Despliega el menú
Deportes

Ángel: "Un día nos llegará el acierto y lograremos marcadores más abultados"

El delantero zaragocista, autor del gol ganador de Bilbao, analiza con
optimismo el presente del equipo y su situación particular. Su experiencia
invita a la reflexión.

Ángel Rodríguez dialoga con Ranko Popovic sobre su estado físico.
Ángel Rodríguez dialoga con Ranko Popovic sobre su estado físico.
guillermo mestre

En Bilbao llegó su tercer gol de la temporada. Había pasado mes y medio desde el anterior, ante el Tenerife. Lo necesitaba.

Un delantero necesita de los goles y es evidente que me hacía falta. Desde que juego en la banda paso más tiempo lejos de la portería y mi misión no es tan exclusiva de cara al gol. Pero me siento goleador y, cuando puedo celebrar uno propio, soy feliz.

Y en San Mamés, mucho más porque ese tanto certificó un triunfo importante del equipo.

Cuando el equipo gana con un gol tuyo, te hace sentir importante. Es algo bonito para los delanteros. Ese 0-1 en Bilbao fue muy meritorio pese a que la clasificación del rival sugiera lo contrario. Habrá pocos partidos tan complicados como el del lunes fuera de casa. La gente ha de valorarlo.

Es un gol de tres puntos, de impulso en la clasificación. Oro molido tal y como va la liga.

Es una manera de extraer el provecho de nuestro gran sistema defensivo. Dejando la portería propia a cero, debemos ganar muchos partidos. Es un mecanismo de juego que, en Segunda División, garantiza el éxito. Yo apuesto por que el ascenso va a ser para los equipos que menos goles encajen. Por eso, nuestro acierto arriba es vital cada día.

Su cabezazo, siendo un punta de poca estatura, llegó a balón parado, en un córner de picardía.

Es una jugada ensayada, con un desmarque que venimos trabajando desde la pretemporada. Cada año, tres o cuatro goles suelen caer si te mueves pegado al portero en este tipo de balones de estrategia. Ya ha surgido el primero. Espero que haya más.

El acierto goleador de la gente de arriba, por ahora, no es bueno. ¿Sienten presión por las críticas que reciben?

Yo insisto en que esta plantilla tiene futbolistas con bastante potencial goleador. Hasta ahora no lo hemos demostrado, pero lo acabaremos haciendo. Mi termómetro son las ocasiones que generamos. Sobre todo en La Romareda, son muchas cada día. Fuera nos cuesta algo más, pero también las creamos. Un día nos llegará el acierto y lograremos marcadores más abultados.

Se lograron tres goles ante el Almería en agosto y en la visita a Albacete. En el resto, como mucho dos. Ese cambio de tendencia está tardando en llegar.

Pero estoy seguro de que llegará. Habrá un día en que cogeremos a un rival y lo golearemos porque nos entrarán las ocasiones. De todos modos, en esta categoría es fundamental ganar, da igual cómo. El objetivo del Zaragoza no es ganar todos los partidos 3-0 o 4-0. El objetivo es ascender. Y nuestros números en defensa, hasta hoy, son sobresalientes. Vamos por el buen camino.

Su caso, con solo tres goles en 16 partidos portando el ‘9’ del equipo, preocupa. Sin embargo, en Elche, en su mejor temporada anotadora, protagonizó una trayectoria llamativa que permite ser optimistas.

Mis rachas goleadores siempre han sido muy raras. Lo tengo que reconocer. Y espero que este año en Zaragoza pueda ocurrirme algo similar a eso de Elche. En la primera vuelta solo marqué un gol, a la Ponferradina. Luego, en la segunda vuelta, metí 15 goles. Fue una serie excelente.

¿Solicita, por lo tanto, un poco más de paciencia?

Es que los delanteros somos así. No hay una explicación lógica. Ese año en Elche, al principio, no había manera de que me entrase un gol ni a bocajarro. Jugaba arriba con Linares, que sí tenía la fortuna de cara. En la segunda vuelta, él se rompió la rodilla y me quedé solo. De repente, empecé a meterlos todos, con tacadas de dos y tres por partido. En una semana, hice 6 goles. Yo tengo fe en mis posibilidades. Por supuesto.

¿Cómo vive la plantilla la zozobra que se crea a alrededor del vestuario cuando se juntan dos partidos sin victorias?

Yo creo que ninguna persona del mundo trabaja mejor bajo presión externa. Considero que los futbolistas han de estar lo más tranquilos posible, notar confianza. El hecho de perder dos partidos seguidos, algo que nos ha pasado dos veces hasta hoy, es normal que te pueda crear preocupación en ese momento. Pero llevar las cosas al extremo de decir que ascender es imposible, que el equipo no vale, que el entrenador no sirve... es una exageración, es sacar las cosas de quicio.

Ante esto, la plantilla está siendo fuerte. No flaquea por ahora.

Este Zaragoza merece mucho crédito. Somos terceros, llevamos toda la liga prácticamente en el paquete de cabeza que, este año, es muy amplio porque la igualdad de la categoría es tremenda. Nos estamos sobreponiendo además a lesiones graves, a ausencias de jugadores vitales que, como Jaime y Wilk, ya no van a estar en todo el año. De Hinestroza, de Diamanka, de Mario... y el equipo está arriba. En mi opinión, hay que ponerle muy buena nota a este equipo. Verlo de otro modo, creo que es muy injusto.

¿Cómo evoluciona su lesión?

Bien, muy bien. Las pruebas radiológicas dijeron que no hay rotura y eso es lo principal. Llevo dos días trabajando con control para poder jugar sin problemas. Vuelvo ya con el grupo y lo confirmaré en las próximas horas.

Etiquetas
Comentarios