Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

deportes

El judo vuelve a los tatamis aragoneses con un entrenamiento de federados en Monzalbarba

Unas 200 personas participarán este domingo en el encuentro, por grupos y de forma escalonada. Todos los inscritos deberán someterse a un test de antígenos previamente.

Imagen de archivo de un campeonato de judo celebrado en Jaca.
Imagen de archivo de un campeonato de judo celebrado en Jaca.
Heraldo

Tras un año sin apenas competiciones ni entrenamientos, el judo vuelve a los tatamis aragoneses este domingo. Será en un entrenamiento federativo organizado por la Federación Aragonesa de Judo y Deportes Asociados en el pabellón de Monzalbarba.

Distribuidos en grupos y de forma escalonada, unas 200 personas participarán en el encuentro desde las 9 de la mañana. Por motivos de seguridad, todos los inscritos deberán someterse previamente a un test de antígenos. Las pruebas se realizarán esa misma mañana, antes de acceder al pabellón donde se va a desarrollar el entrenamiento.

A la cita acudirán judocas de todo Aragón que practican este deporte federados y, por su alto nivel, forman parte del Plan Aragonés de Tecnificación Técnica en esta disciplina. Durante las sesiones, se realizarán actividades técnico-tácticas que servirán como toma de contacto para las próximas competiciones.

Habitualmente, este tipo de encuentros se celebran una vez al mes pero a causa de la pandemia, hace un año que no se han podido organizar. La paulatina vuelta a los tatamis se está haciendo bajo un estricto protocolo reforzado de seguridad anti-covid.

Este incluye el uso obligatorio de mascarilla en todo momento y que cada judoca interactúe solo con su mismo compañero. El lavado tanto de pies como de manos con gel hidroalcohólico es obligatorio y no habrá público ni se podrán usar los vestuarios y duchas.

Junto con los participantes en el entrenamiento federativo, este domingo en Monzalbarba también se va a desarrollar el curso de superación técnico para conseguir el cinturón negro de primer y segundo dan. Las pruebas a este nivel, casi el máximo dentro del judo, solo se pueden realizar en eventos de este tipo, organizados por la federación e impartidos por técnicos colegiados. Hasta cinturón marrón, justo el previo al negro, los aspirantes se pueden examinar en clubes privados, siempre con la supervisión de la federación.

Un año de pandemia entrenado como se puede

Durante estos meses de pandemia, los judocas aragoneses han intentado mantener cierto ritmo de entrenamiento, adaptándose como podían a las circunstancias. Lo han sufrido especialmente quienes tenían que prepararse para alguna de las competiciones nacionales que sí se han podido celebrar.

En este sentido, los clubes han tenido que realizar un gran esfuerzo para adaptar sus instalaciones y reorganizar su forma de trabajo. Se han ampliado horarios para poder prestar servicio a más personas con los aforos limitados y, en el caso de los niños más pequeños, los entrenamientos se están haciendo con muñecos.

Todo ello con el objetivo de que los usuarios pudieran seguir entrenando con cierto contacto pero siempre con la seguridad por delante. Para ello ha resultado fundamental crear grupos burbuja, como las aulas de los centros escolares, limitando así la relación a un número de personas reducido y siempre las mismas.

Por su parte, la Federación Aragonesa de Judo y Deportes Asociados también se ha ido adaptando a la nueva situación, sobre todo en el ámbito de las nuevas tecnologías. En estos meses, se han empezado a introducir charlas online sobre el judo y la mujer, por ejemplo, y hay planteados varios webinars para el futuro más próximo.

En Aragón, hay 29 clubes para la práctica de judo y otras disciplinas asociadas, como aikido, jiu-jitsu o kendo. Del total, una veintena se dedican solo al judo y la mayoría se reparten entre Huesca y Zaragoza, excepto dos que están en la provincia de Teruel, uno en Alcañiz y otro en la capital.

El judo se practica desde los 4 ó 5 años, empezando por cinturón blanco. Desde ahí, hay una escala de siete colores más, hasta alcanzar el máximo nivel, el rojo. En Aragón, este deporte a nivel federado se practica a través de los juegos escolares que organiza la federación, con competiciones y ligas privadas de los clubes, y con la participación en la copa de España.

Este campeonato se organiza en torno a un circuito de seis pruebas por categoría. Del total, tres se celebran en la comunidad aragonesa, en la Copa de España Huesca la Magia. Las pruebas de infantil y cadete se disputan en la capital oscense, la junior en Binéfar y la absoluta en Jaca. En el último año, varias de estas citas no se han podido realizar por la situación sanitaria pero se espera poder recuperarlas a partir de septiembre de este 2021.

Entre los últimos logros del judo como deporte, 13 judocas aragoneses se han incorporado este año a la calificación del DAAR (Deportistas Aragoneses de Alto Rendimiento). La permanencia en este ranking dura entre dos y tres años y, actualmente, entre quienes ya estaban y las nuevas incorporaciones, más de 20 personas representan esta disciplina en la lista.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión