Deportes
Suscríbete por 1€

La odisea de Olena, ucraniana parapléjica, hasta abrazar a su amiga Teresa Perales

La deportista aragonesa cuenta cómo logró huir de las bombas con sus hijos mellizos y dos gatos.

La nadadora ucraniana Olena abraza a su amiga Teresa Perales.
La nadadora ucraniana Olena abraza a su amiga Teresa Perales.
Twitter

Huir de las bombas con dos hijos y una enfermedad que te paraliza el cuerpo y te impide incluso refugiarte en un búnker parece una misión imposible. Pero no lo ha sido para Olena, una nadadora ucraniana parapléjica, amiga de Teresa Perales, quien ha contado este jueves en sus redes el increíble esfuerzo de superación que ha realizado la deportista de Ucrania hasta conseguir llegar a España.

La historia comenzó apenas unos días después de la invasión de Rusia en Ucrania. "Todos los días me despierto y lo primero que pienso es en toda la gente de Ucrania que está sufriendo tanto. Hoy estoy muy contenta porque he conseguido hablar con una nadadora amiga", decía Perales en su cuenta de Twitter. Era el 28 de febrero, y aquel día confesaba también su tristeza porque Olena estaba intentando huir de las bombas hacia el interior del país. "Tiene dos niños y ella va en silla de ruedas de ruedas. Los bunker no son accesibles. Su marido se quedó obligatoriamente donde vivían. Me siento impotente", lamentaba la deportista aragonesa.

Pero este jueves por la mañana, Perales ha hecho público un vídeo en el que abraza por fin a su amiga.  "Después de días de incertidumbre y de mucho miedo por sus vidas, Olena y sus hijos, ya están conmigo. Agotados, pero a salvo. Este abrazo lo dice todo". 

La nadadora aragonesa ha empezado su hilo en Twitter dando las gracias a todas la entidades y personas implicadas en el proceso que ha permitido salvar a Olena y sus hijos (Accem, Fundación Día).  

Según explica la premio Princesa de Asturias, Olena vivía en Brovary, a apenas veinte kilómetros de distancia de Kiev, la capital ucraniana que hoy está completamente asediada. "Cuando empezó a escuchar las bombas, cogió todo lo que pudo y comenzó una odisea de huida para salvar a sus hijos". Y recorrió nada menos que 736 kilómetros, 27 horas seguidas conduciendo, con destino a un centro paralímpico de rehabilitación en Lviv Oblast. Teresa Perales apunta que se trata de una persona "parapléjica, con un pie roto, mellizos de 11 años y dos gatos. Un auténtico ejemplo de valentía y de voluntad sobrehumana".

Según continúa explicando, desde el centro paralímpico organizaron cómo podían trasladarlos a España. Antes, permanecieron descansando durante diez días en el centro, donde estaban unas 125 personas más: 40 niños y 3 bebés, 15 personas en silla de ruedas. "Después de tres días de viaje, y solo dos noches en el camino (estás sí, en hotel) y por fin a salvo". 

20 años y una guerra separan estas dos fotografías: 

Teresa Perales, con su amiga ucraniana Olena: hace 20 años y en la actualidad.
Teresa Perales, con su amiga ucraniana Olena: hace 20 años y en la actualidad.
Twitter vía @teresa_perales
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión