Despliega el menú
Deportes

Luci Pascua: "Subir al podio y colgarte la medalla es algo único"

Luci Pascua (Ripollet, 1983), pívot del Mann Filter Stadium Casablanca, saborea la medalla de plata conquistada con la selección femenina de baloncesto en los Juegos de Río.

Luci Pascua posa con su medalla de plata en Zaragoza.
Luci Pascua posa con su medalla de plata en Zaragoza.
Raquel Labodía

Después de conseguir una histórica medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y de vestir la camiseta del combinado nacional más de 200 partidos, ¿con qué sueña Luci Pascua?

Cuando vas alcanzando poco a poco tus retos parece que ya no te queda nada por conseguir. Ahora mismo mi objetivo a corto plazo es seguir disfrutando de jugar al baloncesto. Podemos clasificarnos para la Copa de la Reina, para un ‘play off’, pero si no disfrutase de lo que hago, no me merecería la pena.

¿Ha conseguido asimilar la dimensión que adquirió el hecho de que ustedes disputaran esa final?

Allí nosotras estábamos en una burbuja y no nos enterábamos de la repercusión que tenía hasta que llegamos a España y vimos a todo el mundo loco de alegría. Ha sido todo un ‘boom’ increíble y ya está todo tan calmado que parece que hayamos vivido en un sueño.

¿Considera que el primer metal olímpico de la selección española femenina puede ayudar a que esta disciplina tenga una mayor repercusión?

Creo que unos Juegos Olímpicos son un magnífico escaparate para que mucha gente que solo sigue el fútbol durante todo el año compruebe que hay más deportes. Lo difícil es mantener esto durante el resto del año; que esas personas que durante dos semanas se sientan en el sofá a ver todas las competiciones, puedan engancharse a esta modalidad. No sé si servirá para dar un empujón al baloncesto femenino, pero lo que sí es seguro es que ha tenido muchísima repercusión a nivel mundial.

¿Cuál cree que ha sido el secreto para conseguir alcanzar un hito de tal magnitud?

Pienso que había algunas jugadoras que habíamos vivido el fracaso del Europeo en 2011 y tocar fondo con una selección tan competitiva como es la nuestra, y con jugadoras de tanta calidad, hizo que nos conjuráramos para estar al 100%. Entendimos que no se podía repetir, puesto que ninguna quería volver a pasar por eso. Intentamos hacer piña todas las jugadoras y competir al máximo en cada partido del torneo.

¿Es por lo tanto el mayor logro de su dilatada carrera deportiva?

Yo creo que sí. Seguramente sea la gesta más importante. Simplemente ir a unos Juegos es un sueño para cualquier deportista. Conseguir una medalla era algo que se salía completamente de nuestras previsiones y que, finalmente, pudimos conseguir.

Si tuviera que quedarse con un instante, ¿cuál elegiría?

Para mí la subida al podio fue algo increíble. Podría decir un montón de momentos, pero para mí ese instante en el que te subes al podio y te cuelgan la medalla de plata es algo único.

Desde que debutara con solo 18 años en el equipo nacional, además de en la cita carioca, ha participado en Atenas 2004, Pekín 2008, cuatro Mundiales y seis Europeos. ¿Ha cambiado en algo su vida desde entonces?

Pienso que no ha cambiado demasiado. Conseguir medallas o gestas importantes son cosas que te regalan momentos inolvidables, pero yo sigo siendo la misma persona que antes. Actualmente estoy centrada en Zaragoza y en entrenar con normalidad junto al resto de mis compañeras.

Y es que, desde que aterrizara por primera vez en 2001, esta ciudad es, prácticamente, como su casa.

Yo creo que sin prácticamente. Mi padre era de un pueblo que se llama Alcalá de Ebro y llevo viniendo desde que tengo uso de razón. Es una ciudad que conozco a la perfección, casi mejor que la mía, y aquí tengo un montón de amigos y familia. Volver a estar en Zaragoza es muy especial para mí.

A sus 33 años está llamada a ser una de las voces autorizadas del vestuario el próximo curso.

Siempre afronto las temporadas repleta de confianza. Me encuentro con muchísima ilusión de formar parte de un proyecto muy competitivo como el de Mann Filter. Si el reto no fuera ambicioso yo no estaría aquí.

Etiquetas
Comentarios