Despliega el menú
Real Zaragoza

Saja, 'agente doble' en el Real Zaragoza-Nástic

En septiembre, el portero argentino jugó este partido con los tarraconenses. El domingo, cinco meses después, lo hará como zaragocista.

Momento en el que Saja, en una espectacular palomita hacia atrás, salvó un gol en el Nou Estadi de Tarragona a disparo de Lanzarote en el Nástic-Real Zaragoza de la primera vuelta.
Saja, agente doble en el Real Zaragoza-Nástic
HA

No es nada común la figura que va a protagonizar Sebastián Saja el próximo domingo dentro de la liga profesional española. El portero argentino, que jugó el duelo entre el Real Zaragoza y el Gimnástic de Tarragona de la primera vuelta con los colores del club catalán, lo hará en la segunda vuelta como guardameta zaragocista (de no mediar un accidente imprevisto en los próximos cuatro días). En cinco meses, Saja va a ser pieza principal del enfrentamiento entre granas y blanquillos, como ya lo fue en septiembre, pero con las camisetas y los escudos cambiados. Al tratarse de un portero, de un puesto tan específico y de relevancia en los equipos de fútbol, esta posición de 'agente doble' resulta especialmente sugerente y llamativa.

Saja, en aquel choque de la 6ª jornada disputado por el Nástic y el Real Zaragoza en una noche aún veraniega, la del 20 de septiembre, salvó el 0-0 definitivo mediada la segunda parte al ejecutar una parada del alta dificultad tras un disparo colocado de Lanzarote desde el lateral del área. El cancerbero sudamericano se impulsó hacia atrás y voló en palomita para llegar a tiempo de meter las yemas de los dedos (guantes) y enviar a córner un chut que ya se cantaba con gol en los graderíos. Fue una de las dos únicas llegadas a gol que, con peligro real, armó un feo y plano Real Zaragoza en aquella cita en Tarragona, a la que los de Luis Milla (entonces entrenador blanquillo todavía) llegaron en lo alto de la tabla y los catalanes ya como colistas, sin conocer la victoria.

Poco antes del término de primer tiempo, Irureta, hoy colega de Saja en el Real Zaragoza, había parado un penalti a Ikechucku Uche. Por lo que, aquel día de poco fútbol y aburrimiento generalizado, los dos porteros hicieron lo más vistoso durante los 90 minutos. Saja, en Tarragona, pasaría por ser el salvador del punto final para el Nástic por su paradón a Lanzarote, lo mismo que en Zaragoza se subrayó la fundamental actuación de Irureta en la pena máxima que le rechazó a Uche.

Será la primera vez en la historia del Real Zaragoza que su portero en un partido sea quien jugó como guardameta titular del rival en el partido de la primera vuelta de la competición. Saja es el singular protagonista.

Etiquetas
Comentarios