Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Tiger Woods se destrozó la pierna derecha al estrellarse con su coche

El golfista sufrió fracturas abiertas en la parte superior e inferior de la tibia y el peroné y lesiones adicionales en los huesos del pie y el tobillo. El estadounidense fue "muy afortunado" por salvar la vida, gracias a que conducía un todoterreno de lujo "y a que llevaba el cinturón de seguridad abrochado".

Estado en el que quedó el coche de Tiger Woods
Estado en el que quedó el coche de Tiger Woods
EP

Tiger Woods se recupera de la operación de urgencia a la que fue sometido el martes por las graves lesiones que sufrió en la pierna derecha al estrellarse solo con su automóvil en una carretera cercana a Los Ángeles (California). El golfista estadounidense fue encontrado en estado consciente tras la colisión, ocurrida poco antes de las 07:15 (hora local) en una sinuosa carretera de Ranchos Palos Verdes, al sur de Los Ángeles.

El vehículo conducido por Woods, el único implicado en el accidente, se salió de la vía, chocó contra el bordillo y contra un árbol y dio varias vueltas de campana antes de terminar volcado de costado a decenas de metros del punto del accidente, según explicó la oficina del sheriff del condado de Los Ángeles. Carlos González, ayudante del sheriff y el primer agente en llegar a la zona, dijo que Woods fue hallado "lúcido y tranquilo". "Me dijo que se llamaba Tiger, y en ese momento le reconocí", explicó González este miércoles en rueda de prensa.

Los equipos de rescate tuvieron que extraer a Woods a través del parabrisas del coche y trasladarlo en ambulancia al Harbor-UCLA Medical Center, especializado en traumatología. Woods fue objeto de una "larga intervención quirúrgica" de urgencia por "importantes lesiones" en la parte inferior de la pierna y el tobillo derechos, según informó el jefe médico de la institución, Anish Mahajan, en un comunicado de la fundación de Tiger.

El legendario golfista sufrió fracturas abiertas en la parte superior e inferior de los huesos de la tibia y el peroné y lesiones adicionales en los huesos del pie y el tobillo, señaló el texto, difundido por la cuenta de Twitter del jugador. Las fracturas tuvieron que ser estabilizadas mediante la inserción de varillas y una combinación de tornillos y clavos, detalló. "Él está actualmente despierto, receptivo y recuperándose en su habitación del hospital", añadió el comunicado.

Las causas del choque siguen siendo investigadas, aunque el sheriff de Los Ángeles, Alex Villanueva, señaló que el vehículo pudo haber circulado a mayor velocidad de la recomendada. Tiger Woods fue "muy afortunado" de sobrevivir al accidente, dijo el agente Carlos González, mencionando entre los factores a su favor el tipo de vehículo, un todoterreno de lujo, y el hecho de que "llevaba el cinturón de seguridad abrochado".

El agente explicó que el tramo de carretera en el que el golfista probablemente perdió el control es descendente y sinuoso, propenso a los accidentes. No se hallaron evidencias de que Woods estuviera bajo los efectos del alcohol o algún tipo de droga, informó el departamento. El golfista se encontraba en el área de Los Ángeles porque allí acogió la semana pasada su torneo anual Genesis Invitational, y el martes conducía un vehículo de cortesía.

Grandes estrellas del deporte y sus propios colegas del circuito PGA expresaron rápidamente sus deseos de una pronta recuperación de Woods. "No tengo ninguna duda de que volverá (..) Hay algo único y especial en Tiger", dijo el expresidente estadounidense Donald Trump, aficionado y propietario de campos de golf, a la cadena Fox. "Enviando mis oraciones para una pronta recuperación para el mejor de todos los tiempos del golf. Si hemos aprendido algo a lo largo de los años, es a no descartar nunca a Tiger", dijo el también expresidente Barack Obama en Twitter.

El accidente de Tiger Woods también removió durante horas el trauma que sufrió hace un año la NBA con la muerte de Kobe Bryant en un accidente de helicóptero ocurrido también en Los Ángeles. "Soy un gran aficionado al golf, adoro verle jugar, pero en este momento no se trata de golf, sino de su calidad de vida y de estar ahí para sus hijos", dijo Stephen Curry, estrella de los Golden State Warriors.

El golfista ha sido operado de varias lesiones en sus piernas

Otros incidentes al volante

Tiger Woods es uno de los más grandes golfistas de la historia con 15 títulos de Grand Slam (a tres de Jack Nicklaus) y 82 de la PGA, una cifra récord del circuito que comparte con Sam Snead, y un carisma que logró multiplicar la afición por este deporte. En las últimas temporadas el jugador estadounidense ha estado lastrado por problemas de espalda, para los que recientemente se sometió a una quinta operación. Ese nuevo paso por el quirófano volvió a envolver de dudas el futuro deportivo de Woods, quien en otras ocasiones ha protagonizado espectaculares recuperaciones de sus lesiones y problemas personales.

En 2009 se vio envuelto en un gran escándalo tras otro accidente de tráfico frente a su casa de Windemere, Florida. Posteriormente comenzaron a salir a la luz numerosas infidelidades que un año después derivaron en el divorcio de su esposa, la sueca Elin Nordegren, con quien tuvo dos hijos.

En 2010 regresó a la competición, pero sus problemas de espalda le devolvieron al quirófano. En mayo de 2017 fue detenido cerca de su vivienda en Florida después de quedarse dormido al volante de su coche en plena calle, lo cual el golfista justificó por haber tomado una mezcla de medicamentos recetados. Woods se declaró culpable de conducción temeraria y tuvo que afrontar una multa y servicios comunitarios.

En 2019 realizó un asombroso retorno al éxito al conquistar el Masters de Augusta, su primer título importante en 11 años. Su última aparición en los campos fue en el torneo familiar PNC Championship, en el que por primera vez compitió formando pareja con su hijo Charlie, de 11 años.

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión