Despliega el menú
Deportes

El combate más importante de Eloy Iglesias

El campeón de España del peso ligero busca el viernes en Italia el título de la Federación Internacional de Boxeo, un combate histórico porque ningún aragonés ha peleado por él.

El púgil zaragozano, listo para el golpe definitivo.
El púgil zaragozano, listo para el golpe definitivo.
Samper fotógrafos

Eloy Iglesias lanza el puño izquierdo y fija la mirada. "Me encuentro ahora ante el reto más importante de mi carrera profesional", contesta rotundo. El púgil zaragozano que, con 27 años, es la perla del boxeo aragonés, ya tiene preparados en la maleta los guantes, el calzón y grandes dosis de "ilusión". Mañana parte rumbo a Italia, hacia San Valentino Torio, localidad que divisa a poco más de 16 kilómetros el Vesubio, volcán que arrasó Pompeya a sus pies. Allí espera provocar el viernes un terremoto en el ring, fecha en la que buscará ceñirse el cinturón del peso ligero de la Federación Internacional de Boxeo (IBF). Un combate histórico –y el primero en su carrera que disputa a doce asaltos (12x3 minutos)– porque "ningún boxeador de la Comunidad antes había peleado antes por este título", resalta. "Es una pelea de verdad, con el mejor premio que se puede conseguir, ya que me va a permitir sumar puntos al ranquin a nivel mundial y aspirar a cotas más altas: un Europeo o una eliminatoria para el Mundial", añade.

Eloy Iglesias se mueve con agilidad sobre la lona, desde donde aspira a construir un palmarés para el recuerdo. Como amateur suma más de un centenar de combates y se ha fogueado en los cuadriláteros de medio planeta formando parte del equipo olímpico nacional, con el que ha enriquecido su currículum con Europeos y Mundiales. Con la mayoría de edad en su carnet se convirtió en el púgil español más joven en poseer una licencia profesional. Entonces supo que su listón de exigencia no iba a dejar de subir.

Ha aplicado la máxima de "trabajo, trabajo y más trabajo" para resolver con éxito los combates a los que se ha enfrentado: 17 victorias, 3 derrotas y 2 nulos. El 16 de julio del año pasado, en la localidad zaragozana de Casetas, más de 2.000 personas vibraron cuando alzó el cinturón de campeón de España del peso ligero, un trofeo que su padre guardó en el templo que ha creado para su hijo en el negocio familiar en el barrio de Santa Isabel, Pescados Iglesias. Un enorme premio que redondeó el pasado 2 de diciembre, cuando defendió con éxito la corona en el santuario del boxeo mundial, La Cubierta de Leganés. Ahora Eloy Iglesias va "a por todas" a por el Título IBF, vacante desde el pasado mes de abril. "No pienso en otra cosa que no sea ganar", asevera.

Va a tener enfrente al campeón italiano del ligero, Gianlucca Ceglia, que, como Eloy, tiene 27 años. "Es un boxeador técnico, hábil, no muy agresivo, con un gran fondo físico", le describe el zaragozano. Un púgil que acumula 13 victorias y 3 derrotas como profesional, y que cuenta con una ventaja añadida: su público. "La velada es en su casa, con su afición. Es un hándicap porque la puntuación de los jueces puede influir un poco. Y si el combate está muy igualado, pues la balanza puede inclinarse de su lado", explica Eloy Iglesias, que viaja arropado por Ricardo Sánchez Atocha, veterano mánager, promotor y entrenador de Javier Castillejos, y su entrenador, Fernando Urbina. Tampoco quiere perderse la cita su padre Eloy, del que hereda el nombre y la ilusión por un deporte que comenzó a practicar con once años, en el gimnasio Kiobox. "No tengo nervios. Solo ganas de salir al ring y pelear, que salga todo lo que he entrenado estos meses en Madrid, que ha sido mucho y muy intenso. Arriesgaré porque la recompensa es muy grande. No quiero volver a casa con las manos vacías", concluye.

Etiquetas
Comentarios