla atendían a la fuerza del grupo, el compromiso, la constancia y la implicación de todos los jugadores en un proyecto común. El equipo se ha desconectado, de manera inesperada, cuando más seguro parecía de sus fuerzas. Necesita encontrar el camino correcto para volver a competir.

Etiquetas
Comentarios