Despliega el menú
Deportes

El Zaragoza cambia su imagen

Los partidos disputados frente a Levante y Huesca confirman un giro en el funcionamiento del equipo de Agné. Hoy hay motivos para creer y tener esperanza, y aun en la derrota se ven señales positivas, alentadoras.

Cabrera y Valentín dialogan durante el partido contra el Levante, con Feltscher al fondo.
El Zaragoza cambia su imagen
Aránzazu Navarro

En términos de posición en la tabla y de acopio de puntos que hagan granero, los cambios para el Real Zaragoza todavía no son significativos; pero no es menos cierto para cualquier observador que desde la victoria del Alcoraz el lenguaje de las impresiones es radicalmente distinto. El equipo aragonés emite otras sensaciones, acordes con lo que espera y pide este entorno y también demanda la propia historia. Frente al Levante, en la noche lluviosa del pasado sábado, se confirmaron los apuntes efectuados en Huesca. El Real Zaragoza crece, aumenta en capacidad, plantea batalla de elevado contenido futbolístico y muestra una personalidad que se echaba en falta. Aun en la derrota sufrida ante el líder de la liga en La Romareda, se vieron evidentes señales de esperanza, porque mandó sobre el Levante, asumió la iniciativa y mereció mejor suerte que una derrota injusta.

Una clave que explica el cambio de tendencia lleva nombre propio: Jesús Valentín, por sorprendente que pueda parecer esta afirmación desde ciertas perspectivas. El fútbol no se hace sólo con estrellas o famas labradas. Al contrario. Requiere asimismo de elementos discretos y sólidos, seguros y firmes. Valentín, de quien aquí sabíamos poco más que era un suplente en los planes de Juan Antonio Anquela, en la Sociedad Deportiva Huesca, viene a responder a este tipo de perfil. No deslumbra; pero su trabajo y presencia son fundamentales. Ya no es un problema de dimensión mayor que causen baja por una razón u otra Lele Cabrera o Marcelo Silva, cuyas ausencias se contaban por derrotas. Valentín asume bien esa responsabilidad, expandiendo además otros beneficios, habida cuenta de que si el caso lo requiere permite desplazar al lateral a Cabrera.

Otra clave pasa por la figura de Rolf Feltscher, que se ha incorporado enseguida a registros plausibles. Por encima del ruido mediático que provocó su fichaje, al ser elegido el futbolista más sexy de la pasada Copa América, el suizo-venezolano ha demostrado seriedad, rigor y un poderío físico por las bandas del que se beneficia toda la arquitectura del Real Zaragoza. Es probable que no sea mera casualidad que la mejoría del equipo haya coincidido con su desembarco sobre los pesados campos del Alcoraz y La Romareda.

Con Valentín y Feltscher sobre el césped, sin ser ninguno de ellos portaestandarte ni guión de compañía, se han limado muchas de las debilidades que presentaba el bloque de Raúl Agné por los flancos, vías que estaban aprovechando a destajo los rivales y que hace dos semanas presentaron el feo aspecto de conducir a un apagón casi general. Sus partidos han constituido de alguna manera pequeños homenajes a valores futbolísticos esenciales y que, sin embargo, no atraen la luz de los focos: disciplina, corrección, orden táctico, sobriedad, fuerza... Si Irureta acompañara con seguridad, el armazón sería tremendo.

En todo caso, a partir de allí, está emergiendo un Zaragoza interesante, capaz de ganar halagos de la crítica incluso en la adversidad. No son menores las voces que han coincidido en señalar que el partido ofrecido el sábado por Real Zaragoza y Levante fue el mejor encuentro vivido hasta aquí en Segunda División. Ambas escuadras dieron un tono poco común en la categoría, acostumbrada a otro tipo de puestas en escena. Entre la lluvia, el frío y el agrio sabor del resultado, hubo un buen número de aficionados del Real Zaragoza que encontraron motivos para aplaudir antes de retirarse de La Romareda. El futuro se ve de otra manera, más prometedor que pesado. A ese nivel de juego, pocos litigios se le pueden escapar al equipo de Raúl Agné. Ésta es ahora la esperanza y la creencia, en la confianza de que Georgios Samaras aporte a la vanguardia más recursos y capacidad para transformar en gol las ocasiones.

Etiquetas
Comentarios