Despliega el menú
Deportes

Paladas hacia Europa

El piragüista aragonés Bruno Herrero, de 18 años, participará el próximo mes de julio en el Campeonato de Europa de Maratón, su primera experiencia continental.

Bruno Herrero posa con los colores del CNHelios, sobre su embarcación, en el río Ebro de Zaragoza.
Paladas hacia Europa
Óliver Duch

A sus 18 años, Bruno Herrero está a punto de dar las paladas más importantes de su vida. El deportista del CN Helios disputará el próximo 1 y 2 de julio el Campeonato de Europa de Maratón, que se celebrará en la localidad de Ponte de Lima (Portugal). El joven disfrutará de su primera experiencia europea en la modalidad de canoa, después de conseguir el billete el pasado mes de mayo en el Campeonato de España de esta especialidad en Badajoz. Un hito que afronta repleto de optimismo y energía positiva, aunque consciente de la dificultad que entraña medirse a los mejores del Viejo Continente.

"Estoy con muchísimas ganas. Llevo cuatro años intentando clasificarme para una competición oficial y esta vez, por fin, lo he conseguido. Representar a España y moverme en un ambiente internacional es algo que me hace una ilusión tremenda", relata Herrero, que, a pesar de su inexperiencia en este tipo de pruebas, sueña con poder subir al podio en aguas portuguesas. "Mi objetivo es luchar por las medallas. Para conseguirlo vamos a tener que trabajar muy duro este mes que nos queda", advierte.

Un sueño hecho realidad que llega después de que la temporada pasada conociera el lado más duro y difícil del deporte. "Cuando llegó la fase de selección me tuvieron que ingresar por unos problemas que tuve en el riñón. Eso me da más fuerza, si cabe, ahora. Pasé muchos días sin dormir ni comer bien, pero ahora estoy perfectamente", indica este estudiante de segundo de Bachillerato del instituto Luis Buñuel.

Junto a él, David Blanco (Asociación Deportiva Zamora) será el encargado de empujar con solidez y firmeza la embarcación española. Un compañero con el que, a pesar de ser "la primera vez que comparta barco", Bruno Herrero confía en plasmar todo el duro e intenso esfuerzo que ha realizado en los últimos meses. "En Semana Santa me fui unos días a Zamora para entrenar con él, y vimos que todo funcionaba correctamente. Nos fue bien en el selectivo, así que ahora estas semanas me volveré a ir allí todo el mes para sumar el mayor número de entrenamientos posible", comenta el piragüista.

Kilómetros de carretera, manutención, alojamiento... Todo corre a cargo de su cuenta. "Necesitamos ayuda externa para poder costearnos todo. Hasta ahora no hemos encontrado apoyo, por lo que tenemos que empezar ya. Ante esta situación la figura de nuestros padres cobra todavía más relevancia. Tendrán que ser ellos quienes nos financien todo, algo que no les viene muy bien", lamenta Herrero, que asegura sentirse "desprotegido y sin ayuda". Un problema con el que muy probablemente volverá a encontrarse el próximo mes de septiembre si, a falta de la confirmación oficial, el aragonés es convocado por España para participar en el Mundial de esta disciplina que se celebra en Sudáfrica.

Entusiasmo por bandera

Si Bruno Herrero estará el próximo mes de julio en Portugal será, además de por sus sobresalientes cualidades, gracias al fantástico trabajo que viene realizando junto a su entrenador, Carlos Blasco. Ambos llevan cuatro años derramando gotas de sudor sobre el agua del río Ebro, debido a un exigente y riguroso plan de entrenamientos. "Es un chico con mucho entusiasmo, que le pone muchas ganas a todo lo que hace. A pesar de los problemas no se vino abajo y este año ha obtenido la recompensa. Está en un estado de forma impresionante", elogia su técnico, que del mismo modo que su pupilo, tampoco esconde su tristeza por la falta de ayudas. "No es un problema de ahora, ya nos pasó hace un par de años con dos chicas que fueron al Mundial. Los deportistas tienen que costearse todo y muchas veces no es sencillo", concluye el preparador.

Etiquetas
Comentarios