Deportes

Ciclismo

Barceló y Samitier dan un paso más

Ambos ciclistas aragoneses han destacado en sus últimas carreras, confirmando su progresión en su segundo año como profesionales en el Euskadi-Murias.

Fernando Barceló y Sergio Samitier, en la salida de la última Vuelta a Aragón.
Antonio García

En las afiladas cadenas costeras del litoral del alpino sur francés y en las sinuosas elevaciones del corazón de Andalucía, han dejado su huella en las batallas de los últimos días los dos jóvenes ciclistas aragoneses del Euskadi-Murias: Fernando Barceló se codeó con los mejores en el Haut Var, una de las históricas carreras del calendario francés, mientras Sergio Samitier se metía cada dos por tres en las televisiones que sintonizaban la Vuelta Andalucía, la Ruta del Sur, de escapada en escapada.

Este fin de semana pasado, con el desenlace de ambas carreras, ha confirmado un nuevo pasito adelante de ambos corredores, aún en formación, en su segunda temporada en el ciclismo profesional. Después de un primer año siempre duro en estos casos, el gran salto, exigente en adaptación a ritmos, kilometrajes, dinámicas de carrera, densidad de calendario, tanto Barceló como Samitier han iniciado el nuevo año con buenas sensaciones y cierto protagonismo. “He empezado con buen pie. En Valencia ya estuve delante en alguna etapa. Sabía que me costaría el salto a profesionales por mis características. Ahora, voy progresando, lentamente, pero siento que he dado un paso más. Soy un corredor que mejora con prueba y error, prueba y error. Ya comienzo a notarme asentado”, explica Samitier. "Para mí es muy pronto aún. Sabía que en Mallorca y Valencia aún no estaría bien, pero aún así hice entre los 25 primeros un día y estuve escapado otro", cuenta Barceló.

Samitier, camino aún de los 24 años, ha sido protagonista de las fugas de la Vuelta Andalucía, ganada por el danés Jakob Fuglsang (Astana). En la primera etapa se metió en la escapada que le permitió vestirse con el maillot de líder de la montaña. Desde ese momento, esa clasificación se convirtió en un objetivo, junto a la búsqueda de un triunfo, con la etapa reina en la recámara del fusil. Ese día, la cuarta etapa, desplegó su mejor actuación como profesional: se metió en la fuga inicial, lo cazaron, saltó de nuevo, se fue en solitario y en el tramo final, el grupo de favoritos le echó el lazo. Pero, lejos de dejarse llevar, Samitier aún resistió con Simon Yates, vencedor de la Vuelta a España 2018, y Peio Bilbao, emergente ciclista vasco. Al barbastrense le acabarían tumbando los desniveles del Puerto de Hazallanas, en Sierra Nevada (Granada). No consiguió el premio de la montaña, pero dejó muescas de talento por toda la carrera. “Quería pelear la etapa, pero Lotto tiró detrás para defender el liderato de Wellens y no me dejaron margen ni en la fuga ni cuando me marché solo”, relata Samitier.

En Francia, ha vuelto a lucir Fernando Barceló. El Tour del Haut-Var ya fue el año pasado la prueba donde se dio a conocer: se metió en escapadas y ganó el maillot de la montaña. De nuevo, ha exhibido unas notables cualidades para este recorrido resquebrado y explosivo. Solo el grupo de los mejores, con gente de la elite mundial, como Pinot o Bardet, acabó delante en la etapa decisiva del Mont Faron, donde finalizó 14º, puesto que le dejó el 17º de la general (sumando puntos UCI) y segundo en la clasificación de los jóvenes. "Creo que se me da bien porque el recorrido es muy parecido al terreno donde entreno en Huesca: subidas y bajadas, puertos tendidos.... Estoy muy contento por el resultado y por verme cerca de gente tan buena", reconoce el ciclista oscense.

Ahora, Barceló y Samitier, tras correr también en este inicio de temporada la Challenge de Mallorca y la Vuelta a la Comunidad Valencia, levantarán algo el pie, de cara a las carreras de mitad de marzo, la potuguesa Vuelta al Alentejo y la Volta a Catalunya. El equipo aún no les ha definido el calendario. “Me gustaría correr en Cataluña, pero iré donde me digan. Estoy convencido de que conforme pase el año estaré disputando algún buen resultado. Ya me veo más cerca de los mejores, y eso era imposible la temporada pasada”, apunta Samitier. «Ahora toca entrenar. Luego, veremos si voy a Alentejo a pelear la general o a Cataluña a dejarme ver», apostilla Barceló, cada vez más definido como escalador: "Cuanto estoy en forma, me van bien las carreras duras y selectivas". 

Etiquetas
Comentarios