Despliega el menú
Deportes

La aventura de Andrés Abián en Rusia casi termina en tragedia

El zaragozano pretendía cruzar Siberia en bicicleta y tuvo que ser rescatado con evidentes signos de congelación.

Andrés Abián, entrevistado por la televisión rusa Piervy Kanal.
Andrés Abián, entrevistado por la televisión rusa Piervy Kanal.
Piervy Kanal

La aventura del zaragozano Andrés Abián ha estado a punto de terminar en tragedia. Pretendía recorrer en bicicleta Siberia de este a oeste más de 4.000 kilómetros, pero su intento fue abortado abruptamente el pasado viernes cuando fue rescatado con evidentes signos de congelación. Estaba soportando temperaturas de 50 grados bajo cero.

De punta a punta de Siberia, en pleno invierno, con temperaturas medias de 50 grados bajo cero y en una bicicleta de 400 euros. Este es el reto que se marcó. El pasado 2 de diciembre, este zaragozano de 48 años emprendió su enésima ‘locura’ en bicicleta, probablemente una de las más duras y complejas, palabras mayores teniendo en cuenta que ya ha completado rutas de máxima exigencia en Pakistán, Irán, Jordania, Kirguistán o Marruecos.

Su  intención era recorrer la Siberia rusa de este a oeste, comenzando en Magadan y estaba previsto que terminara, tres meses después, en Irkutsk, junto al Lago Baikal, una delicia natural, conocida también como El Ojo azul de Siberia o La perla de Asia. Patrimonio de la Humanidad desde 1996, contiene alrededor del 20% de agua dulce no congelada de todo el planeta, siendo la reserva natural más grande del mundo. Por el camino, 4.658 kilómetros con temperaturas medias de 35 grados bajo cero y mínimas de 60 bajo cero. Por ejemplo, en Oymyakón, la ciudad habitada más fría del mundo, que atravesará en la parte final de su ruta.

Pero todo este 'planning' ha sido derribado por los elementos tras dos semanas de camino. Tuvo que ser rescatado con una mano congelada y síntomas similares en las piernas por tres ciudadanos rusos (Vaja Chemurziev, Musa Mutsolgov y Aslan Jabriev) que le condujeron inmediatamente al hospital más cercano. Una intervención que le ha salvado la vida.

Según explica el zaragozano, su mano se quedó congelada debido a que se quitó una manopla para montar con mayor rapidez la tienda de campaña.

Su loca aventura no ha pasado inadvertida para los medios de comunicación rusos, tanto impresos como televisivos, que han reproducido las imágenes grabadas por los jóvenes que rescataron a Abián de una muerte segura por congelación.

Fuera ya de cualquier peligro, Abián ha declarado que el próximo año va a tratar de repetir esta aventura.

Etiquetas
Comentarios