Despliega el menú
Deportes

Sebastián Saja: "Tendré que exigirme muchísimo para estar a la altura de este club"

Después de ofrecer sensación de seguridad en su estreno competitivo con el Real Zaragoza, Saja muestra su ambición ante el futuro inmediato del club aragonés.

Saja ataja una pelota en la sesión de entrenamiento de ayer.
Saja ataja una pelota en la sesión de entrenamiento de ayer.
Toni Galán

Saja es un precioso pueblecito de Cantabria.

¡Eso no lo sabía!

Y también Saja es el actual portero titular del Real Zaragoza...

Estoy contento por debutar, aunque la felicidad no fue completa porque no debuté con victoria. No sumamos los tres puntos.

Tampoco está tan mal un punto en Alcorcón...

Eso es cierto. Hay que tener en cuenta que el Levante perdió allí.

¿Cómo se encontró entre los tres palos?

Me sentí bien. Me vi bien. Me sentí seguro. Si he logrado transmitir esa seguridad, fantástico. Encajé un gol. Ellos tienen un futbolista que la sabe poner bien a balón parado, y el remate de cabeza fue muy bueno, cambiando la trayectoria del balón.

¿Qué le dijo el entrenador antes del encuentro?

Agné me dijo que transmitiera seguridad.

¿Cuándo le comunicó que iba a jugar?

Me lo dijo el sábado después del entrenamiento. Fue viendo mi evolución a lo largo de estas semanas y me confirmó que iba a jugar.

¿Le felicitó Agné al concluir el partido en Alcorcón?

Nos felicitó a todo el equipo por el esfuerzo realizado. A mí no me ha dicho nada en particular ni el domingo ni hoy –por ayer–.

Se le vio bien...

Siempre he tratado de ser profesional. Siempre me he cuidado, nunca he tenido lesiones graves. A mi edad, estar en un equipo de la categoría del Real Zaragoza lo tomo como un oportunidad. Me exige mucho más. Podría estar en otro club de menor categoría o por debajo de lo que ha sido mi carrera; pero no, he venido aquí y espero aprovechar esta oportunidad.

Paradójicamente, el domingo reciben a su exequipo, el Nástic de Tarragona.

El Nástic va abajo, pero su posición es irreal, pues su momento es bueno. Cuenta con un buen plantel. El año pasado estuvo muy cerca de ascender. Ahora les ha vuelto Emaná, que la temporada pasada anotó muchos goles y fue fundamental.

Vienen de crecida...

Ahora cuentan con un nuevo entrenador, Merino. Están obteniendo buenos resultados en lo que llevamos de 2017. En los últimos siete partidos, solo han perdido con el Levante y fue en el campo del Levante. Ahora juegan de forma diferente, agrupando mucha gente atrás. Yo jugué allí durante la primera vuelta. No tuvimos suerte. Empatamos muchos partidos. No logramos ganar dos partidos seguidos.

Son las cosas del fútbol: el año pasado casi asciende con Moreno como técnico y ahora está en la calle...

Vicente Moreno es un grandísimo entrenador. Trabaja muy bien los partidos, toda la semana la trabaja muy bien.

Se marcharon prácticamente a la vez usted y él...

Sí, sí, nos fuimos juntos. Yo me fui tres días antes que él, justo antes de la vuelta de la eliminatoria de Copa con el Alavés. Fue una pena. Es un gran tipo.

Antes hablaba de que en la primera vuelta no fueron capaces de ganar dos partidos seguidos con el Nástic. Ahora juega el Zaragoza dos partidos seguidos como local.

Tenemos que aprovechar la oportunidad de dos partidos seguidos en casa que nos ofrece el calendario. Primero viene el Nástic, que será un rival de cuidado. La gente piensa que viene el equipo que era colista hasta la semana anterior, pero no es así. Nos visita un rival levantado. Tenemos que centrarnos muchísimo en este partido. Tendremos que rendir al 100% si queremos ganarles. Hasta el lunes no hay que pensar en el siguiente, en el Numancia.

Usted verá el partido desde el arco. Perspectiva privilegiada, aunque defender el portal del Zaragoza tiene lo suyo...

Me gustan los desafíos. Así ha sido en toda mi carrera. Y el Real Zaragoza es un desafío que tengo hasta el final de la temporada. Tengo experiencia. Me tendré que exigir muchísimo para estar a la altura de este club. A los 37 años te exige más todo: la recuperación, el cuidado.

La Romareda escruta a los porteros...

La posición de portero es muy sensible. Cometes un error y no hay nadie detrás de ti que pueda corregirlo. Aunque la portería de La Romareda parece que mida más que las demás…

¡Qué frase más buena...!

La exigencia es altísima.

Usted ha jugado en Argentina, Grecia, Brasil, España. ¿A qué se parece La Romareda?

La Romareda es como un campo argentino. Te exigen ganar, jugar bien. Se nota que estamos en un club grande.

Con el Levante se perdió y hubo aplausos...

Nos tocó perder ese día con el Levante, pero me gustó mucho el equipo. Jugando así, ganaremos muchos días. Me ilusionó el equipo incluso perdiendo. Si repetimos el partido del Levante, no tengo duda de que le ganaremos al Nástic.

A cinco puntos del descenso, a ocho de la promoción… ¿Hacia dónde mira el Zaragoza?

Yo miro hacia arriba, pero hay que ser realista, no podemos obviar la realidad. Sumamos un punto con el Alcorcón. Ese punto hay que hacerlo bueno ahora ganando en casa el domingo.

Además de usted, en el mercado de invierno han llegado más jugadores para robustecer el plantel. Entre ellos, Samaras.

Samaras mejora día a día. Hay que considerar que llega a una Liga nueva, tendrá que hablar un idioma nuevo, nuevos compañeros… Todo esto exige un proceso de adaptación. Va a sumar en muchos aspectos, no solo en lo deportivo. Tiene muchísima experiencia e ilusión.

Entonces, va a aportar...

Seguro. Samaras es un jugador diferente, muy alto. Es muy necesario. Por ejemplo, el otro día habría sido muy necesario en Alcorcón. El equipo puede descansar mucho con él, puede tener la pelota, esperar… También puede dar un aire de renovación para el aficionado. Ver una figura como Samaras en el equipo canaliza la ilusión.

¿Qué ilusión cobija a sus 37 años?

No he ascendido con ningún equipo. Casi todos los equipos en que milité estaban en máxima categoría, jugaban por títulos. Quedé campeón con San Lorenzo y Racing, en Argentina. En Grecia también fui campeón con el AEK. Y también en Brasil con el Gremio de Portoalegre. Aquí me encantaría ascender con el Real Zaragoza. Soñar no cuesta nada. Yo siempre viví de los sueños, y algunos fueron luego realidad...

Etiquetas
Comentarios