Despliega el menú
Deportes

Un aragonés cruzará Siberia, de punta a punta, en bici y a -35º

El zaragozano Andrés Abián emprende su enésima aventura con una bicicleta de 400 euros y con la mochila cargada de pajaritas solidarias.

Andrés Abián, durante su viaje en bicicleta por Kirguistán.
Andrés Abián, durante su viaje en bicicleta por Kirguistán.
Ciclochao

De punta a punta de Siberia, en pleno invierno, con temperaturas medias de 35º bajo cero y en una bicicleta de 400 euros. La única forma de definir a Andrés Abián es como un aventurero sin límites. De los pies a la cabeza. El próximo 2 de diciembre, este zaragozano de 48 años emprenderá su enésima 'locura' en bicicleta, probablemente una de las más duras y complejas, palabras mayores teniendo en cuenta que ya ha completado rutas de máxima exigencia en Pakistán, Irán, Jordania, Kirguistán o Marruecos. "Llevo más de 20 años viajando por el mundo con una bicicleta. Es una forma de vida, una droga que engancha, pero una droga buena", explica con naturalidad.

Su próxima ruta, que recorrerá la Siberia rusa de punta a punta, comenzará a principios de diciembre en Magadan y está prevista que termine, tres meses después, en Irkutsk, junto al Lago Baikal, una delicia natural, conocida también como El Ojo azul de Siberia o La perla de Asia. Patrimonio de la Humanidad desde 1996, contiene alrededor del 20% de agua dulce no congelada de todo el planeta, siendo la reserva natural más grande del mundo. Por el camino, 4.658 kilómetros con temperaturas medias de 35 grados bajo cero y mínimas de 60 bajo cero. Por ejemplo, en Oymyakón, la ciudad habitada más fría del mundo, que atravesará en la parte final de su ruta.

Ruta de Andrés Abián en Siberia.

La ruta planeada en Siberia.

Y, sin más que un puñado de palabras de ruso en su vocabulario y una bicicleta de gama media-baja, ¿cómo lo va a hacer? "Cada día va a ser una aventura distinta. Aunque la bicicleta es la más normal del mundo, la tengo forrada con PVC porque el plástico no resiste esas temperaturas. También le pongo una grasa especial para reducir los efectos del frío. A las ruedas, les coloco unos remaches especiales para aumentar su resistencia" señala, recordando que "hará mucho frío pero no demasiada nieve, si no sería imposible circular". Para las noches, lleva "un saco de dormir de expedición de alta montaña y una tienda de campaña preparada para las condiciones más extremas", de Altus, una de las empresas que colaboran en su expedición junto a Recicleta y Colchones Aznar. "Lo utilizaré las noches en las que no pueda encontrar un refugio o un lugar donde dormir. Aun así, allí la gente es bastante hospitalaria, lo primero que hacen es ofrecerte vodka. Es una forma de entablar conversación y socializar", agrega, al tiempo que subraya que una de sus principales ilusiones es "ver lobos salvajes".

Una pajarita para las escuelas

De la mano de su aventura ciclista, el aragonés aprovechará su viaje por Siberia para repartir sonrisas entre los niños rusos, algunos residentes en zonas con elevadas dificultades para su desarrollo personal. Andrés Abián es conserje del colegio Qadrit de Cadrete, que hace un par de años ganó el Premio Nacional de fomento de la convivencia escolar por el proyecto del Club de la Pajarita. Un club que fomenta los valores educativos a través de la producción artística y audiovisual. Y a Andrés lo han nombrado embajador del club, con el cometido de repartir pajaritas, globos y sonrisas a los niños más desfavorecidos durante su viaje. También les llevará un USB con un divertido baile y el cariño de los alumnos zaragozanos. "Los niños le adoran y están muy orgullosos, como todos nosotros, de su viaje. Por su vitalidad y sus valores, es el embajador ideal del proyecto", apunta Fernando Melero, jefe de estudios del colegio. "Ver a los niños felices es una maravilla. Aunque sea solo sacarles una sonrisa ya es una de las partes más bonitas del viaje", remata Abián.

Etiquetas
Comentarios