Despliega el menú
Deportes

motogp

Mir explota la regularidad en el año más irregular de MotoGP

El balear pasó de asegurar antes del Gran Premio de Teruel que su máximo interés era ganar su primera carrera en MotoGP a reconocer que el objetivo primordial es el título, un reto para el que quiere hacer valer su consistencia.

Joan Mir.
Joan Mir.
Javier Cebollada/EFE

Matemáticamente hablando, los catorce primeros de la general de MotoGP aún tendrían opciones de ser campeones del mundo a tres grandes premios de que termine la temporada 2020. El líder, Joan Mir, cuenta con 137 puntos tras once pruebas en las que se han puesto en juego 275. Es decir, ha sumado algo menos del cincuenta por ciento. El decimocuarto, Johann Zarco, está a 73. El francés cierra un grupo con otros cinco que están a menos de tres victorias del primero: Jack Miller, Miguel Oliveira, Danilo Petrucci, Brad Binder y Álex Márquez. Los seis han subido al podio y tres -Oliveira, Petrucci y Binder- han ganado una carrera. Por delante tienen a otros cuatro que están a menos de dos triunfos: Andrea Dovizioso, Álex Rins -estos dos ganadores de un gran premio cada uno-, Takkaki Nakagami y Pol Espargaró, este con tres cajones en su haber. Y son los cuatro primeros de la general los que se mantienen en el margen que da una victoria, 25 puntos. Tras Mir está Quartararo a 14, Viñales a 19 y Morbidelli, ganador este domingo en el Motorland de Aragón, justo a 25.

«Parece que volvemos a entrar en el juego, vamos cuartos y vamos a estar pensando en todo momento en atacar e intentar evitar cometer errores, trabajar bien y ver hasta dónde somos capaces de llegar al final de la temporada», reconocía el italiano tras su segundo triunfo en 2020. Morbidelli puede jugar al juego del '¿y si.?', pensar en cómo estaría de no haberse dado un par de circunstancias en las que no tuvo la responsabilidad de su mal resultado. En Brno fue víctima de un incidente provocado por Zarco, aunque del que más se acordará será del de la segunda carrera en Jerez, cuando su motor dijo basta a nueve vueltas para el final en el momento en el que le peleaba el tercer puesto a Rossi.

De hecho, en esta línea, Viñales había señalado antes de comenzar el Gran Premio de Teruel que había calculado una pérdida de 40 puntos por problemas mecánicos. El más llamativo, el que le llevó a quedarse sin frenos en la recta del Red Bull Ring, lo que le obligó a saltar de la moto a más de 200km/h. «El que lleva una moto idéntica a la mía es Fabio. Nuestro objetivo es quedar delante de él y quedar primera Yamaha. Lo demás al final no está en nuestras manos», aseguraba el catalán, frustrado tras su séptimo puesto del domingo, uno por delante de Quartararo. Una jornada que le hizo terminar con muchas dudas sobre los altibajos con su moto, pese a que las Yamaha han ganado seis de las once carreras disputadas hasta ahora. «Lo que está en nuestras manos es ser la primera Yamaha. Hoy Franco ha hecho una carrera perfecta, y nosotros bastante mala. A nivel Yamaha no hemos hecho un buen trabajo, pero hemos quedado delante de Fabio que es el que estaba delante de nosotros en el campeonato», agregaba el español.

Precisamente el que no tiene muchas razones ajenas para lamentarse es Quartararo, cuya pérdida de puntos ha estado relacionada con errores propios o bajones de rendimiento, como en las dos de Austria, en mojado en Le Mans, o en la última de Teruel. Una irregularidad que se confronta con la solvencia del líder, que solo en la República Checa quedó en fuera de juego por motivos ajenos, cuando se lo llevó por delante Iker Lecuona, aunque seguro que tampoco olvidará lo sucedido en el segundo fin de semana austriaco, cuando la carrera que lideraba con solvencia se tuvo que detener por ese incidente en los frenos de Viñales; en la reanudación fue cuarto.

Desde ese momento Mir, sin haber ganado todavía, ha sumado 126 puntos por los 64 de Quartararo, los 76 de Viñales y los 81 de Morbidelli. El segundo piloto de la parrilla que más ha acumulado en este periodo tras Mir es su compañero, Rins, que ha sumado 40 menos en estas ocho carreras. «Está claro que es un objetivo que tengo, pero tengo clarísimo que por encima de ganar una carrera está ganar el campeonato», razonaba el domingo el líder tras ser tercero, y después de haber asegurado días antes que le ocupaba más estrenarse en lo más alto del podio que el título. Probablemente en una estrategia de rebajar el nivel de presión que le espera en este tramo final del campeonato. «Si para ganar una carrera tuviese que hacer una locura y asumir demasiados riesgos creo que me lo pensaría. Está claro que ahora hay que pensar bien las cosas, ver qué tengo que hacer para ganar porque sumar un cero con solo 75 puntos en juego es para pensárselo bien», indicó el de Suzuki. Es el momento de que el líder aproveche ese punto fuerte, la regularidad, en el Mundial más irregular que se recuerda.

Etiquetas
Comentarios