Despliega el menú
Deportes

2019: un año para resurgir en el deporte aragonés

El Real Zaragoza termina 2018 alejado de sus expectativas, en la confianza de que 2019 y Víctor Fernández traigan un cambio de rumbo. Mientras, la SD Huesca sueña con la permanencia.

Gual celebra el gol que marcó al Mallorca.
Un gol cada 103 minutos: los 7 tantos del Real Zaragoza en La Romareda
Daniel Marzo

Alcanza el deporte aragonés el final del calendario de 2018, fechas que para algunas disciplinas relevantes de nuestro mapa deportivo, como es el caso del fútbol, no suponen un punto final, sino una parada técnica cuando casi se alcanza el ecuador de una competición que cabalga entre dos años naturales. Por costumbre o necesidad, suele emplearse este periodo navideño de asueto y descanso para las revisiones, la reflexión, y, si es necesario, para abordar las políticas de fichajes del llamado mercado de invierno, que se extiende a lo largo del primer mes del año nuevo. En estas están metidos, precisamente, nuestros principales clubes de referencia, el Real Zaragoza y la Sociedad Deportiva Huesca.

Por una multiplicidad de razones que ahora no son materia del caso, ni Real Zaragoza ni Sociedad Deportiva Huesca se encuentran ubicados, en sus respectivas competiciones, donde quisieran, y, sobre todo, donde habían planificado. Fruto de la ruptura entre los planes dibujados sobre el papel y la realidad más tangible, la perspectiva con la que afrontan 2019 presenta perfiles agudos, aristas cortantes. Anémicos de victorias, Huesca, en Primera División, y Real Zaragoza, en Segunda, están obligados a impulsar de algún modo un incremento notable en sus rendimientos. Los dos han pasado por una crisis de entrenador, con Leo Franco, Imanol Idiakez y Lucas Alcaraz como protagonistas, sin que las soñadas catarsis hayan producido cambios sustanciales.

SD Huesca - Real Madrid

El bloque altoaragonés aspira en 2019 a la conquista de la permanencia en la élite, una meta que no es lejana; pero que tampoco se presume sencilla, por la brecha abierta con la salvación y por la entidad de los clubes que se encuentran próximos, como pueden ser el Villarreal y el Athletic de Bilbao. Se da por sentado que ninguna de estas dos escuadras estará al final de campaña abajo.

Cuanto toca al Real Zaragoza, han sido derrumbadas las narrativas de principio de campaña por la fuerza natural del fútbol. Durante estos meses, el club de La Romareda no ha proclamado candidatura alguna al ascenso. Ni por vía directa ni por el camino indirecto de la promoción. En 2019, pretende, de entrada, objetivos tan modestos como realistas: se trata de mejorar los registros competitivos y, en consecuencia, los resultados. El fin no es otro que escapar de la peligrosa dinámica en la que se instaló a partir del pasado mes de octubre y que lo ha ido consumiendo poco a poco, hasta devaluarlo y situarlo en niveles impensables. Víctor Fernández es ahora la esperanza.

Demasiado castigo para el Tecnyconta

En otras áreas del deporte aragonés, el Tecnyconta Zaragoza está viviendo una campaña de giros profundos en sus planteamientos societarios y deportivos. Aunque no se pueda -ni deba- juzgar nada aún a este respecto, las sensaciones que ha ido transmitiendo el equipo dirigido por Porfirio Fisac han sido francamente buenas. Unas veces se han extraído en partidos aislados. Otras veces han brotado de manera más continuada, en algunas fases de la campaña regular. En 2019, tiene por objetivo de largo plazo no caer en sufrimientos ni en luchas cerradas por la permanencia en la ACB. A corto plazo, no hay por qué descartar la clasificación para la disputa de la Copa del Rey, el próximo mes de febrero, en Madrid. El Tecnyconta, en todo caso, ha roto los registros planos de otras campañas y ha resintonizado con la afición del pabellón Príncipe Felipe, un intangible que es preciso valorar en su medida.

Carrera de MotoGP en Motorland

Mientras tanto, el circuito de y el Gran Premio de Aragón de motociclismo seguirán siendo la gran ventana abierta al mundo, con audiencias potenciales en televisión de trescientos millones de espectadores. Entre debates algo localistas y ciertas perspectivas cortas, el trazado de Alcañiz, diseñado por Hermann Tilke, ha ido haciendo camino. En 2019 cumplirá diez años de servicio. El juicio positivo de los pilotos (Marc Márquez, Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa o Valentino Rossi), de las escuderías y de Dorna, empresa tenedora de los derechos del Mundial, han consolidado al circuito del Bajo Aragón en el calendario de una prueba de extraordinarias dimensiones.

Por supuesto, estas breves pinceladas, que nos acercan a las perspectivas deportivas de Aragón para 2019, no agotan el contenido de las mismas. El Bada Huesca, por ejemplo, continúa escribiendo una página magnífica en el balonmano nacional. También es obligado detenerse en el papel estelar del Club Voleibol Teruel, nombre propio en España y Europa. Las referencias individuales son muchas, desde Carlos Alocén, por citar un joven valor, a Alberto Zapater. El tramo final de 2018 nos trajo la irrupción sensacional de Salma Paralluelo, que está llamada a ser una estrella. Como motores de economía y cuidado del medio, la caza y la pesca continuarán con su importante contribución.

Etiquetas
Comentarios