Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Badminton

Cuatro jóvenes promesas del bádminton oscense participan en el Spanish Open de Ibiza y Benalmádena

Son la representación aragonesa de los convocados por la selección española para la categoría sub-15. El grupo lo forman 19 chicos y chicas que se enfrentarán a rivales de toda Europa.

Los cuatros jóvenes del Club Bádminton Huesca que viajarán al Spanish Open con la selección nacional.
Los cuatros jóvenes del Club Bádminton Huesca que viajarán al Spanish Open con la selección nacional.
HA

Llevan desde los cuatro años jugando a bádminton y desde que empezaron no han dejado de mejorar y de crecer, tanto a nivel personal como deportivo. El esfuerzo y sacrificio diario, las horas de entrenamiento, el tiempo y el dinero invertidos están dando sus frutos y en las próximas semanas, cuatro jóvenes promesas del bádminton oscense participarán por primera vez en un campeonato internacional como miembros de la selección española.

Ellos son Alejandro Gállego, Alejandro Yagües, Gonzalo Isábal y Raúl Bergua. Tienen entre 12 y 14 años y los cuatro forman parte del Club Bádminton Huesca, donde entrenan casi a diario. A finales del año pasado recibieron la mejor de las noticias. La selección española les había convocado para participar en el Spanish Open U-15, en dos encuentros, uno en Benalmádena (Málaga) y otro en Ibiza.

Para formar parte de esta lista de elegidos, el seleccionador nacional se basa en varios criterios. Por un lado, en la posición en el ranking nacional y, por otro, en los títulos ganados. Y en ambos casos, los oscenses terminaron el año por todo lo alto. Raúl Bergua y Gonzalo Isabal juegan juntos y en 2020 estaban los primeros en el ranking sub-13 en dobles. Raúl también en individual. Lo mismo para los dos Alejandros, Gallego y Yagües, en su caso en sub-15, donde ostentan el primer puesto como pareja y Gallego también en la clasificación individual.

Además de este mérito, los cuatro se llevaron medalla en el último campeonato nacional, que se celebró en diciembre. Alejandro Gallego es el vigente campeón de España en la categoría individual y Yagües, Bergua e Isabal quedaron semifinalistas terceros en dobles.

Pronto viajarán, primero a Málaga (el 30 de abril) y después a Ibiza (del 7 al 9 de mayo). No lo harán solos, aunque sus familias no vayan a ir, les acompañarán entrenadores de la selección. Entre ellos está Roberto González, una figura de total confianza para los chavales, ya que fue su entrenador en el Club Bádminton Huesca anteriormente.

Para estos jóvenes deportistas, participar en este torneo es toda una experiencia, no solo en lo deportivo, también es una superación personal. Durante unos días compartirán vivencias con compañeros de Andalucía, Galicia o Baleares, a quienes les une su pasión por el bádmiton y su faceta semiprofesional a una edad temprana. “Estoy muy orgulloso de los resultados que he obtenido y de que me hayan seleccionado junto a los otros chicos del club, que además de compañeros son mis amigos”, dice Alejandro Gallego. Aunque ya ha viajado en anteriores ocasiones a las pistas de Benalmádena e Ibiza, esta es la primera vez que lo hará con el uniforme de la selección española.

Empezó en el bádminton muy temprano, a los cuatro años, animado por su padre, que también fue jugador y entrenador. Ahora es técnico y miembro de la junta directiva del club. “Desde siempre ha sido muy coordinado y habilidoso para todo tipo de deportes y este se le da especialmente bien”, asegura Enrique Gallego, orgullo de los progresos de su hijo. “Para llegar hasta donde están, todos han tenido que ganar a rivales que están en escuelas profesionales de tecnificación. Allí reciben un tipo de entrenamiento de mucho más alto nivel que el nuestro”, explica.

Pero en el bádminton, como en la mayoría de los deportes individuales, además de una buena técnica es necesario tener otras cualidades que trascienden de lo físico. Templanza, concentración, constancia, autoexigencia… Valores que tanto Alejandro como sus compañeros manifiestan no solo en la cancha, sino también en el resto de facetas de su vida, empezando por lo académico. “El gran esfuerzo personal y la exigencia que hace falta para enfrentarse a un rival en pista se ve reflejado en cualquier otra situación. Ese sacrificio lo aplican también en los estudios”, comenta Enrique que, además, es profesor de Educación Física.

En este sentido, en prácticamente todos los colegios e institutos de Huesca capital el bádminton se practica en un momento y otro del curso. “Por suerte, aquí hay mucha tradición de este deporte y entre los clubes tratamos de promocionarlo y llevarlo a las aulas”, explica Enrique.

Junto con su club, que fue fundado hace 35 años por Ricardo Constante, hay otro más en la capital, el Veteranos Osca, que ha incorporado recientemente a niños entre sus jugadores. En la provincia también están el club de Binéfar, el de Barbastro y el de Almudévar. En Zaragoza existen el club Salduba y hay otro en Alfajarín; y en Teruel están el Utrillas y el Andorra.

Esta es la representación federada del bádminton en Aragón. Clubes que, con más o menos recursos, están sacando adelante un deporte que en los últimos años está ganando en popularidad. Esto se ve reflejado en que cada vez lo practican más personas y desde edades más tempranas. “Antes, los más pequeños empezaban a jugar a los 11 años, una edad tardía para empezar un programa de tecnificación si se compara con otros deportes”, explica Enrique. Ahora, en cambio, lo habitual es ver a niños de 4 ó 5 años que ya empiezan a practicarlo.

Para ello es necesaria una raqueta y un volante, lo que popularmente se conoce como ‘mosca’. Como dato curioso, en el momento de la salida, éste puede alcanzar velocidades de más de 400 kilómetros por hora. El bádminton se practica siempre en interior porque cualquier soplo de viento cambia la trayectoria del volante y perjudica al juego.

La covid retrasó el año pasado algunos torneos pero, desde los clubes, se ha tratado de mantener la mayor normalidad posible, sobre todo para que los jóvenes no perdieran la ilusión por seguir jugando. Las cosas también han cambiado dentro y fuera de la pista. Ahora no hay público en las gradas y se juega con mascarilla durante el calentamiento, justo hasta el comienzo del partido.

Aun así, futuras promesas como los cuatro oscenses seleccionados para el Spanish Open están más arropados que nunca por sus clubes y familias. Un apoyo sin el que no podrían haber llegado hasta aquí y gracias al que seguro podrán seguir creciendo, tanto en el deporte como en la vida. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión