Despliega el menú
Deportes

atletismo

Muere Joaquín Pacheco, uno de los personajes más famosos de las carreras zaragozanas

Joaquín Pacheco, de 65 años, inconfundible en la línea de salida con su silla de ruedas adaptada, aseguraba que su "gran vicio" era el atletismo. Su otra gran pasión, la pintura. 

DJoaquín Pacheco, en su ultima cita, la 40ª Popular Ibercaja por la Integración, celebrada el pasado 5 de mayo.
Joaquín Pacheco, en su ultima cita, la 40ª Popular Ibercaja por la Integración, celebrada el pasado 5 de mayo.
ARANZAZU NAVARRO

Se había convertido en un imprescindible de las carreras de asfalto de Zaragoza; inconfundible con su silla de ruedas adaptada, que fabricaba el mismo, en primera fila; siempre con una sonrisa, saludando a los atletas antes de que las pruebas dieran el pistoletazo de salida. Joaquín Pacheco tenía un vicio: el atletismo, pasión que podrá seguir disfrutando allá donde esté. El zaragozano, de 65 años, ha fallecido este viernes dejando un enorme vacío en la gran familia de los corredores populares.

El deporte presenta ejemplos de superación, de motivación y de sacrificio, tres cualidades que hacen que el que las tenga sea capaz de conseguir todas sus metas. Como Pacheco, que abanderaba la gran filosofía del "querer es poder"; un nombre familiar, que desarrolló toda su vida deportiva en silla de ruedas después de que los médicos le recomendaran combinarla con las muletas, sus eternas compañeras desde que tenía 3 años cuando sufrió la polio. Una doctora que dirigía su rehabilitación le aconsejó que practicara deporte. Y no pudo ser una decisión más acertada. Se inició con la propia adquisición de la silla. De la de paseo, que era de una firma italiana, pasó a una especial de baloncesto que se la fabricaron en Suiza. Para afrontar su primer Campeonato de España de medio maratón en 2000, en la localidad riojana de Alfaro, se marchó a Berlín y se compró una de tres ruedas. A partir de ahí, lo que un día comenzó como un hobby se convirtió para este zaragozano "en una forma de vivir intensamente".

Más de dos décadas sumando y sumando kilómetros en el asfalto -y también en pista-, desde que 1996 debutara en la emblemática Popular por la Integración de Ibercaja, hasta completar todas las distancias para llegar al maratón. No había prueba que se le resistiera: tampoco las de ciclismo o duatlón, disciplina en la que también hizo alguna incursión. El último evento que no se perdió fue la carrera de Ibercaja, que celebró el pasado 5 de mayo su 40 aniversario. No podía fallar este aventurero, amante de la pintura –con 18 años hizo su primera exposición–y de las manualidades, al que se le echará mucho de menos en la meta.

Etiquetas
Comentarios