Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

fútbol

Londres, última escala del Real Madrid camino de Estambul 

Los blancos, que siempre rinden en las grandes citas pese a estar llenos de jirones, necesitan pólvora en Stamford Bridge para disputar su cuarta final de la Champions en seis años.

Partido Real Madrid-Liverpool: Zidane
Partido Real Madrid-Liverpool: Zidane
Kiko Huesca

Madrid, 4 may. (COLPISA, Óscar Bellot)

El Real Madrid roza la que sería su cuarta final de la Liga de Campeones en los seis últimos años, la quinta en los ocho más recientes. Aunque el 1-1 registrado en la ida disputada en el Alfredo Di Stéfano concede cierta ventaja al Chelsea, el conjunto de Zinedine Zidane siempre rinde en las grandes citas pese a estar lleno de jirones. Hace una semana, los 'blues' le pusieron contra las cuerdas durante media hora que expuso la tremenda superioridad física del cuadro británico sobre el trece veces rey de Europa, al borde de la extenuación tras un curso que le está exprimiendo con crudeza. Pero el voleón de Benzema le rescató de las catacumbas y, llegado a estas alturas, es más peligroso que nunca.

La empresa, en cualquier caso, será ardua. Para pisar el 29 de mayo el Estadio Olímpico Atatürk, los blancos deberán marcar en Stamford Bridge, escenario en el que hará escala el club de Chamartín por primera vez en los 144 años de existencia del recinto ubicado al sudoeste de Londres. Les vale la victoria o el empate a más de un gol, pero teniendo en cuenta que se trata del Real Madrid con menos pólvora de los últimos veinte años y que enfrente oposita un equipo de granito, la cuestión no es precisamente baladí. Desde el aterrizaje de Thomas Tuchel, el Chelsea ha encajado siete goles en 23 partidos y solo el West Bromwich fue capaz de pulverizar su portería en más de una ocasión. Son una auténtica muralla que habrá que asediar por tierra, mar y aire para visitar los dominios del antiguo Imperio Otomano.

Los 'blues', que aspiran a disputar por tercera vez el duelo decisivo por la 'orejona', llegan en buena forma. Asentados en el cuarto puesto de la Premier, con tres puntos de ventaja sobre el quinto, vienen de ganarle al Fulham un encuentro que Tuchel aprovechó para dar descanso a cuatro futbolistas que se perfilan titulares frente al Real Madrid: Azpilicueta, Jorginho, Kanté y Pulisic. Pese a ello, el Chelsea se impuso con comodidad gracias a un doblete del alemán Havertz, que pugna por un puesto en el once con su compatriota Werner.

Ni el ex del Bayer Leverkusen ni el que fuera delantero del Leipzig han ofrecido el rendimiento que se esperaba cuando la propiedad de Román Abramóvich abonó por ellos más de la mitad de los 247 millones que le convirtieron en la gran agitadora del mercado el pasado verano, pero son dos amenazas de considerable calibre para el Real Madrid junto al talentoso Mount y el eléctrico Pulisic, autor de la diana visitante en Valdebebas. Todo apunta a que Tuchel, invicto en sus cinco enfrentamientos con Zidane en los banquillos, podrá contar con Rüdiger, que se retiró del partido con un golpe en el rostro, lo que le permitiría reeditar la zaga que dispuso en el Di Stéfano.

No puede decir lo mismo Zidane, obligado de nuevo a barajar sus cartas con mucho tiento. La lesión muscular de Varane reduce aún más sus opciones. Regresan a la convocatoria Sergio Ramos y Mendy, aunque faltos de ritmo. El capitán no compite desde el 31 de marzo, cuando su afán por seguir pulverizando registros con la selección española le pasó factura en forma de lesión que le hizo perderse la serie de encuentros trascendentales que el Real Madrid tuvo que afrontar en abril. El lateral zurdo francés no lo hace desde la vuelta de cuartos de la Champions contra el Liverpool en Anfield. En condiciones normales entrarían en el equipo de forma paulatina, pero las circunstancias conspiran contra Zidane, una constante este curso.

Así las cosas, la duda estriba en si el Real Madrid formará con cuatro efectivos en la retaguardia o lo hará con tres centrales y dos carrileros. La segunda alternativa ofrecería mayor protección a Sergio Ramos y permitiría mantener en el eje a Militao y Nacho, una pareja que ha brillado en ausencia del camero. La primera variante permitiría desplazar al multiusos alcalaíno al carril derecho, donde Zidane echa en falta a los lesionados Carvajal y Lucas Vázquez y no confía demasiado en Odriozola. El marsellés recupera también a Valverde, que obtuvo 'in extremis' el segundo negativo que le permitió sumarse a la expedición tras superar el coronavirus. El charrúa se ha perdido los cinco últimos partidos pero pudo entrenar con regularidad, aunque por su cuenta, mientras guardaba cuarentena, lo que abre espacio para que aporte músculo a un centro del campo que fue avasallado en Valdebebas, bien de inicio o avanzado el encuentro. Arriba es fijo Benzema y parece que también Hazard, que vuelve a la casa en la que pasó siete años inolvidables.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión