Deportes

Ciclismo

Aragón espera la inminente llegada de la Vuelta a casi 2.000 metros de altura

Las localidades de Manzanera, Los Cerezos y Arcos de las Salinas aguardan con ilusión a los corredores.

Teruel espera la llegada de la quinta etapa de la Vuelta Ciclista España desde primera hora de la mañana. Las localidades de Manzanera, Los Cerezos y Arcos de las Salinas aguardan con ilusión a los corredores, también lo hacen los miles de aficionados que se han desplazado desde todos los rincones del país hasta la comarca Gúdar-Javalambre, donde el pelotón terminará la etapa en un final inédito a casi 2.000 metros de altura.

La estrecha carretera por donde subirán los ciclistas desde Arcos de las Salinas, donde muchos fans han comido, hasta el pico del Buitre, final de etapa, está jalonada por miles de aficionados a ambos lados del estrecho camino durante los 12 kilómetros que separan al municipio del Observatorio Atrofíscio de Javalambre. 

“Somos de Cataluña, pero venimos todos los veranos de vacaciones a Mora de Rubielos. Hemos comido en Arcos de las Salinas y no nos íbamos a perder la llegada a Javalambre, ni mañana la salida en Mora. La comarca Gúdar-Javalambre Existe, que lo sepa todo el mundo”, ha señalado un aficionado al ciclismo, Manuel Deingunza, venido desde Tarrasa.

Que Teruel Existe es una de las frases que más se escuchan en la línea de meta, donde los aficionados están disfrutando de las vistas turolenses desde el “cielo de Teruel” y el Observatorio. Un joven valenciano, Jorge Pons, señala que se ha venido con sus amigos desde Valencia, bien preparados con bebidas, para ver una etapa en la que la dura subida final empezará a marcar diferencias entre los corredores de esta edición.

Una fiesta del ciclismo con todas las letras, ya que en las cunetas, bien cerca de la meta, se han improvisado hasta bares que no dejan de servir bebidas y comida para no perder las fuerzas y esperar con entusiasmo al cansado pelotón.

Ampliaremos información

Etiquetas
Comentarios