Deportes
Suscríbete por 1€

El descenso del Cinca, una fiesta con récord de espectadores

Casi 800 palistas participan en la tradicional prueba, que cumplía su edición número 20. Raimón Gastaldo y Pol Busquets fueron los primeros en cruzar la meta situada en Mequinenza.

El color y la animación tomaron un año más la salida de la modalidad no competitiva.
El descenso del Cinca, una fiesta con récord de espectadores
JORGE LARROYA/Digital fraga tv

Las orillas del Cinca registraron ayer un lleno total, desde Fraga hasta Mequinenza, con el fin de poder ver de cerca el paso de los 770 palistas que tomaron la salida en el descenso Internacional del Cinca. La edición número 20 consolidaba el poder de atracción de esta cita, que convierte en toda una fiesta de color y animación las aguas del río. "Cada año nos vamos superando en lo que se refiere al interés que suscita en los visitantes que se acercan a presenciar el descenso, ya no solo aficionados al deporte o vinculados a los participantes", explica Daniel Sorolla, responsable del área de deportes de la comarca del Bajo Cinca, como organizadores de la prueba. Sorolla destaca el récord de público, ya que este año se completaron todas las zonas habilitadas para el aparcamiento de los espectadores. Esta gran afluencia llevó además a reforzar la presencia policial, que se hizo especialmente visible en la salida de Fraga, el avituallamiento de Torrente y la meta en Mequinenza.

En el plano deportivo, eran 200 los palistas que participaron en la modalidad competitiva, que arrancó a las 10.00. Tras ellos, salieron los más de 500 piragüistas de la modalidad popular.

Raimón Gastaldo y Pol Busquets del Club Natación Banyoles en un K-2 fueron los primeros en cruzar la meta tras recorrer los 19 kilómetros que unen Fraga, Torrente y Mequinenza, completando un tiempo de una hora, 17 minutos y 45 segundos. Era la primera vez que los palistas formaban equipo para participar en el descenso del Cinca, aunque sí que lo habían hecho por separado. Esto no impidió que sufrieran un vuelco en el primer tramo de la prueba, en la parte más rápida, que finalmente no les lastró para proclamarse vencedores.

La segunda plaza, llegando a más de un minuto de la embarcación ganadora, fue para el K-1 del argentino Sebastián Jocano de ‘La Pobrecita’ Choele Choel. El tercer puesto fue para el K-2 de Manuel y Víctor Craviotto del Sícoris Club de Lleida.

En cuanto a clubes, la vigésima edición registró una de las participaciones más altas, ya que se inscribieron un total de 31 equipos, cuatro de ellos de carácter internacional, procedentes de Argentina y Francia. El Monkayak Hiberus se convertía en el club con un mayor número de participantes, al contar con 18 embarcaciones y 25 palistas. Esto le servía para llevarse la victoria en la modalidad por equipos, seguido del Centro Natación Helios y del Club Piraguas Villaviciosa El Gaitero.

La edición más tecnológica

Además de consolidarse a nivel deportivo y de público, el descenso del Cinca busca cada año adaptarse a las nuevas tecnologías e intentar aplicarlas a la realización de la prueba y que repercutan en la comodidad de los palistas. Así, este año la organización ha incorporado drones para seguir todo el desarrollo del descenso, además de utilizar diversas aplicaciones para geolocalizar a los participantes.

"La prioridad es siempre asistir al deportista, por lo que intentamos introducir mejoras que repercutan en todo el desarrollo, tanto a nivel de seguridad, como de servicios en los avituallamientos y en el propio descenso", explica el responsable comarcal Daniel Sorolla, que califica como todo un éxito esta vigésima edición, en la que no ha habido que lamentar ningún tipo de contratiempo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión