Deportes
Suscríbete por 1€

deportes

Alex Txikon: "Me planteo la montaña en un estilo puro y expuesto"

El alpinista vizcaíno de 37 años ofreció una conferencia en el Teatro Olimpia de Huesca sobre su intento de coronar#el ochomil K2 en invierno.

Alex Txikon, en el patio de butacas del Teatro Olimpia de Huesca.
Alex Txikon, en el patio de butacas del Teatro Olimpia de Huesca.
Verónica Lacasa

Fue el primero en ascender el Nanga Parbat en invierno. También lo ha intentado dos veces en el Everest y este último año en el K2. Parece que trate de huir del calor.

La verdad es que en cuanto siento calor me pongo nervioso. En diciembre partiré hacia la Antártida, donde será verano, con la idea de explorar territorios vírgenes. Ya estuve allí en 2006 con ‘Al filo de lo imposible’ y me apetece regresar.

En el K2 se tuvo que dar la vuelta cuando se encontraba a 7.000 metros de altura. Antes, durante la expedición, con su equipo tuvo que participar en la búsqueda en el Nanga Parbat de Daniele Nardi y Tom Ballard, de los que finalmente se pudieron recuperar sus cuerpos. Las condiciones con las que se encuentra tienen que ser muy duras.

En el invierno pasado en el K2 tuvimos temperaturas de hasta 48 grados bajo cero y ráfagas de viento solo en el campo base de 109 km/h que en la cima llegaban a ser de entre 200 y 259 km/h. Sin duda, fue mucho más duro que en el Everest.

Junto a usted estuvo el oscense Lorenzo Ortas, vicepresidente de Peña Guara.

Nos acompañó hasta el campo base y estuvimos en el memorial, un monolito en el que se recuerda a los desaparecidos en la montaña. Fue muy emocionante.

Ortas formó parte hace 24 años de una expedición aragonesa a esa cumbre en la que perdieron la vida sus compañeros Lorenzo Ortiz, Javier Olivar y Javier Escartín. ¿Qué es lo que le atrae a usted para asumir los riesgos que asume?

La lucha constante con la naturaleza y la unión que se genera en el grupo y que hace aflorar lo mejor de cada persona. Te marcas una meta y por el camino aparecen retos cuya consecución genera satisfacción. Es toda una aventura, desde el trekking hasta la escalada como tal. No tiene nada que ver hacerlo en verano o en vierno. La diferencia entre una estación y otra no es ponerte unos guantes más gordos o una chaqueta que abrigue más. La montaña a la que te enfrentas es totalmente diferente.

En su currículum figuran doce de las catorce cimas más altas del mundo, ¿no se plantea hollar los dos ochomiles que le restan?

Creo que sería un error. Me vale más haber subido al Nanga Parbat en invierno que 28 ochomiles. Nirmal Purja acaba de encadenar los catorce en siete meses. Ha sido una carrera meteórica, todo un reto, pero mi estilo es otro.

¿Qué le pareció la imagen del Everest publicada en mayo en la que aparecía una fila de personas esperando para coronar el techo de la Tierra?

No soy un extremista, hay miles de montañas en el mundo entre las que elegir. A la gente le vale más decir que ha estado en la cumbre del Everest que el cómo lo ha hecho. Yo creo que es más importante la manera en la que consigues algo que el hacerlo. ¿De qué te sirve decir que has completado el Tour de Francia si has ido en moto o en bici eléctrica? Creo que el alpinismo es más divertido como yo me lo planteo, dentro de un estilo puro y muy expuesto a condiciones duras. A los que amamos la naturaleza y nos encanta la montaña de verdad no nos hace falta irnos tan lejos para disfrutar. En el valle de Tena o en cualquier otro punto del Pirineo oscense lo podemos hacer.

En sus expediciones trata de innovar empleando, por ejemplo, iglús en vez de tiendas. También tiene fama de que los sherpas prefieren trabajar con usted aunque vayan a ganar menos.

Les trato como a uno más y lo mismo que intento conseguir para mí lo busco para ellos. Si el monte está mal, lo está para todos. Hay que tener empatía y respeto porque la suerte no llega, hay que trabajarla en equipo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión