Despliega el menú
Deportes

deportes

La hípica sortea los obstáculos de la pandemia

Impulsado por el auge de las actividades al aire libre, el deporte ecuestre está muy demandado en los últimos meses. 

Enrique Riverés, en el Centro Hípico Las Torres
Enrique Riverés, en el Centro Hípico Las Torres
Heraldo.es

La pandemia plantea obstáculos y el caballo los sortea. Como si de un concurso de saltos se tratase, el deporte ecuestre ha ido esquivando las dificultades surgidas en el último año. Empezando por el cierre de los centros, durante varios meses en los que hubo que seguir dando de comer a los animales a pesar de no percibir ingresos, y terminando por las limitaciones geográficas que todavía condicionan al sector.

Tras superar -a duras penas- el confinamiento con un gasto medio de alrededor de 80 euros mensuales por caballo, los clubes de hípica aragoneses han logrado reponerse gracias al auge de la actividad al aire libre. Desde mayo hacia aquí, el interés por aprender a montar ha crecido sustancialmente; pero no todos los empresarios han tenido la misma suerte. A pesar de que en verano, cuando el virus aparentó ofrecer una pequeña tregua, las condiciones fueron similares en todo el territorio aragonés, las siguientes oleadas de covid se tradujeron en restricciones de movilidad que han resultado beneficiosas para unos y perjudiciales para otros.

A raíz del cierre perimetral de Zaragoza que estuvo vigente hasta este jueves, los centros ecuestres situados en la capital (Zaragoza Hípica, El Abejar, Parque del Agua…) atrajeron a la mayor parte de los usuarios; al tiempo que el resto de empresas sufrían el efecto contrario, el bajón de clientes a consecuencia de las cortapisas geográficas.

Uno de estos clubes es el Centro Hípico Las Torres, situado en el Burgo de Ebro y dirigido por Enrique Riverés, quien espera que la afluencia de reservas aumente “considerablemente” a partir de este fin de semana. “En los últimos meses no hemos podido recibir clientes de Zaragoza capital, pero ahora, con el desconfinamiento de la ciudad, la gente se moverá mucho más”, explica Riverés, y celebra que su deporte sea una de las actividades al aire libre más demandadas de la actualidad.

El confinamiento, al igual que en otras disciplinas, fue realmente complicado a nivel económico; pero en los últimos meses estamos pudiendo trabajar bastante con las consiguientes medidas de seguridad”, añade Riverés, coincidiendo con la opinión de Rafael Sauco, propietario del club que lleva su apellido en Pinseque.

Auge en los centros hípicos aragoneses
Actividad en la Hípica Sauco, en Pinseque.
Heraldo

Yo preferiría que hubiese sido un año normal a nivel económico, pero no nos podemos quejar con el resultado de los últimos meses. A pesar de que los centros de Zaragoza capital son los que más se han beneficiado a causa del cierre perimetral, nosotros también hemos percibido un incremento que sirve para contrarrestar, en parte, lo que sufrimos entre marzo y mayo de 2020”, indica Sauco, quien considera que las tendencias en tiempos de pandemia son muy variables y es difícil aventurar si la hípica mantendrá este apogeo que ha conllevado un aumento del número de licencias.

El ejercicio 2020 se cerró con 2.800, 400 más que en 2019. Y este 2021, tal y como explica Mauricio Silva, presidente de la Federación Aragonesa de Hípica y propietario del centro Haras de Mundiel -igualmente ubicado en Pinseque-, va camino de mejorar esos registros gracias a que “cada vez son más” las personas que se interesan por conocer el mundo del caballo.

El perfil del usuario abarca desde los 3 años hasta los 65 o los 70. El auge se ha percibido en personas que se inician, que apuestan por aprender a montar”, comenta Silva, antes de pasar a analizar la situación de las competiciones ecuestres, que, aunque podrían reiniciarse este mismo fin de semana, no volverán hasta el 27 o 28 de febrero.

Torneos nacionales

El confinamiento provincial que sigue vigente en Aragón condiciona el regreso de los torneos oficiales, pero se están buscando soluciones para que se puedan celebrar. Así, según adelanta Silva, la federación pretende darle carácter nacional a algunos eventos para que los desplazamientos entre Huesca, Zaragoza y Teruel se puedan realizar con la pertinente autorización.

Con las restricciones actuales, se puede viajar para una competición nacional pero no territorial. Hemos planteado darle carácter nacional a los torneos de salto y raid. En doma no hay grandes problemas porque casi todos los que la practican son de la provincia de Zaragoza; y en el resto de disciplinas esperaremos a ver cómo evoluciona la situación, puesto que los primeros eventos se programarán a finales de marzo y todo puede haber cambiado”, concluye Silva.

Etiquetas
Comentarios