Despliega el menú
Deportes

deportes

El 'fitboxing', boxeo sin contacto en auge, busca campeón mundial en Madrid

"Es el cuarto año que organizamos las finales, para nosotros es el gran evento del año", explica Nebrera.

Fitboxing
Fitboxing
Pixabay

El 'fitboxing', una disciplina del boxeo sin contacto por equipos impulsada por una cadena de gimnasios española desde hace cinco años, que vive un auge con miles de adeptos, buscará este sábado en Madrid a sus nuevos campeones mundiales, donde acudirán 500 participantes de tres países.

Con 45.000 personas practicando este deporte en 140 centros distribuidos por diez países, la mayoría de ellos en España pero también en Argentina, Italia, Estados Unidos, Perú o Colombia, esta disciplina que une golpes de boxeo y 'kick boxing' a un saco al ritmo de una música ha conseguido que sus campeonatos, que van por su cuarta edición, sean homologados por el Consejo Mundial de Boxeo.

"Es el cuarto año que organizamos las finales, para nosotros es el gran evento del año. Los entrenadores de cada gimnasio montan equipos a nivel local, estos se enfrentan en campeonatos regionales, y de ahí pasan al mundial", explica a EFE Pablo Nebrera, consejero delegado de la cadena de gimnasios Brooklyn Fitboxing, impulsora de esta disciplina de boxeo sin contacto.

El 'fitboxing' es la traslación de los entrenamientos de boxeo sin contacto a un formato competitivo en el que los participantes tienen que golpear unos sacos dotados de unos sectores al ritmo de una música y con una secuencia que incluye tanto golpes de boxeo como patadas de 'kick boxing'. En función de la potencia y la sincronización con el golpe, cada jugador recibe puntos.

En los mundiales, dos equipos de cuatro jugadores cada uno compiten golpeando al son de la misma música y reciben una puntuación dividida a la mitad entre la que otorgue el sistema y la que les ponga un grupo de expertos en boxeo, que también evalúan la sincronía de todo el equipo.

"Participarán equipos de España, Argentina e Italia, porque todavía no ha habido torneos regionales en Estados Unidos y Colombia, que se integrarán al año que viene. La final es en una discoteca y es bastante peculiar, una mezcla de cena de gala con deporte, luces... Es espectacular", asegura Nebrera.

Digna de mención también es la progresión de una disciplina que nació hace apenas seis años y fue "fruto de la crisis", según su fundador, que después de haber cerrado una cadena de gimnasios por los estragos de la recesión económica y la subida impositiva del IVA a los gimnasios, probó a lanzar un nuevo modelo.

"Siempre he pensado que al 95 % de la gente sufrir entrenando no le gusta, sino que quiere divertirse, así que teníamos que buscar algo divertido, pero que a la vez tuviera un ángulo de entrenamiento efectivo, y a partir de ahí surgió la idea", explica Nebrera.

Brooklyn Fitboxing es una empresa participada al 50 % por su fundador, mientras que la otra mitad de la sociedad es propiedad de 'Maravillabox', la compañía del boxeador argentino Sergio 'Maravilla' Martínez y su representante, Miguel Ángel de Pablos.

El púgil argentino aportó su imagen al proyecto y asesoramiento a la hora de crear las rutinas de entrenamiento, en las que también colaboró el campeón español Manel Berdonce. La combinación de los golpes, los sensores en los sacos y sincronización con la música, están patentadas.

Una de las virtudes del sistema es que, al premiar la sincronización con la música, engancha por igual al público masculino y femenino.

No en vano, los tres campeonatos mundiales hasta la fecha han sido ganados por un equipo formado íntegramente por mujeres: 'Los Ángeles de Buly', procedentes del centro situado en el barrio madrileño de Las Tablas, al norte de la capital española.

Con 140 gimnasios funcionando, un centenar en España, una decena en Argentina, Italia y Holanda, y el resto diseminados entre Estados Unidos, Colombia, Perú o Irlanda, la compañía va a cerrar el año con una facturación de 20 millones de euros.

La causa de esta rápida expansión, aseguran, es un modelo de franquicia que se rentabiliza "fácilmente" y con el que esperan abrir unos 60 centros más en 2020, con Portugal, Reino Unido y Estados Unidos como principales objetivos.

Para los 'fitboxers' el foco de atención estará este sábado en el Hotel Dome de Madrid, sede de las primeras eliminatorias, y la Sala Cats, donde se disputarán las semifinales y la final, en un campeonato que espera recibir a 2.000 personas y en el que el equipo ganador podrá elegir la organización benéfica a la que la organización donará 2.000 euros.

Etiquetas
Comentarios